La CHD pondrá en marcha 14 depuradoras experimentales en la cuenca del Duero

0
252
252

Temas

La Confederación Hidrográfica del Duero instalará, de forma experimental, 14 depuradoras en otras tantas localidades de la cuenca de menos de 2.000 habitantes equivalentes. Se trata de depuradoras de bajo coste para evitar que, como ha ocurrido en otras ocasiones, las infraestructuras terminen abandonadas al no poder ser costeadas por los ciudadanos.

La principal diferencia entre una depuradora de bajo coste y una convencional es que el gasto energético es nulo o muy bajo y que el mantenimiento es sencillo, lo que, a priori, convierte este sistema de depuración en el más aconsejado para las localidades de menos de 2.000 habitantes equivalentes.

En total, la CHD va a invertir 2.700.000 euros en las depuradoras. Para 2009 ya está presupuesta el 50% de la inversión total, es decir, 1.350.000 euros mientras que el resto se invertirá en 2010. Cada una de las localidades, atendiendo a sus características, contará con sistemas de depuración diferentes para atender sus necesidades específicas.

En total se van a probar nueve sistemas de depuración para estudiar cual es el más adecuado para cada localidad atendiendo a una serie de parámetros como la superficie necesaria para su instalación, el rendimiento, su integración paisajística, la generación y la gestión de lodos o la climatología de la zona.

En función de cómo responda cada depuradora, y de los resultados obtenidos, se extraerán una serie de conclusiones de cara a, en un futuro, poder trasladar esta experiencia a otras poblaciones de la cuenca que no cuentan con sistemas adecuados de depuración.

Los tratamientos de depuración que se van a probar son:

  • Fosa séptica: Adecuado para poblaciones de hasta 500 habitantes equivalentes. Se trata de un tratamiento primario de aguas residuales mediante procesos físicos como la sedimentación y la flotación. Consta de dos compartimentos, en el primero se produce la sedimentación y en el segundo se separan los fangos.
  • Tanque Imhoff: Adecuado para poblaciones de hasta 500 habitantes equivalentes. Se trata de un tratamiento primario de aguas residuales mediante procesos físicos como la sedimentación y la flotación. Tiene un único depósito cilíndrico, los sólidos se sedimentan en la parte superior pasan al compartimento inferior para su digestión a temperatura ambiente.
  • Lechos de turba: Adecuado para poblaciones de entre 100 y 5.000 habitantes equivalentes. Se trata de un sistema de depuración formado por una serie de camas o lechos de turba que se asientan sobre una serie de capas de grava. La depuración del agua se consigue gracias a la acción de dos procesos combinados, la filtración de la materia en suspensión y la degradación de la materia orgánica y los nutrientes.
  • Humedales artificiales: Adecuado para poblaciones de hasta 2.000 habitantes equivalentes. Se trata de un sistema de depuración formado por lagunas poco profundas. La depuración, en este caso, se consigue por la acción de los microorganismos, de los macrófitos y del propio sustrato.
  • Filtro verde: Adecuado para poblaciones de entre 200 y 2.000 habitantes equivalentes. Consiste en el riego, con agua residual, de una superficie de terreno sobre la que se establece una especie vegetal de crecimiento rápido, normalmente chopo. Este sistema tiene un doble objetivo: la depuración del agua residual y el aprovechamiento del agua para riego. La depuración del agua se consigue gracias a varios sistemas como la filtración de los sólidos en suspensión o la degradación de la materia orgánica por los microorganismos y la absorción de nutrientes por la vegetación.
  • Filtro biológico: Adecuado para poblaciones de entre 200 y 1.000 habitantes equivalentes. El sistema de depuración consiste en un depósito relleno de material filtrante al cual se adhieren los microorganismos responsables de la depuración. Al circular el agua por el material de relleno se degrada la materia orgánica.
  • Biodiscos: Adecuado para poblaciones mayores de 1.000 habitantes equivalentes. Se trata de un tratamiento secundario biológico ya que la depuración de las aguas residuales se consigue gracias a unos microorganismos adheridos a la superficie de los discos.
  • Lagunaje: Adecuado para los núcleos mayores de 1.000 habitantes equivalentes. Este sistema se basa en la construcción de una serie de lagunas de forma artificial con el objetivo de imitar los procesos de depuración que de forma natural se producen en la naturaleza. En concreto, se construyen varias lagunas en serie o en paralelo, con diferentes profundidades, en las que queda almacenada en agua durante un periodo de tiempo determinado. Dependiendo de sus características cada laguna elimina del agua diferentes compuestos hasta conseguir su depuración.
  • Fangos activos: Adecuado para poblaciones de más de 1.000 habitantes equivalentes. El sistema de depuración se basa en un cultivo bacteriano en suspensión que se desarrolla en forma de lodos activados en el interior de un tanque agitado y aireado, al cual llega el agua residual. En el reactor se produce la degradación de los contaminantes del agua residual gracias a la acción de los microorganismos.

Los nueve sistemas de depuración están preparados para atender las necesidades específicas de las poblaciones de menos de 2.000 habitantes equivalentes. Se trata de poblaciones en las que la cantidad de aguas residuales a tratar en verano dobla y a veces triplica a la de invierno, en las que existe gran variabilidad horaria tanto en el caudal como en la carga, frente a caudales y cargas contaminantes mucho más estables de las poblaciones más grandes y en las que las redes de saneamiento unitarias provocan que sea más frecuente las infiltraciones de aguas no residuales.

Las posibles ubicaciones de las depuradoras que se están estudiando y que deberán obtener los correspondientes permisos municipales y autonómicos son las siguientes:

Comentarios