Asturias tendrá una demarcación hidrográfica para sus cuencas internas

0
109
109

Asturias asumirá esta legislatura las competencias sobre las cuencas de los ríos que discurran íntegramente por la comunidad autónoma, incluido el río Nalón, tras el acuerdo alcanzado entre el presidente del Principado, Vicente Alvarez Areces y la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

Despejadas las dudas sobre el río Nalón y la posible afección de esta cuenca a unas pocas hectáreas de León, el presidente del Principado y la ministra de Medio Ambiente acordaron ayer iniciar el proceso para el traspaso de estas competencias, que ya tienen asumidas comunidades como Galicia, País Vasco, Cataluña o Andalucía.

El río Nalón fue el principal escollo para alcanzar un acuerdo ya que desde el Estado se mantenía que no era un río intracomunitario y que en parte de su curso alto afectaba a León, a pesar de que nace en la Fuente de la Nalona, en Tarna, y desemboca en San Esteban de Pravia.

Junto al Nalón, el Principado asumirá las competencias de los ríos Tol, Anguileiro, Porcía, Frejulfe, Barayo, Negro, Esva, Esqueiro y Uncín; los de la cuenca de la ría de Avilés y los de la cuenca de la ría de Aboño.
El Piles, España, Merón, los ríos de la cuenca de la ría de Villaviciosa, Libardón, Espasa, Acebo, Guadamía, Ereba, Bedón, Carrocedo, Purón, Novales, Cabra y otros cursos menores costeros también serán objeto de traspaso.

La administración regional asturiana va tener competencias de gestión y planificación hidráulica sobre el 70 por ciento del territorio de la comunidad autónoma.
En esta cuencas, la administración autonómica tendrá competencias exclusivas de planificación hidrológica y en consecuencia de la demarcación hidrográfica asturiana, que también incluiría las rías y las aguas costeras asociadas.

El Principado asumirá también los órganos de decisión y los de participación pública en la planificación hidrológica y será el encargado de dar las concesiones de aprovechamientos hidráulicos para uso doméstico, industrial o hidroeléctrico.

Asimismo otorgará las autorizaciones de vertido a los cauces, incluyendo, en su caso, el canon de control de vertidos que actualmente recauda la Confederación Hidrográfica del Norte.

Además tendrá competencias para imponer sanciones por vertidos, se encargará de controlar la calidad de las aguas superficiales y subterráneas, deslindará el Dominio Público Hidráulico, emitirá informes de planeamiento urbanístico en relación con zonas inundables y realizará labores técnicas y administrativas que actualmente realiza la Confederación Hidrográfica del Norte.

Me pregunto, tras la confirmación de la nueva Confederación Hidrográfica Miño-Sil y la nueva demarcación asturiana, ¿que le queda a la Confederación Hidrográfica del Norte?

Anotaciones relacionadas:

El Gobierno propone las nuevas Demarcaciones Hidrográficas (I)

El Gobierno propone las nuevas Demarcaciones Hidrográficas (II)

La Confederación Hidrográfica Miño-Sil estará operativa este otoño

Demarcaciones hidrográficas internacionales

Comentarios