Un estudio relaciona la transferencia de metales pesados de las aguas a los peces en la Ría de Huelva

0
135
135

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz ha confirmado la presencia de niveles altos de zinc, cobre y plomo en las aguas y los sedimentos de la Ría de Huelva, y ha analizado como algunos de estos metales pesados se transfieren a los peces. El estudio revela que el zinc, el cadmio y el cobre se acumulan en los tejidos de los lenguados y las doradas.

“Hemos encontrado correlaciones positivas entre las concentraciones de algunos metales de las aguas de la ría de Huelva y las que aparecen en los tejidos de la dorada (Sparus aurata) y del lenguado (Solea senegalensis)”, explica a SINC Mª Dolores Galindo, profesora de Química Analítica de la Universidad de Cádiz y responsable de un estudio publicado recientemente en la revista Journal of Hazardous Materials.

Los investigadores se han centrado en el análisis de la “biodisponibilidad” de los metales pesados en aguas costeras y su impacto en especies de interés comercial, como las dos estudiadas. Los resultados muestran niveles elevados de zinc, cobre y plomo tanto en la aguas como en los sedimentos, aunque los más “disponibles” para los peces han sido el zinc, el cadmio y el cobre.

“Existen numerosos trabajos de laboratorio que estudian cómo afectan los contaminantes a los organismos acuáticos, pero nuestra investigación observa este fenómeno en el medio natural, en uno de los pocos estuarios que existen en España con elevada contaminación metálica”, comenta Galindo. La Ría de Huelva y los ríos Tinto y Odiel que desembocan en ella están afectados por los vertidos que reciben de las industrias del entorno y de la histórica actividad minera. La zona, en la que no está permitida la pesca, destaca a nivel mundial por sus altos niveles de contaminación con metales pesados.

Por esto motivo es un área idónea para que los científicos examinen los efectos de los contaminantes sobre el medio ambiente. Los investigadores, que trabajan en el desarrollo de criterios de calidad ambiental, han analizado los niveles de cobre, zinc, cadmio, plomo y arsénico en tres tipos de muestras: agua, sedimentos y tejidos de peces.

Mediante un índice estadístico (coeficiente de Pearson) los científicos han encontrado relación entre la presencia de zinc y cadmio en el agua y en los tejidos de los peces, sobre todo en la dorada, una especie asociada a la columna de agua. Para el lenguado, más propio de los fondos, esta correlación es menor, aunque también incluye al plomo. El zinc y el cadmio aparecieron en las branquias y en el músculo, pero sobre todo en el hígado, donde también se detectaron concentraciones altas de cobre.

Esta investigación forma parte del proyecto “Elaboración y validación de criterios de calidad ambiental en ecosistemas ecosteros sensibles”, financiado por el antiguo Ministerio de Educación y Ciencia, en el que también se analizan los niveles de contaminantes orgánicos de la Ría de Huelva, así como los daños “histopatológicos” producidos en los peces a consecuencia de la contaminación.

Desde 1997 la administración central y la Junta de Andalucía desarrollan políticas de reducción de la contaminación en esta ría. Algunas de las medidas adoptadas son la depuración de las aguas residuales, procesos de retención de metales, tratamiento de residuos y disminución de los vertidos.

Referencia bibliográfica:

Juan J. Vicente-Martorell, María D. Galindo-Riaño, Manuel García-Vargas, María D. Granado-Castro. “Bioavailability of heavy metals monitoring water, sediments and fish species from a polluted estuary”. Journal of Hazardous Materials 162 (2-3): 823–836, 2009.

Fuente: SINC

Comentarios