Levante vs Ebro: los bancos de agua reavivan los rescoldos del trasvase

0
18
18
En La Verdad de Alicante se afirma que Francisco Camps y el presidente de la Región de Murcia vuelven a la carga ante la legalización de los bancos de agua, pidiendo de nuevo la construcción del trasvase del Ebro.
Según este medio, los argumentos son de peso. Ya que Narbona regula las transferencias de agua de unas cuencas excedentarias a otras deficitarias, ellos se ofrecen a hacer el nuevo acueducto para que no se pierdan todos los años siete mil hectómetros cúbicos de agua del Ebro en el Mediterráneo, que son los que se han dilapidado en el último año hidrológico, el de la gran sequía. Al menos que no se pierdan los mil que piden Alicante, Murcia y Almería.
Mientras, desde el Heraldo de Aragón, se rebaten estos argumentos, tildando de demagógica la afirmación de que en el 2005, "en el año más seco de la historia", el río ha vertido al mar 7.000 hectómetros cúbicos de agua, cantidad equivalente a "siete trasvases del Ebro anuales", de acuerdo al proyecto que aprobó el Gobierno de Aznar.
Se denuncia a su vez que pese a las demandas continuas de caudales ajenos, la realidad es que en las zonas que reclaman agua del Ebro no se aprovechan todos sus recursos. Por ejemplo, la Comunidad Valenciana sólo reutiliza los caudales de 111 de las 402 plantas depuradoras que tiene en uso y el resto se vierte directamente al mar.
Al mismo tiempo que la Generalitat valenciana insiste en que no deben regarse zonas como Monegros o el Canal Segarra-Garrigues porque el agua del Ebro destinada a ello, en su opinión, le corresponde a su Comunidad, un informe de la Confederación del Júcar revela que las depuradoras de esta cuenca vierten al mar más de la mitad del agua (163 hectómetros cúbicos) que estaba previsto recibir por el trasvase (315).

Comentarios