La nueva depuradora subterránea de Comillas supondrá una inversión de 14,8 millones de euros

0
569
569

La primera fase del proyecto de saneamiento y depuración de los municipios de Comillas y Ruiloba, correspondiente a la construcción de una nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), supondrá una inversión de 14,8 millones de euros. Según ha anunciado la Consejería de Medio Ambiente, a la conclusión de los trabajos, con un plazo de ejecución de 16 meses a partir de su adjudicación, Comillas contará con la primera EDAR subterránea de Cantabria.

El consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, ha destacado que, "después de un exhaustivo estudio de alternativas de emplazamiento y tipología", el carácter subterráneo de la nueva EDAR responde a la necesidad de adoptar una solución "en la que el impacto visual fuese mínimo, teniendo en cuenta la proximidad a entornos de altísimo valor ecológico y cultural como el Parque Natural de Oyambre o el conjunto arquitectónico de la Fundación Comillas".

Esta primera fase de las obras de saneamiento y depuración se complementará con una actuación adicional, gracias a una inversión de 4,7 millones de euros, que implicará la puesta en funcionamiento de diversos colectores, que eliminarán los vertidos residuales al mar con origen en el municipio comillano. Por tanto, las actuaciones previstas en Comillas y Ruiloba comportarán una inversión conjunta de 19,5 millones de euros.

EDAR subterránea

La EDAR licitada se ubicará en una parcela de 11.600 metros cuadrados, de los que unos 6.500 se corresponderán con zonas verdes y especies arbóreas adaptadas al entorno marino, y que estará situada entre el cementerio nuevo de Comillas y el área costera próxima a la carretera hacia Trasvía.

Además del tratamiento de las aguas residuales generadas en el núcleo urbano de Comillas, la instalación dará servicio a otras localidades comillanas como La Rabia, Trasvía y Ruabárcena, además de al municipio de Ruiloba y varios enclaves pertenecientes a Valdáliga y San Vicente de la Barquera.

El diseño de la nueva EDAR ha tenido en cuenta tanto las tendencias de evolución futura de los requerimientos de la zona, como los incrementos estacionales de población ligados a la actividad turística. Por ello, la planta estará en condiciones de atender las necesidades generadas por una población permanente y flotante de hasta 35.200 personas.

Tecnología punta

Martín ha resaltado, a su vez, que la EDAR de Comillas se desarrollará "sobre la base de una tecnología pionera en el norte de España" denominada biofiltración. Este proceso consiste en la depuración biológica de las aguas a través de un filtro de biolita, roca formada a partir de restos de organismos vegetales o animales, donde los microorganismos se desarrollan sobre un soporte granular homogéneo.

Durante la biofiltración, el agua residual pasa a través de los macroporos del material filtrante. De esta manera, se facilita la descomposición completa de los contaminantes, creando productos no peligrosos

Dado que la planta contará con la capacidad de reutilizar el agua depurada, el sistema se completará con un proceso de ultrafiltración que permitirá alcanzar los límites de calidad exigidos en la legislación vigente para el uso de riego. Durante este proceso, el agua residual pasará a través de una malla de membranas de fibra hueca, que retendrá mediante succión las partículas contaminantes, mientras que el agua ultrafiltrada pasará a gestionarse por medio de un depósito construido a tal fin.

Eliminación de vertidos

La puesta en funcionamiento de varios colectores, durante la segunda fase de los trabajos proyectados, erradicará los vertidos en la zona de costa concernida, ya que –en la actualidad– el saneamiento de Comillas vierte sus aguas residuales al mar. Con el fin de acabar con esta situación, se llevarán a la práctica las obras de la red de saneamiento del entorno de Comillas, conduciendo las aguas residuales, bien por gravedad o, cuando sea necesario, mediante impulsiones hasta la nueva EDAR.

Además, se prevé conectar la red de saneamiento existente en Ruiloba con la red comillana, de manera que se unifique su tratamiento y vertido. De igual forma se hará con las redes de saneamiento de algunos núcleos cercanos como Oyambre (San Vicente de la Barquera), Ceceño (Valdáliga) y La Rabia, Trasvía y Rubárcena (Comillas).

Se contempla también la mejora del saneamiento de Ruiseñada, dando servicio a aquellos barrios que o bien no disponen de él actualmente o bien vierten directamente al arroyo Rioensenada.
El proyecto incluye la reposición de terrenos, caminos y cerramientos, y las obras necesarias para realizar la acometida eléctrica a la futura EDAR.

Comentarios