Comunidad Valenciana. El Futuro.

0
26
26

La Comunidad Valenciana necesita agua y energía para afrontar su propio horizonte. El futuro está cargado de incertidumbres y el componente exógeno es decisivo. Respecto al agua, los expertos coinciden en que no se puede hacer una proyección de futuro en base a la evolución de las demandas o de los recursos del pasado. El peso de otros factores, como la crisis energética, será determinante. Dependiendo del precio de la energía se podrán introducir o no en los ciclos de consumo de agua determinados tipos de caudales, como la desalación. También influirá el cambio climático. España está situada en la zona de Europa más vulnerable.
Según los últimos modelos, Manuel Nieto manifiesta que podemos tener unas temperaturas más elevadas, menos precipitaciones y mayor índice de torrencialidad: 'Eso va a modificar la aportación de recursos como también los cambios en el uso del suelo van a modificar la estructura de las demandas; por ejemplo, y en contra de lo que generalmente se cree, el incremento de la cobertura forestal a costa del suelo agrícola provoca una mayor retención del agua en el suelo, lo que en nuestro clima implica un aumento de la evapotranspiración y una disminución de la escorrentía tanto superficial como subterránea, es decir de los recursos disponibles'. Nieto señala que la consideración del agua como un bien en vez de como un recurso es un tema esencial que aún no está internalizado en la planificación hidrológica. Se necesitará por lo tanto más agua para el mantenimiento de los ecosistemas y con toda seguridad para el abastecimiento urbano, y menos para el gran consumidor actual que es la agricultura. 'Eso va a modificar las cifras de los balances hídricos; y en consecuencia, las estrategias en el uso del agua', mantiene.

Comentarios