El portavoz del BNG explica su postura respecto a la nueva Confederación Hidrográfica del Miño

0
23
23


Carlos Aymerich, portavoz del Bloque Nacionalista Galego en el Parlamento de Galicia, explica en esta entrevista en El Comercio Digital la postura de su partido en cuanto a la inminente creación de la nueva Confederación Hidrográfica del Miño. Aymerich se esfuerza en argumentar la necesidad de que la futura sede esté en Galicia, como corresponde a la autonomía que concentra la mayor parte de los ríos y caudales que serán gestionados desde el nuevo organismo.

Esta es la entrevista de Andrés Suárez:

-La creación de la demarcación hidrográfica del Miño, «inminente» según la Xunta, parece el primer paso hacia una confederación propia, al margen de la Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) que ahora tiene su sede en Oviedo. ¿Es ése el camino marcado?-Desde luego, el BNG lo ve así. Ahora mismo sólo gestionamos una cuenca, 'Galicia Costa', y nuestra intención es ir un paso más allá. La creación de esa demarcación es el primer paso.

-¿Por qué salirse de la Confederación del Norte?

-En primer lugar, hay que hacer caso a las directivas de la UE que habla de la unidad de cuenca, cuando en el caso de la CHN se gestionan varias en conjunta. Además, es justo que exista una confederación con sede en Galicia si se tiene en cuenta que la comunidad aporta el 86% de los recursos hídricos de esa demarcación del Miño-Sil-Limia, mientras que Asturias representa sólo el 0,2% y Castilla y León el 14% restante. Es una cuestión de justicia.

-¿Cuál sería el modelo de gestión? Porque parece difícil que el Estado se resista a ceder el control.

-Ahí está el meollo de la cuestión. En su momento se habló de que Medio Ambiente tenía un borrador en el que se decía que la gestión correspondería a las comunidades autónomas implicadas y Portugal, al tratarse de una cuenca internacional, mientras que el Estado se reservaría la planificación. Nosotros no vamos por ahí. Parece más razonable un modelo de cooperación horizontal que haga necesario el consenso entre las comunidades autónomas y Portugal, sin que 'papá Estado' tenga que estar vigilando.

-Es decir, que Asturias estaría representada.

-Sí. Galicia estaría en el eje de las decisiones, con 11 de los 15 representantes en el órgano de dirección, mientras que Castilla y León tendría tres y Asturias, uno.

-El BNG siempre alega que no tiene sentido que desde Oviedo se gestione una cuenca que, como la del Miño-Sil, es mayoritariamente gallega. ¿Tanto les afecta a la hora de diseñar sus políticas hídricas?

-Que el órgano de gestión de una cuenca mayoritariamente gallega esté en Oviedo es como si el control de la minería asturiana se llevase desde Santiago. Nadie lo entendería. El BNG considera que si Galicia aporta la mayor parte de los recursos hidrológicos del Miño-Sil, la sede de esa futura confederación esté en su territorio. En ese escenario, podríamos desarrollar una política integral de gestión del agua que ahora no tenemos. Hay cosas que en estos momentos no podemos ejecutar porque el órgano de gestión está a muchos kilómetros de aquí.

-¿No teme que esta segregación sea vista con malos ojos en Asturias, como una agresión?

-Deberemos esforzarnos para que no sea así y evitar malentendidos. El propio presidente de la CHN, que es asturiano, ya ha dicho en alguna ocasión que esa sede tiene que estar en Galicia.

Anotaciones relacionadas:

Comentarios