Josefina Maestu pone cifras a la recuperación de costes

0
267
267


Ya tenemos las primeras noticias de la Convención Hidronómica, que se está celebrando estos días en Barcelona. Y la verdad es que por el momento no decepciona. Josefina Maestu ha dado una cifra que ya está circulando como la pólvora a través de los medios y que me temo que va a dar muchísimo que hablar. Este es el titular:

"El Gobierno estima en un 30% el aumento del precio del agua para que incluya el impacto ambiental"

No estoy allí, así que me fío de la noticia de la Agencia EFE que dice:

El ministerio de Medio Ambiente estima en un 30 por ciento el aumento necesario del precio del agua en su uso urbano para que quedaran cubiertos los costes ambientales, es decir, el daño que los usos de este recurso generan en el medio ambiente y, consecuentemente, en la población.Así lo ha anunciado la asesora para la directiva marco europea del agua del ministerio de Medio Ambiente Josefina Maestu en su conferencia en la Convención Hidronómica 2006, que se celebra hoy y mañana en Barcelona para debatir sobre cómo evaluar el coste real del agua y cómo éste se debe incluir en su precio en el mercado.

Según la experta, el precio del agua es "muy barato" en España, si se tiene en cuenta que de media los españoles pagan 33,9 euros al mes por gastos del teléfono móvil y sólo 13,79 por el agua.

En cualquier caso, "el precio actual no cubre los costes ambientales, que cada vez nos afectan más", ni tampoco es suficiente para "garantizar los requisitos de calidad de agua que fija la directiva marco europea del agua".

Maestu ha admitido que la decisión de encarecer el agua no es muy popular, pero ha advertido que "tomar medidas cuesta, pero no tomarlas nos va a costar mucho más".

Sin embargo, resulta difícil hacer una valoración monetaria de los costes ambientales que se generan como consecuencia de la explotación de este recurso porque "no hay un gasto concreto que se pueda cuantificar", ha explicado.

Intentaré contrastar la información con la mayor rapidez y aclarar todos los extremos, ya que es la primera vez (que yo recuerde) que un miembro del Ministerio de Medio Ambiente pone una cifra al incremento que puede suponer en la factura del usuario urbano la aplicación del principio de recuperación de costes previsto en la Directiva Marco del Agua. Recordemos el Artículo 9 de la Directiva Marco del Agua:

Recuperación de los costes de los servicios relacionados con el agua

1. Los Estados miembros tendrán en cuenta el principio de la recuperación de los costes de los servicios relacionados con el agua, incluidos los costes medioambientales y los relativos a los recursos, a la vista del análisis económico efectuado con arreglo al anexo III, y en particular de conformidad con el principio de que quien contamina paga.

Los Estados miembros garantizarán, a más tardar en 2010:

  • que la política de precios del agua proporcione incentivos adecuados para que los usuarios utilicen de forma eficiente los recursos hídricos y, por tanto, contribuyan a los objetivos medioambientales de la presente Directiva,
  • —una contribución adecuada de los diversos usos del agua, desglosados, al menos, en industria, hogares y agricultura, a la recuperación de los costes de los servicios relacionados con el agua, basada en el análisis económico efectuado con arreglo al anexo III y teniendo en cuenta el principio de que quien contamina paga.

Debate en Meneame.

Actualización (14-11-2006)

Ya con más datos en la mano, podemos leer hoy en algunos medios las afirmaciones más importantes de Josefina Maestu ayer en Hidronómica:

Maestu explicó que el incremento no sería igual en todas las ciudades, porque no en todas se paga el mismo precio por centímetro cúbico. Ello dependerá de las «políticas tarifarias de las corporaciones locales», que son las responsables en esta materia, en consonancia con la regulación de las comisiones de precio de las Comunidades Autónomas, según Maestu. La asesora del Ministerio de Medio Ambiente dijo que «lo que explica que haya ciudades con tarifas la mitad de baratas que otras son las subvenciones que reciben por parte de los ayuntamientos». Informó de que desde el Gobierno se están «emitiendo condicionantes» a los consistorios para que dejen de subvencionar por estas materias, tal como pide la Unión Europea.

Pese a ello, se permitirán excepciones sobre estas subvenciones en función de criterios de renta, de población o de prestación de economías de escala, según explicó Maestu.

La técnica del Ministerio de Medio Ambiente afirmó que la finalidad de estos incrementos, que se conciben «no como una opción, sino una exigencia» de la UE, es la de tener en cuenta el «coste ambiental» que supone el acceso, transporte y suministro del agua. Con el aumento del recibo se «pagarán los costes que supondrá la aplicación de una serie de medidas que nos van a ayudar a hacer un uso más sostenible del agua» y «mantener los ecosistemas hídricos a largo plazo», preservando tanto la cantidad como la calidad del agua.
Maestu admitió que encarecer el agua no es popular, y añadió que «tomar medidas cuesta, pero no tomarlas nos va a costar mucho más».

Anotaciones relacionadas con el precio del agua en España:

Comentarios