La política del agua en los programas electorales de los principales partidos: PSOE

0
110
110

El pasado viernes comenzaba la campaña electoral de cara a la cita con las urnas del próximo 9 de marzo. La política del agua juega un papel relevante en los programas electorales de los principales partidos políticos. Dentro del campo medioambiental, comparte con las medidas para afrontar el cambio climático el mayor protagonismo. Y, como bien sabemos, en varias regiones españolas es un factor fundamental para comprender la dinámica electoral de los últimos años.

Por todo ello, Directivamarco.es presenta las propuestas en materia de agua que se incluyen en los programas electorales de los 3 partidos más votados en las últimas elecciones españolas.

programa_psoe.JPG

Pincha para descargar el programa

Siguiendo el orden inverso al número de diputados obtenidos en la última legislatura, acabamos con el programa del Partido Socialista Obrero Español.

PSOE: Un nuevo contrato social con el agua

El PSOE quiere para España un nuevo contrato social con el agua que garantice la calidad de vida de su ciudadanía, el respeto por el medio ambiente y la solidaridad con los más desfavorecidos y con las generaciones venideras. Para avanzar en este concepto el PSOE se compromete a:

Educar en el uso eficiente y responsable del agua.

- Los socialistas intensificaremos las campañas de sensibilización en los nuevos valores del agua y los programas de formación, involucrando a las entidades ciudadanas, sin olvidar la promoción del uso de nuevas tecnologías, más eficientes y más respetuosas con el medio ambiente.

- Crearemos, dentro de la estructura del Ministerio de Medio Ambiente, un Centro de Estudios del Agua que integre unidades ya existentes en la Administración General del Estado y que establezca otras nuevas sobre cuestiones emergentes como la ecología, la economía del agua o la participación pública.

Orientar la política del agua hacia un mayor equilibrio ecológico.

- El Partido Socialista asume la defensa del patrimonio natural y de la biodiversidad como una responsabilidad política de primer orden. Así se ha puesto de manifiesto con la aprobación del Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015. El desarrollo de este Plan y de los nuevos planes hidrológicos de cada cuenca permitirá que, en los próximos ocho años, alcancemos el buen estado ecológico de las masas de agua españolas.

- Además, en el transcurso de la próxima legislatura el Gobierno socialista seguirá impulsando la Estrategia de Restauración de Ríos, con una inversión de más de 500 millones de euros, y promoverá la adquisición de terrenos para crear un patrimonio público de suelo en torno a los ríos, protegerá más de 200 tramos de ríos a través de la figura de Reserva Natural Fluvial, impulsará más de 100 proyectos de recuperación de ríos y consolidará el Programa de Voluntariado en ríos.

Ampliar el Fondo de Cooperación para el agua.

- En la actualidad 1.200 millones de personas en el planeta no tienen agua potable y 2.400 millones carecen de sistemas de saneamiento adecuado. A pesar de ello la crisis mundial del agua aún es evitable. España ha comenzado a asumir su responsabilidad social internacion al y ha impulsado la creación de un fondo para el abastecimiento de pequeños núcleos urbanos en países iberoamericanos, que ampliaremos a los países del área mediterránea y del África subsahariana, regiones con las que nos unen lazos históricos, económicos y de amistad.

El agua al servicio de la ciudadanía.

El modelo tradicional de política del agua, orientado principalmente a la promoción de obras hidráulicas, ha evolucionado hacia un mayor énfasis en la garantía de la disponibilidad y calidad del agua, la gestión sostenible y eficiente y la incorporación de nuevas tecnologías. Durante esta legislatura hemos dado pasos muy importantes en esta dirección, profundizando en el conocimiento de los derechos del agua existentes en cada cuenca, ya que existían muchos «agujeros negros» heredados del desgobierno de las legislaturas del Partido Popular. Entre las medidas que proponemos en el PSOE para seguir en esta línea, todas ellas realizadas con el consenso de las diferentes Administraciones, usuarios y grupos sociales, destacamos:

- Adquirir el compromiso de aumentar el uso responsable, racional y eficiente del agua en todos los sectores. Hay que tener en cuenta que el regadío es el mayor consumidor, por lo que se deben aplicar políticas que fomenten el desarrollo de regadíos con sistemas eficientes en el uso del agua.

- Ampliaremos el horizonte de finalización del Plan de Choque de modernización de regadíos, para que pueda alcanzar un ahorro de 2.200 hectómetros cúbicos anuales. El objetivo será que, respetando las funciones ambientales que realicen, en 2012 los regadíos eficientes supongan al menos el 80% del total, y alcancen el 100% en 2016.

- Extenderemos los bancos públicos de agua a todas las cuencas para fomentar la reasignación de sus usos con criterios económicos, sociales y ambientales.

- Impulso de un Plan Nacional de Reutilización de Aguas regeneradas, que incluirá campañas para la investigación y promoción de este tipo de recurso. De esta manera, se podrán aprovechar inicialmente más de 1.000 hectómetros cúbicos anuales para usos no potables de gran valor económico, ambiental y paisajístico.

- El 97% del agua en la Tierra se encuentra en los mares, fuente extraordinaria de vida. Por esta razón el gobierno socialista seguirá desarrollando el programa AGUA, con particular énfasis en las Comunidades mediterráneas y, en especial, los proyectos de desalinización, depuración y reutilización de aguas, de modo que para el 2012 España dispondrá de más de 1.000 hectómetros cúbicos de agua potable anual garantizada a partir de la desalación. Se seguirán impulsando las mejoras tecnológicas para reducir ulteriormente las necesidades energéticas de la desalinización, así como para incorporar energías renovables en su funcionamiento.

Seguridad ante riesgos naturales.

La gestión del riesgo es uno de los aspectos fundamentales que debe abordar un país en el proceso hacia la modernidad. Consecuentemente, la seguridad y el bienestar de los ciudadanos han de ser una prioridad en la política del agua.

Las sequías e inundaciones son dos de los fenómenos extremos relacionados con el agua que nos afectan directamente y que ven incrementada su intensidad y frecuencia por el cambio climático en el que estamos inmersos.

En la presente legislatura hemos abordado con éxito la gestión de la sequía con la puesta en marcha de los Planes Especiales de Sequía, los cuales nos han permitido superar sin restricciones una de las sequías más graves de la historia de España.

Uno de los objetivos fundamentales de la próxima legislatura en cuanto a gestión de riesgos naturales será prevenir y controlar los efectos de las inundaciones en ríos y zonas costeras. La primera medida será mejorar el control del uso del suelo en las zonas inundables, a partir de los informes de los organismos de cuenca sobre dichas áreas con el fin de evitar daños personales y económicos por imprevisión urbanística. Dichos informes tendrán carácter determinante.

Además se dotará a las CCAA y a los Ayuntamientos de los instrumentos técnicos adecuados para aplicar correctamente los planes urbanísticos poniendo a su disposición el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables, que estará completamente finalizado en 2012.

Acercar la gestión del agua a la ciudadanía: un nuevo marco territorial.

El agua es patrimonio de toda la ciudadanía, cuyo uso eficiente y racional ha de regular la Administración en todos sus niveles para lograr la cohesión social, el fomento de la solidaridad y el cuidado del medio ambiente. El PSOE se marca tres líneas de actuación para la próxima legislatura en este ámbito:

- Reforzar el papel coordinador del Gobierno de España en las políticas del agua.
- Impulsar nuevos mecanismos de participación de la ciudadanía.
- Promover un gran pacto por el agua, materializado a través de los Planes Hidrológicos de Cuenca.

Para ello abordaremos las siguientes iniciativas:

- Diseñar mecanismos de coordinación entre las diferentes Administraciones que intervienen en la gestión del agua para poder implementar los nuevos estatutos y dotar a la Conferencia Sectorial del agua de los medios y regulación necesarios para que se conviertan en los órganos de debate, coordinación y evaluación de las líneas generales de la política del agua.

- Completar, conforme al mandato constitucional, el proceso de transferencia de las competencias sobre cuencas internas a las CCAA.

- Convertir al Comité de Autoridades Competentes de cada Demarcación Hidrográfica en un órgano de coordinación interadministrativa y dar mayor participación a las CCAA en la gestión de las cuencas, articulando el principio de unidad de cuenca con el desarrollo de los nuevos estatutos autonómicos.

- Otorgar mayor protagonismo a las Administraciones Locales en la gestión del agua, pues dada la estrecha vinculación entre demanda hídrica y uso del suelo es preciso revisar y potenciar su representación en los Organismos de Cuenca.

- Crear dentro del Centro de Estudios del Agua un Observatorio Nacional del Ciclo Urbano Sostenible del Agua con el fin de centralizar la información (tarifas, indicadores…), orientar en la gestión, fomentar las buenas prácticas y encargarse de la formación.

- Para una gestión eficaz del agua es necesario implicar a la ciudadanía a través de cauces efectivos de participación e información. En los Organismos de Cuenca, configurados cono diferentes órganos de gestión y participación, debe ampliarse el concepto de usuario, incorporando a los representantes de intereses sociales y medioambientales (grupos ecologistas, universidades, asociaciones de consumidores y usuarios, empresarios, sindicatos, etc.).

- El agua necesita de un gran pacto político, territorial y social. Por esta razón los socialistas trabajaremos para convertir los nuevos Planes Hidrológicos de Cuenca en espacios para del diálogo, el consenso y el pacto. Los planes son un compromiso de futuro y en ellos se decidirá para qué utilizar el agua, atendiendo adecuadamente los requerimientos ambientales, y garantizando plenamente la disponibilidad del agua de calidad en todos los territorios, manteniendo la prioridad otorgada en esta legislatura a la cuenca del Segura.

Comentarios