Finaliza el LIFE Anfibios en la Comunidad Valenciana con la recuperación de 96 puntos de agua y 23 reservas de fauna

0
65
65

Una de las principales amenazas sobre los anfibios y sus hábitats es el abandono de las actividades tradicionales que favorecían el mantenimiento de los puntos de agua en los que habitan. En recuperar esos puntos de agua se ha centrado, precisamente, el Proyecto LIFE Anfibios que ha desarrollado la Conselleria de Medio Ambiente en la Comunitat Valenciana y que ahora finaliza.

Según ha explicado la secretaria autonómica de Medio Ambiente, Mª Ángeles Ureña, “el fundamento de este proyecto, con un presupuesto de 1.047.000 euros y financiado al 50% por la Comisión Europea, se ha basado en la restauración de los estanques temporales mediterráneos, un tipo de hábitat considerado prioritario para la conservación de la naturaleza europea y cuya preservación es fundamental para el grupo de los anfibios, el más amenazado del planeta”.

En total, se han restaurado 96 puntos de agua en 40 municipios y 25 LIC de la Comunidad Valenciana con el fin de garantizar la conservación de 8 especies de anfibios así como el resto de fauna y flora asociados a sus hábitats.

Se ha creado un Manual de Restauración de puntos de agua que aporta directrices y mecanismos para que particulares, ayuntamientos, otras administraciones y entidades como empresas, asociaciones y fundaciones puedan asumir las tareas de conservación, gestión y mejora de las charcas.

Además se han desarrollado planes de manejo de anfibios amenazados y se han estudiado las comunidades animales y vegetales de las charcas, lo que nos ha permitido descubrir la única localidad ibérica de un invertebrado (Isaura mayeti) y hemos redescubierto un molusco que se creía extinguido (Musculium lacustre).

También se han creado 23 reservas de fauna específicas para anfibios, con ayudas económicas para los propietarios y se han desarrollado planes de acción para los anfibios y sus hábitats y se ha contado con la colaboración de la Universitat de València y la Universidad Politécnica en la realización de estudios limnológicos y de vegetación de las charcas, lo que ha permitido incrementar notablemente el conocimiento sobre la biodiversidad.

“Las actuaciones de restauración han resultado muy efectivas y han dado como resultado una casi inmediata colonización por parte de diversas especies de anfibios, en especial el gallipato, el sapillo moteado, el sapo partero y el sapo corredor”, ha asegurado Ureña.

En el marco de este proyecto LIFE se ha elaborado un inventario de los puntos de agua de interés para el sapillo pintojo en la Plana de Utiel-Requena, una comarca clave para la conservación de la especie, donde se han caracterizado 55 puntos potenciales para albergar poblaciones de esta especie de cara a su reintroducción.

Además, se ha redactado un Programa de Reintroducción del gallipato en el Parque Natural de la Sierra de Mariola, que se ha comenzado a ejecutar con la adecuación de puntos de agua, y se ha iniciado una experiencia piloto de mantenimiento y reproducción en cautividad de sapillo pintojo en las instalaciones de la Piscifactoría de El Palmar, con una primera fase de aclimatación de ejemplares.

En el proyecto se ha realizado un importante esfuerzo en la campaña educativa, con más de 200 actividades en 30 municipios (talleres, charlas, conferencias, programas de radio y televisión, excursiones guiadas, exposición itinerante y concurso de fotos.

Este LIFE ha sido diseminado en diversos foros y congresos de ámbito internacional. La Conselleria de Medio Ambiente organizó el 3rd European Pond Conservation Network Workshop, con la presencia de 130 asistentes de 25 países, que presentaron 120 comunicaciones

Comentarios