El secretario de la Comisión Territorial de Urbanismo de Valencia admite que no hay suficiente agua para la avalancha de PAI

0
56
56

El secretario de la Comisión Territorial de Urbanismo de Valencia y jefe del servicio de planificación y ordenación territorial de la Conselleria de Territorio, Álvaro Aleixandre, reconoció que las peticiones de nuevas urbanizaciones que se tramitan han creado «una situación crítica y preocupante, sobre todo en l'Horta Nord, porque no hay garantía de nuevos caudales para los desarrollos previstos y en marcha, ni tampoco está garantizada las infraestructuras hídricas en alta».

Aleixandre hizo estas declaraciones durante el curso El nuevo marco normativo del urbanismo en la Comunidad Valenciana, organizado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), en respuesta a una pregunta muy concreta de uno de los asistentes a la jornada. «¿Cuántas urbanizaciones se han rechazado por la falta de agua?».

El alto cargo de la Conselleria de Territorio acababa de mostrar una «visión conjunta» de la ley urbanística valenciana (LUV) y la ley de ordenación del territorio y protección del paisaje (Lotpp). Recordó que, en esta última normativa, se prevé que «la implantación de nuevos usos del suelo, del tipo que sean, requiere informe favorable de la Confederación Hidrográfica o de entidad colaboradora autorizada». Una «cuestión importante», añadió, «teniendo en cuenta el contexto hidrológico en el que nos movemos».

Según reconoció el secretario de la Comisión de Urbanismo, «a quien primero se pide que informe sobre la existencia de caudales y redes suficientes es a la empresa gestora». Esta opción se introdujo para evitar los informes negativos que emitía contínuamente la Confederación Hidrográfica del Júcar. «Si la empresa gestora no puede acreditar los caudales y las infraestructuras entonces se solicita a la confederación hidrográfica, donde ya se sabe que los expedientes son largos y difíciles de resolver», aseguró Aleixandre. Y citó, además, una situación inusual que se produce en la comisión territorial de urbanismo «y que no se había producido nunca hasta ahora: que los representantes del Ministerio de Medio Ambiente voten en contra de algunos planes».

Peso a todos estos datos, Álvaro Aleixandre aseguró que «no hay depredación urbanística. Es un montaje mediático. Se rechaza el 50% de los planes que se presentan y, en los últimos años, sólo hemos aprobado 5 campos de golf».

Comentarios