La Eurocámara aprueba nuevas normas sobre el uso y la comercialización de pesticidas

0
1.233
1233

El PE ha aprobado un paquete de normas sobre el uso y la comercialización de pesticidas que prohíbe el empleo de sustancias químicas muy tóxicas en la fabricación de estos productos y exige reemplazar dichas sustancias por otras menos dañinas para la salud. Además, se reducirá la cantidad de pesticidas utilizados, impidiendo la pulverización aérea y su uso cerca de parques, escuelas, hospitales, ríos y lagos.

La nueva legislación sobre pesticidas aumentará el número de productos disponibles en el mercado, mientras que prohibirá el uso de determinadas sustancias químicas peligrosas para la salud humana y el medio ambiente. Además, se introducirán medidas para asegurar una utilización segura de los pesticidas en la vida diaria.

El pleno del Parlamento Europeo ha respaldado el acuerdo en segunda lectura alcanzado con el Consejo en diciembre. Los diputados han dado su visto bueno por amplia mayoría al reglamento sobre la comercialización de los pesticidas y han aprobado, con 624 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones, la directiva sobre el uso de estos productos.

Los Estados miembros tendrán 2 años para transponer la directiva (a principios de 2011) y un año y medio para aplicar el reglamento.

Prohibición de productos tóxicos

El reglamento sobre la comercialización de pesticidas introduce una lista comunitaria de "sustancias activas" (componentes químicos de los pesticidas). Los Estados miembros concederán autorizaciones nacionales a los pesticidas cuyos componentes estén incluidos en esta lista. Estas normas serán independientes del reglamento REACH sobre productos químicos, por lo que los pesticidas no tendrán que pasar por un doble procedimiento de aprobación.

La nueva directiva prohibirá el uso, en la fabricación de los pesticidas, de una serie de sustancias químicas muy tóxicas, como las cancerígenas, mutagénicas o las que afectan a la reproducción. También se prohibirán numerosos disruptores endocrinos y sustancias químicas persistentes, bioacumulativas y tóxicas (PBT) (ver anexo II del reglamento). Por otra parte, se introducirán estándares más elevados de seguridad para las sustancias neurotóxicas e inmunotóxicas.

Las sustancias dañinas para las abejas de miel también serán prohibidas.

Si una sustancia que no cumple los criterios mencionados se considera necesaria para combatir un riesgo importante en la salud de una planta, podrá aprobarse su uso por un periodo máximo de cinco años.

Los pesticidas que contienen alguna de las sustancias peligrosas mencionadas tendrán que ser sustituidos por alternativas más seguras. Los diputados lograron su objetivo de recortar el plazo para la sustitución de cinco a tres años.

Por otra parte, los Estados miembros podrán conceder licencias para pesticidas a escala nacional o también reconociendo los productos aprobados por otros países. La UE estará dividida en tres áreas geográficas -norte, centro y sur- dentro de las cuales el reconocimiento mutuo será obligatorio. Este mecanismo facilitará a los productores la aprobación de sus pesticidas en otros países. Sin embargo, la Eurocámara ha presionado para introducir condiciones más estrictas en el uso de pesticidas aprobados en una determinada zona y que un país pueda prohibir a título individual un producto alegando circunstancias medioambientales o agrícolas específicas.

La aprobación de los productos será más rápida, de forma que los Estados miembros tendrán que decidir sobre el reconocimiento mutuo en 120 días. Hasta ahora no existía ningún plazo.

El acuerdo con el Consejo se basa en una evaluación científica realizada por la Agencia Química sueca, según la cual unas 22 sustancias peligrosas desaparecerán del mercado con los nuevos criterios de protección.

La nueva normativa reemplazará de forma gradual la legislación existente. Los pesticidas que, de acuerdo con las normas vigentes, se pueden comercializar estarán permitidos hasta que su autorización expire. De esta forma, se evitará una retirada de productos repentina del mercado.

La alemana Histrud BREYER (Verdes/ALE) es la eurodiputada que ha encabezado la delegación del Parlamento Europeo durante las negociaciones. En el debate celebrado ayer, Breyer aseguró que "este acuerdo es fundamental para la protección de la salud humana y el medio ambiente, pero también para la economía" y recordó que "hay una clara prohibición de las sustancias cancerígenas", al tiempo que se asegura la protección de las abejas. Concluyó que "estamos ante un acuerdo con el que todos salen ganando: tanto la salud pública como la industria, que lo tendrá más fácil para introducir nuevos productos en el mercado".

Reducción del uso de pesticidas

Según la nueva directiva sobre el uso de los pesticidas, los Estados miembros adoptarán Planes de Acción Nacionales con objetivos cuantitativos, medidas y plazos para reducir los riesgos que implica el empleo de estos productos en la salud humana y el medio ambiente, así como métodos alternativos de control de las plagas. Durante las negociaciones con el Consejo, los diputados decidieron retirar su solicitud de introducir un objetivo específico de reducción de un 50% para las sustancias químicas más peligrosas.

La pulverización aérea de los pesticidas estará prohibida, aunque se introducirá un número limitado de excepciones sujetas a la aprobación de las autoridades competentes. Las solicitudes para hacer uso de la pulverización aérea se remitirán a las autoridades. Estas excepciones no se aplicarán a los alrededores de las zonas residenciales, en las que la pulverización aérea estará siempre prohibida.

Los países de la UE tomarán las medidas necesarias para preservar el medio acuático y los suministros de agua potable del impacto de los pesticidas. Estas medidas incluyen el establecimiento de "zonas barrera" para proteger los organismos acuáticos, así como las aguas profundas y de superficie utilizadas para consumo humano (como los ríos y los lagos). En estas zonas no estará permitido usar ni almacenar pesticidas.

El compromiso también prohíbe el uso de estos productos en áreas frecuentadas por el público en general o por grupos sensibles de población, como parques, jardines públicos, zonas escolares y de juego, áreas deportivas y hospitales.

La ponente parlamentaria en este tema es la diputada alemana Christa KLASS (PPE-DE), quien considera que esta directiva "es un paso adelante hacia la protección de los consumidores y el medio ambiente de la UE". Klass señaló durante el debate de ayer que el objetivo de esta legislación es "utilizar menos pesticidas, en el momento preciso y con la dosis adecuada". Para lograrlo, el "control del riesgo" es la clave, proporcionando la información necesaria a los usuarios privados.

Diputados españoles en el debate

En el debate sobre los pesticidas celebrado ayer participó la diputada Pilar AYUSO (PPE-DE), quien declaró que hay evaluaciones sobre el impacto potencial de la nueva legislación que señalan que, "debido a la escasa disponibilidad futura de productos fitosanitarios, va a ser muy difícil el control de plagas y enfermedades que afectan al cultivo de gran cantidad de alimentos, concretamente, a todos los productos mediterráneos".

Ayuso reconoció el trabajo de las ponentes, pero alertó de que "la definición temporal de los disruptores endocrinos va a dar lugar a la desaparición de una gran cantidad de sustancias activas, especialmente insecticidas, de importancia clave para la agricultura".

Además, dejó claro que este reglamento conducirá a "una reducción de la producción de alimentos y una subida de los precios que nos llevará a la importación de esos mismos alimentos que no producimos, pero tratados con los productos que estamos prohibiendo".

Más información :

Comentarios