Charla digital con Cristina Narbona en la Cadena Ser

0
18
18

En vísperas del Día Mundial del Agua, que se celebra el 22 de marzo, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, charló con los lectores de cadenaser.com sobre este y otros asuntos de actualidad de su Ministerio. No es la primera vez, así que parece clara la voluntad de la ministra de explicar y dar a conocer las políticas que lleva a cabo el Ministerio de Medio Ambiente. Vaya desde aquí un aplauso por este afán de transparencia y divulgación.

Sobre el tema que nos ocupa en este blog, estas son las respuestas más destacadas:

Mariu

P. Buenos días. España es el país del mundo con más embalses por habitante y aún así tenemos problemas de escasez de agua y la seguimos despilfarrando. ¿Qué soluciones hay previstas? ¿Incentivar más el ahorro en hogares, industria, mejorar los sistemas de regadíos? ¿No cree que una considerable subida del precio del agua es también una buena solución? ¿Por qué un recurso tan escaso y valioso es todavía tan barato? ¿No cree que los trasvases en muchos casos llevan a consumir de más? Gracias

R. El gobierno está dando total prioridad a mejorar la gestión del agua, y por lo tanto, a modernizar los regadíos (acabamos de aprobar un plan de choque que permitirá ahorrar 1162 hectómetros cúbicos, bastante más que lo que hubiera aportado el derogado trasvase del Ebro), a potenciar la reutilización de las aguas depuradas, a controlar mejor el uso y la calidad del agua... Y, por supuesto, de aquí al año 2010 el precio del agua deberá reflejar sus verdaderos costes, de acuerdo con la legislación europea, y ello favorecerá un uso mucho más eficiente del agua.

Ana

P. ¿Qué pensaria si su vecino tirase la comida que le sobra al contenedor y usted pasase hambre? ¿No sería mejor que se la diese directamente? Eso pienso del trasvase y las desaladoras, pues Murcia sólo pide las sobras del Ebro. No piense en el gobierno murciano sino en los murcianos y dicte normas sobre el uso del agua.

R. El agua de los ríos no "sobra" nunca, ya que cumplen funciones vitales a lo largo de todo su recorrido, y en particular cuando llega al mar, ya que el agua dulce y los sedimentos de los ríos son los que permiten la existencia de especies pesqueras, así como el mantenimiento de la aportación natural de arena a las playas. El Gobierno está desarrollando un volumen de inversión en materia de agua en Murcia muy superior al efectuado durante la anterior legislatura, como prueba el que el año pasado, a pesar de la gravísima sequía, en Murcia no se produjeron cortes en el suministro de agua potable -cosa que sí sucedió el año 2003, en el que no hubo sequía, a causa del retraso, por ejemplo, en la construcción de la desaladora de San Pedro del Pinatar. Asimismo, se están modernizando regadíos en toda la comarca de Lorca, lo que permitirá también disponer de más agua, llevando a cabo obras prometidas desde hace muchos años. Y por supuesto, el Gobierno está tomando decisiones de forma continuada para reducir el impacto de la sequía en los agricultores murcianos: el año pasado eso se tradujo en exenciones en el pago de todo tipo de tarifas y costes, y este año se ha aprobado la asignación de agua desde los regadíos de la cuenca del Tajo a favor de la cuenca del Segura.

Àngel

P. Buenos días. A la vista de las situaciones cíclicas de sequía que se viven en este país, ¿existe en su Ministerio algún plan a medio-largo plazo para dar solución al problema? ¿Cuáles son los principales puntos sobre los que a su juicio se debe actuar? ¿Hasta qué punto tiene competencias sobre este asunto la Administración Central? Lo digo porque parece que, por ejemplo, poco puede hacer ante el desmesurado crecimiento inmobiliario en la costa mediterránea que provocará escasez. Muchas gracias

R. Según la ley del Plan Hidrológico nacional de 2001, se deberían haber aprobado planes de gestión de sequía antes de junio de 2003. Esos planes no estaban elaborados al inicio de esta legislatura, y se están culminando ahora. Lo más importante es llevar a cabo la modernización de todos los regadíos de España, ya que la agricultura consume casi el 80% de nuestras disponibilidades de agua y hay un enorme margen para reducir ese consumo. Por eso, el Gobierno acaba de aprobar un plan de choque por el que se obtendrán 1162 hectómetros cúbicos que podrán destinarse a garantizar el abastecimiento en las ciudades y a consolidar los regadíos existentes, ya que no se permitirá su ulterior expansión. Asimismo, podremos combatir mucho mejor las sequías en el futuro gracias a un mejor conocimiento y control de nuestras aguas subterráneas -las grandes olvidadas en la política hidráulica convencional-, gracias a la mejora generalizada de la calidad de las aguas y a la utilización creciente de las tecnologías de la desalación y de la reutilización. Pero, sin duda, el crecimiento urbanístico desmesurado, que depende en última instancia de decisiones de las Comunidades Autónomas, debe ser reconducido, no sólo por la escasez de agua, sino también por la destrucción de ecosistemas que comporta y por los efectos negativos sobre la calidad de nuestra oferta turística, cada vez más evidentes.

Pablo

P. El consumo de agua de cada familia en España puede ser fácilmente determinado y controlado, sin embargo no se incentiva a aquellos hogares que sitúan su consumo por debajo de la media o que consiguen reducirlo. ¿Le parece a su Ministerio una buena fórmula el subvencionar en parte la factura del agua de aquellas familias que gastan menos agua?¿Barajan algún otro tipo de incentivo directo al ahorro?

R. El precio del agua de consumo urbano es fijado por cada ayuntamiento, que tiene capacidad de decidir cómo distribuir los costes entre los diferentes usuarios. En la mayoría de los ayuntamientos se han comenzado a establecer sistemas de incentivación del ahorro mediante tarifas diferenciadas por bloques de consumo, para garantizar los precios más asequibles a los niveles más reducidos de consumo. Asimismo el 'Código técnico de la edificación', que está a punto de ser aprobado por el Gobierno, introduce la obligatoriedad de sistemas eficientes de consumo de agua en los hogares, y el Gobierno está incentivando la compra de electrodomésticos de bajo consumo de energía y de bajo consumo de agua: las ayudas para este programa se canalizarán a través de las Comunidades Autónomas.

Buzio

>P. ¿No cree que siendo el agua un bien tan escaso y preciado debiera reutilizarse más de lo que se hace?

R. Por supuesto; ese es uno de los objetivos prioritarios del Programa AGUA, ya que apenas reutilizamos el 10% del agua que se depura, y además estamos dando un nuevo impulso a la depuración de agua en España, precisamente para disponer de más agua y de más calidad. Por ejemplo, en el caso de la Comunidad de Madrid, ya están dispobibles 26 hectómetros cúbicos de agua depurada con el tratamiento adecuado para ser utilizada en regadíos, campos de golf, jardines... Lo que significa una cantidad diez veces superior a la que ahora mismo se utiliza en esta Comunidad. Además, el Ministerio está exigiendo, por ejemplo, a los nuevos campos de golf que se abastezcan exclusivamente de agua reciclada.

PSICOFRAN

P. Señora Narbona, ¿qué nos puede decir sobre las desaladoras flotantes de M.TORRES? ¿Tiene previsto aplicar esta tecnología? ¿Qué puede significar? ¿Es cierto que el agua desalada saldría a un precio asequible y que tienen un impacto ambiental reducido? Gracias.

R. El proyecto de M. Torres está siendo subvencionado por el Ministerio de Medio Ambiente y por el Ministerio de Industria, ya que consideramos que es una tecnología muy interesante, que puede reducir significativamente el consumo de energía, y por lo tanto el coste de la desalación, aplicando sólo energía eólica, y con ello reduciendo también el impacto ambiental; además, con esa tecnología no se produce ningún impacto por el vertido de salmuera al mar, dado que la planta flotante se situará a una distancia de la costa en la que ya no afectará a los fondos marinos.

Antonio

P. La voracidad de los ayuntamientos y poderes locales, que ven una forma rápida de entrada de dinero en las recalificaciones y uso del cemento, está destruyendo literalmente nuestro país. ¿Hay alguna posibilidad de controlar esta catástrofe? (Vivo en Mallorca y sé bien de qué hablo)

R. Las decisiones sobre el urbanismo dependen de las Comunidades Autónomas, que tienen la última palabra sobre los planes propuestos por los ayuntamientos. Desde el Gobierno de la nación sólo podemos actuar en el ámbito de nuestras competencias para intentar evitar decisiones de graves consecuencias; en concreto, desde el Ministerio de Medio Ambiente, se están agilizando los deslindes en la costa, para delimitar adecuadamente el dominio público donde no se puede construir, y se ha abierto un programa de adquisición de fincas en el litoral para preservarlas del avance urbanístico. Asimismo, hemos modificado la legislación para que sea obligatorio un informe preceptivo de las confederaciones hidrográficas sobre la disponibiliad de agua antes de que se apruebe cualquier cambio en el uso del suelo. En el caso de Baleares, el Ministerio no puede actuar directamente en materia de agua, ya que al ser cuencas internas la competencia es del Gobierno de Baleares. Por otro lado, se está elaborando una nueva legislación sobre corporaciones locales, que deberá garantizar mayor financiación para los ayuntamientos, de manera que recurran menos a la recalificación del suelo.

Consulta la charla íntegra.

Comentarios