El nuevo Plan Hidrológico de las Islas Baleares prevé inversiones por 2.049 millones de euros hasta el año 2027

0
123

Sa Calobra (Palma de Mallorca). Lumley en Flickr

El consejero de Medio Ambiente, Miquel Àngel Grimalt; el director general de Recursos Hídricos, Isidre Canyelles; y el jefe del Servicio de Estudios y Planificación de la misma dirección general, Alfredo Barón, han explicado hoy el borrador del nuevo Plan Hidrológico de las Islas Baleares.

El nuevo Plan Hidrológico será el principal instrumento de ordenación de los recursos hídricos de las Islas Baleares y, entre sus principales objetivos, está el de cumplir, de manera obligada el año 2015, la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea, norma básica que dirige la gestión de las aguas a todo el ámbito comunitario. La directiva fija para el año 2015 la buena gestión y la conservación y recuperación del buen estado ambiental de todas las aguas subterráneas, superficiales y costeras de la Unión Europea.

A pesar de este primer plazo de 2015, el nuevo Plan Hidrológico de las Islas Baleares prevé inversiones por un importe total de 2.049 millones de euros para los próximos 18 años, financiados por la Comunidad Autónoma y por el Estado, si bien también podría haber participación europea y local. De estos 2.049 millones de euros, 1.974 millones se destinarán a infraestructuras y 75 millones, a programas de actuación.

En líneas generales, los principales programas de actuación a desarrollar durante los próximos años son: medidas de fomento y concienciación del ahorro y la buena gestión del agua en usos domésticos, comerciales, industriales y agrarios; elaboración de normativas; eficiencia administrativa; implantación de sistemas de tarifas progresivas; controles de posibles contaminaciones, conservación y restauración de torrentes y zonas húmedas; y elaboración de un plan de emergencias para casos de sequías extremas o prolongadas y para prevención de posibles efectos del cambio climático.

En lo referente a las infraestructuras, las principales inversiones se destinarán a depuración de las aguas residuales y reutilización de las aguas depuradas. Esta actuación supondrá un importante ahorro en las captaciones y extracciones de los recursos de los acuíferos, y garantizará el buen estado medioambiental de los torrentes y de las aguas costeras. En depuración de aguas residuales y en reutilización de las aguas depuradas, el plan prevé inversiones hasta el año 2027 por valor de 1.137 millones de euros, es decir, un 55 por ciento del total. De estos 1.137 millones, 153 millones se destinan a la mejora y adecuación de alcantarillados para evitar filtraciones.

Continuando con las infraestructuras, también se tienen que destacar los proyectos de interconexiones en Mallorca e Ibiza, de tal manera que recursos hídricos ya existentes y disponibles puedan llegar en otros municipios. En el caso de Mallorca, se hará llegar en municipios del interior de la Isla una parte del agua que circulará al eje hídrico Palma-Alcúdia, que se alimentará principalmente de los acuíferos de su Marineta y s´Extremera, la fuente de su Costera y las desaladoras.

También es muy importante el presupuesto destinado a la recuperación ambiental de los torrentes y a la prevención y defensa de inundaciones en las cuencas hidrográficas, actuaciones en las cuales se invertirán cerca de 500 millones de euros. En este sentido, se actuará en casi 1.100 kilómetros de torrentes, de los cuales 770 corresponden a Mallorca, 180 en Menorca y 140 en Ibiza.

El Plan Hidrológico también prevé que en aquellos pueblos donde sólo hay un pozo de suministro se hagan más perforaciones con el fin de garantizar el abastecimiento en cantidad y calidad, y no quedar expuestos al riesgo de que un solo y único pozo pueda tener problemas de contaminación o filtraciones. En este sentido, la Consejería de Medio Ambiente fija la necesidad de abrir 130 nuevos pozos de suministro en el conjunto de las Islas Baleares.

Otra actuación importante prevista es la recarga de tres acuíferos de Mallorca: s´Extremera, con el agua de su Costera; Crestatx, en agua del torrente de Sant Miquel y de sus Fonts Ufanes; y el de Sencelles, en agua de diversas captaciones.

El Plan Hidrológico da también mucha importancia al problema de las pérdidas de las redes de agua potable y a las campañas de concienciación y ahorro. Para resolver las pérdidas y fomentar el ahorro, el Plan Hidrológico establece inversiones por valor de 145 millones de euros.

Con respecto a los usos de los recursos hídricos, las Islas Baleares consumen anualmente unos 280 hectómetros cúbicos anuales de agua (280 millones de metros cúbicos), de los cuales 132 corresponden al suministro en la población y 115, a los usos agrícolas y ganaderos. El resto se distribuye entre jardinería, industria, campos de golf (en este caso, prácticamente todo el riego se hace con agua depurada) y otros. Por islas, Mallorca consume 231 hectómetros anuales; Ibiza, 26; Menorca, 21; y Formentera, poco más de uno. Y por origen del agua, hay que destacar que 223 hectómetros cúbicos de los 280 de consumo proceden de los recursos subterráneos, es decir, de los acuíferos. Las Islas Baleares dependen de los acuíferos en un 80 por ciento, a diferencia de la Península, con una mayor dependencia de las aguas superficiales.

Por otra parte, la Consejería de Medio Ambiente balear abre ahora una fase o proceso de participación pública en la elaboración del Plan Hidrológico, con el fin del cual éste pueda ser aprobado por el Consejo de Ministros a final del año 2009. Las personas interesadas podrán tener acceso a la información del plan a través de la web dma.caib.es. La documentación será remitida además de 100 entidades de las Islas Baleares con el fin de facilitar la consulta y se promueve la participación activa a través de reuniones con agentes sociales para que éstos puedan hacer sus aportaciones.

Esta información se puede ampliar en dossier de prensa del Plan Hidrológico.

Comentarios