Las principales constructoras pujarán por las desaladoras del Programa A.G.U.A

0
467
467

Temas

Las seis principales constructoras -ACS, Ferrovial, FCC, Sacyr Vallehermoso, Acciona y OHL- prevén pujar por la construcción de todas las desalinizadoras que licitará el Ministerio de Medio Ambiente en el marco del Programa AGUA (Actuaciones para la Gestión y la Utilización del Agua).

Los distintos grupos constructores y de servicios tienen un fuerte interés por este negocio, hasta tal punto que la desalinización a nivel mundial se ha convertido para muchas de ellas en uno de los objetivos estratégicos para los próximos años.

No es de extrañar, dado que se trata de un mercado que contará hasta 2015 con unas inversiones mundiales en plantas de desalinización de 95.000 millones de dólares (77.900 millones de euros).

En España, las actuaciones previstas dentro del Programa AGUA en el Arco Mediterráneo suponen unas aportaciones totales de nuevos recursos que superarán los 1.100 hectómetros cúbicos (hm3), con una inversión total estimada en unos 3.900 millones de euros.

En el plano internacional, la construcción de desalinizadoras no es un terreno nuevo para las constructoras españolas. De hecho, todas han desarrollado o están desarrollando, además de proyectos de construcción de plantas de desalinización en España, en la mayoría de los mercados internacionales mencionados, donde han unido sus fuerzas, formando consorcios entre sus filiales especializadas en tratamiento, depuración y desalinización de agua, para hacerse con algunos de los grandes contratos. Es el caso de Geida, un consorcio formado por Befesa, filial de servicios medioambientales de Abengoa, Sadyt (Sacyr Vallehermoso) y Cobra (ACS), que tiene tres proyectos de Algeria.

Las tres desalinizadoras argelinas cuentan con una inversión conjunta de 384 millones de euros y reportarán unos ingresos superiores a los 1.917 millones de euros por la venta de agua durante los veinticinco años de explotación.

En el país magrebí están presentes también OHL Y FCC, a través de un consorcio conjunto formado por sus filiales Inima y SPA/Aqualia respectivamente, que se han adjudicado las desalinizadoras de Mostaganem y Cap Djinet, con una inversión global en ambas de 184 millones de euros y un volumen de negocio de 1.170 millones de euros durante los 25 años de plazo de la concesión. Juntas optarán también al contrato de la que será la mayor desalinizadora del mundo, la de Hadera, en Israel, para el cual ya están precalificadas.

OHL está presente en Chile, México, Brasil y EEUU, mientras que, en España, participa, entre otras, en la gestión de la planta de Carboneras (Almería), la mayor de Europa, y se adjudicó, el pasado 31 de enero, la primera desalinizadora del programa AGUA, la de Canal de Alicante, con una inversión de 68,56 millones de euros.

Por su parte, Acciona se ha hecho recientemente con Pridesa, líder mundial en desalinización por ósmosis inversa, filial en España de la británica Thames Water, perteneciente a la eléctrica alemana RWE, por 150 millones de euros.

Ferrovial trabaja actualmente en la ampliación de la planta desaladora de Dhekelia (Chipre), la depuradora de El Prat (Barcelona) y la ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Munguía en Vizcaya.

España obtiene agua a través de desalinizadoras desde 1965, año en el que se instaló la primera planta con una producción significativa en la isla canaria de Lanzarote.

Actualmente, existen más de 700 con una capacidad de desalinización superior a los 800.000 metros cúbicos por día, de los cuales el 47,1 por ciento provienen del agua marina.

Vía Terra.

Comentarios