La Generalitat y la patronal cierran un acuerdo sobre el canon del agua

0
6
6

Temas

A. MARS

Los departamentos de Economía y Finanzas, Trabajo e Industria y Medio Ambiente han firmado un acuerdo con la patronal Fomento del Trabajo y otras organizaciones empresariales para incentivar el ahorro del uso del agua en la industria, tras el polémico canon aprobado por el Gobierno catalán, que penaliza a las empresas que más agua gastan.

El acuerdo, hecho público ayer por Fomento, establece medidas no cuantificadas como la aplicación de un coeficiente reductor específico en el gravamen general del canon para determinados sectores (textil, curtidos y papelero) que están afectados especialmente por el precio del agua y que, en un contexto internacional, resultan más vulnerables a la competencia de otros países sin problemas de recursos hídricos.

La responsable de medio ambiente de Fomento, Alba Cabañas, explica que la industria reclama una mejora del coeficiente reductor que recogió la Ley de Presupuestos de la Generalitat para 2006 y que es del 5% para empresas que acrediten un uso eficiente del agua. No existe un criterio oficial para demostrar esta utilización racional, dado que no hay precedentes sobre este tipo de medidas, por lo que la Generalitat ha optado por solicitar a las compañías la acreditación medioambiental ISO 14000 para poder beneficiarse de este coeficiente reductor.

Es un sistema "muy cuestionable técnicamente", señala Cabañas. Además, las empresas pedirán una mejora de este coeficiente, ya que, a juicio de la experta de Fomento, el 5% sólo representa un gasto de 900.000 euros, y el presupuesto con el que cuenta la Agencia Catalana del Agua (ACA) para esta medida asciende a tres millones de euros.

El convenio también prevé líneas de ayuda compensatorias para las empresas que inviertan en sistemas y procesos innovadores que permitan reducir el consumo de recursos hídricos. Tampoco en este capítulo se concreta el volumen económico de las ayudas, aunque Fomento destaca que lo más importante es que se dirijan "lo más directamente posible a las empresas que se esfuerzan por reducir su consumo y que los recursos no se pierdan en estudios ni grandes proyectos".

Para la patronal catalana, es "importante" la consecución de acuerdos que favorezcan "las inversiones y fomenten actuaciones orientadas a mejorar la eficiencia del tejido empresarial en este ámbito".

El nuevo canon del agua aprobado por el Gobierno presidido por Pasqual Maragall puso en pie de guerra a finales de 2004 a la industria catalana, sobre todo a los sectores químico, papelero y textil. Los cálculos de los técnicos apuntaban que el impacto de los cambios introducidos en el canon producirían un incremento de los precios del 15% para el conjunto de las empresas. La patronal papelera, Aspapel, advirtió de que las ganancias bajarían el 5%.

El País

Comentarios