Precintan un pozo ilegal situado desde hace 30 años en la antigua ciudad deportiva del Real Madrid

0
73
73

Temas

La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) ha precintado un pozo ilegal situado desde hace más de 30 años en la antigua ciudad deportiva del Real Madrid y ha abierto un expediente sancionador contra la empresa que es titular en la actualidad de estos terrenos en los que se edifican cuatro rascacielos.

Según informó el comisario de Aguas de la Confederación, José Antonio Díaz, el pozo, de 230 metros de profundidad, está situado junto a la avenida de Monforte de Lemos, y no se va a destruir por si fuera necesario su uso en algún momento por el Canal de Isabel II, el Ayuntamiento de Madrid o la propia CHT.

La instalación fue inspeccionada por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil dentro del programa de actuaciones de inspección, y en su caso sanción y puesta fuera de servicio, de los pozos que afectan al acuífero detrítico de Madrid, que está reservado para al abastecimiento de la región.

Los técnicos de la CHT han estimado que el pozo, que según la actual empresa data de los años 70, tiene una capacidad de extracción de unos 300.000 metros cúbicos al año, aunque para saber la cantidad que realmente se ha sacado habría que analizar los consumos energéticos de la bomba que extraía el agua, señaló Diaz.

Dentro del citado programa de inspección se realizaron el año pasado alrededor de 500 inspecciones, unas 400 por el SEPRONA y el resto por la CHT, que, según Díaz, ya han dado lugar a la apertura de 130 expedientes sancionadores, aunque la previsión es que esta cifra se sitúe finalmente entre 200 y 300.

Fruto de esas inspecciones fueron sellados tres pozos en otros tantos campos de golf y otros tres, aparte de éste de la antigua ciudad deportiva, en dos urbanizaciones y un polígono industrial.

El objetivo para este año es realizar de nuevo alrededor de medio millar de inspecciones a cargo de la Confederación y del SEPRONA.

La entrada en vigor de Ley de Aguas del año 85 y el Reglamento de Dominio Público Hidráulico de 1986 convirtió en públicas las aguas subterráneas, hasta entonces privadas, y la totalidad de los pozos tuvieron de plazo para legalizar su situación hasta el año 2004.

La clausura de este pozo se produce cinco meses después de que se decretase el nivel uno de alerta por sequía en la Comunidad de Madrid -el 28 de septiembre- por la escasez de lluvias y la falta de garantías en el abastecimiento de agua a la población.

Esta medida, adoptada por el Consejo de Administración del Canal de Isabel II, implica limitaciones en los riegos de parques públicos no históricos y en el baldeo de calles, llenado de piscinas y utilización de fuentes ornamentales que no dispongan de sistemas de reciclado de agua.

De acuerdo con los últimos datos facilitados por el Canal de Isabel II, las reservas de agua de la región aumentaron dos décimas el pasado fin de semana, gracias al temporal de lluvia y nieve que se registró en la Comunidad.

Comentarios