La directiva marco del agua debería modificar el tratamiento de las sustancias prioritarias, según científicos alemanes

0
40
40

Investigadores del Centro Helmholtz de Investigación Medioambiental (UFZ) de Alemania han advertido de que los pesticidas utilizados en los terrenos de cultivo para energía, que van en aumento, tendrán efectos negativos en los ríos. La Directiva Marco del Agua de la UE deberá adaptarse para tener en cuenta estos acontecimientos y contrarrestar sus efectos.

Además, estos científicos alemanes creen que la lista de esta Directiva de 41 sustancias nocivas prioritarias para su vigilancia en los ríos de Europa no es suficiente, está desactualizada parcialmente y cubre tan sólo una fracción de la contaminación química. Además, muchas de esas sustancias han sido sustituidas por otros agentes, según explicó el Sr. Werner Brack del UFZ, coordinador del proyecto MODELKEY, financiado con fondos comunitarios, que investiga las sustancias químicas clave en tres ríos europeos modelo.

«Por ejemplo, en la lista figura el insecticida DDT, aunque se prohibió en la mayoría de naciones industrializadas occidentales en la década de los años setenta, por lo que ya no se usa», señaló el Sr. Brack, quien recalcó que es el efecto de una sustancia, y no tanto su mera presencia, lo que puede desequilibrar un ecosistema. «Desde nuestro punto de vista, sería más conveniente que esta importante lista fijase no sólo unas normas prioritarias, sino también los efectos prioritarios. Esto nos permitiría hacer un seguimiento de las sustancias citotóxicas, activas hormonalmente y mutagénicas sin conocer muchos detalles sobre ellas con antelación. Esto facilitaría el descubrimiento de nuevas sustancias que pueden tener efectos perjudiciales y la canalización de recursos allí donde se necesitan de verdad. Las autoridades podrían reaccionar con mucha más flexibilidad.»

No obstante, la contaminación química no es el único factor que debe tenerse en cuenta al evaluar el estado de los ecosistemas fluviales: también influyen los cambios estructurales, la deficiencia de oxígeno resultante de la superfertilización y la importación accidental de especies.

El proyecto RISKBASE, financiado con fondos comunitarios, es uno de los planes que pretende mejorar la evaluación del riesgo de los cambios provocados por el ser humano en el sistema del agua, los sedimentos y el suelo a escala de una cuenca hidrográfica. Por ejemplo, la instalación de centrales hidroeléctricas tiene un efecto importante en el ecosistema fluvial: entre otras cosas, inhibe el crecimiento de plantas acuáticas en algunas zonas, lo que a su vez priva a la población de peces de lugares de desove y alimento.

Aunque la Directiva Marco del Agua sí aplica un planteamiento holístico y trata de tener en cuenta todas estas presiones, los científicos del UFZ afirman que son necesarias más investigaciones para desarrollar conceptos con los que evaluar y predecir el efecto de todas estas presiones juntas. Según la Sra. Michaela Hein del UFZ, «en muchos campos se dispone de métodos de evaluación mejores que están esperando ser integrados en los documentos de orientación de la Directiva Marco del Agua».

Pincha aquí y suscríbete a la web de la Directiva Marco.

Comentarios