La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir advierte a los regantes de que no autorizará más perforaciones

0
161
161

Gines Donaire

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha advertido de que no autorizará más perforaciones en el subsuelo con el fin de extraer agua para el riego agrícola. El aviso lo dio ayer en Úbeda (Jaén) el comisario de aguas de la CHG, Javier Serrano Aguilar, quien dejó claro que el organismo de cuenca será "contundente" contra los nuevos pozos. Serrano sí se comprometió a agilizar la regularización de las concesiones que los agricultores tienen tramitadas desde hace años, pero no arrojó ninguna luz sobre la petición para archivar los expedientes sancionadores abiertos por pozos ilegales.

Sólo en la provincia de Jaén la CHG ha abierto en los dos últimos años en torno a un centenar de expedientes sancionadores, con multas que oscilan entre los 6.000 y los 300.000 euros. Estos expedientes se encuentran en fase de alegaciones por parte de los olivareros.

El comisario de aguas de la CHG participó ayer en la jornada organizada por la comunidad de usuarios del acuífero de La Loma, que desde hace más de 15 años explotan unos 10.000 agricultores de 14 municipios que gestionan unas 25.000 hectáreas de olivar, y por la Asociación Española de Aguas Subterráneas.

Cristóbal Gallero, de la comunidad de regantes de La Loma, coincidió con los representantes de la Administración en la necesidad de hacer un uso sostenible de los recursos hídricos, pero precisó que "es necesario buscar el equilibrio con el mantenimiento de la actividad agrícola en muchas comarcas andaluzas".

Juan Carlos Rubio, del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) de Granada, planteó la conveniencia de adaptar los aprovechamientos al comportamiento de cada acuífero y a la realidad de cada año hidrológico. Los regantes consideran que las aguas subterráneas han sido, tradicionalmente, las grandes olvidadas. De hecho, hasta el año 1985 no tenían carácter público, por lo que el dueño de los pozos era el que sacaba una bolsa de agua. A raíz de la sequía de la pasada década la proliferación de pozos subterráneos se fue extendiendo en todas las comarcas agrícolas, hasta el punto de que en algunas zonas se ha llegado a la sobreexplotación de los mismos, con perforaciones que superan los 1.000 metros de profundidad.

Los regantes de la comarca jiennense de La Loma sostienen que han realizado inversiones superiores a 180 millones de euros en los últimos años (la inversión media es de 36 euros por olivo) con la que suelen obtener unos 35 hectómetros cúbicos al año que les sirve para mejorar la rentabilidad de sus explotaciones.

Vía El País

technorati tags:, ,

Comentarios