Jaime Palop presenta el borrador del Acuerdo Andaluz por el Agua a la Junta de Gobierno de Feragua

0
595
595

La Junta de Gobierno de la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) recibió ayer la visita del director de la Agencia Andaluza del Agua, Jaime Palop, quien expuso los objetivos y contenidos fundamentales del primer borrador del Acuerdo Andaluz por el Agua. Los representantes de la primera asociación de regantes de Andalucía se han comprometido a estudiar en detalle la propuesta y han valorado positivamente esta iniciativa de activar el diálogo con los agentes económicos y sociales a fin de llegar a un gran pacto sobre el agua en Andalucía, similar al que se firmara en julio de 2005 sobre el Guadalquivir, cuando Palop era presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. “Así como aquel pacto ha servido para propiciar importantes mejoras y avances, entre ellas el impulso a la modernización y la paralización de nuevas demandas de riego, esperamos también que este nuevo acuerdo siente las bases de una gestión más eficiente y racional de los recursos hídricos”, señaló el presidente de Feragua, José Fernández de Heredia, al término de la exposición de Palop a su Junta de Gobierno.

Feragua espera que este Acuerdo Andaluz por el Agua sirva para poner “un poco de orden y de lógica” en la Administración Andaluza del Agua y ve con esperanza e ilusión que al menos en el diagnóstico de la situación que realiza el Acuerdo haya bastantes coincidencias con los planteamientos que viene defendiendo el regadío. Así, los regantes están plenamente de acuerdo en que existen en la actualidad procedimientos administrativos heterogéneos y disfuncionales estructurales que deben corregirse de forma urgente en pro de una mayor eficacia, racionalidad y agilidad.

También valoran positivamente que el Acuerdo subraya expresamente que “el ámbito de la cuenca debe permanecer como ámbito físico imprescindible para la planificación y gestión hidráulica”. Lo que esperan, a partir de ahora, es que este diagnóstico se traduzca en una reforma completa del actual modelo de la Agencia Andaluza del Agua, que evite la bicefalia que hoy existe en las cuencas litorales, “donde el choque entre las estructuras provinciales y las de cuenca está produciendo parálisis de iniciativas, déficit de inversiones, caos e ineficacia administrativa, y una politización insoportable de la gestión hidráulica”, ha explicado José Fernández de Heredia.

Feragua confía igualmente en que este gran pacto de la administración andaluza con los agentes económicos y sociales implicados en la gestión hidráulica ponga de manifiesto la necesidad de realizar una transposición flexible de la Directiva Marco de Aguas, acorde con las peculiaridades climáticas y socioeconómicas de las cuencas mediterráneas. “Tenemos una Directiva Marco de Aguas muy loable en sus objetivos ambientales, pero quizás concebida desde enfoques centroeuropeístas, y la propia Directiva reconoce la necesidad de ajustar los planteamientos a las particularidades de cada territorio”, ha señalado Fernández de Heredia. Según Heredia, en Europa, los problemas del agua están ligados a la mala calidad del agua por la contaminación industrial y en Andalucía los problemas principales son debidos a la escasez del recurso que limita fuertemente el desarrollo de la región.

Para el presidente de los regantes andaluces “hay que aprovechar este Acuerdo para poner de manifiesto estas singularidades de nuestra región y la necesidad de una transposición adaptada y flexible de los postulados de esta Directiva, siendo la prioridad garantizar las satisfacción de todas las demandas existentes en una región seca como Andalucía, donde sequías e inundaciones se repiten cíclicamente”. Feragua estima que, en la resolución del déficit hídrico andaluz, se tienen que integrar obligatoriamente tanto las políticas de demanda (no incremento de regadío, modernización de regadíos, mejora de la eficiencia en el uso, formación en las nuevas técnicas de riego, buenas prácticas en el manejo de fitosanitarios, participación de los usuarios,…,etc.) como las políticas de ofertas (nuevos embalses y balsas de regulación en las cuencas internas, y sistemas de reutilización y desalación en el litoral).

Por último, los representantes del regadío andaluz han mostrado su oposición al canon de regulación para aguas subterráneas previsto en el primer borrador de este Acuerdo, por considerar que tiene un encaje difícil en la legislación española y porque además crearía una situación discriminatoria para los regantes andaluces, que perderían competitividad, pues no existe este impuesto en ninguna otra comunidad española. Desde Feragua, se piensa que incorporar un nuevo impuesto sobre el agua a la precaria situación que padece la agricultura de regadío crea dificultades para avanzar en las negociaciones con el regadío para adherirse al Acuerdo.

Comentarios