Las Tablas de Daimiel se recuperan como humedal y cuentan ya con más de 1.200 hectáreas encharcadas

0
333
333

El secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu del MARM y la Consejera de Industria, Energía y Medio Ambiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, visitaron el pasado sábado el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, donde comprobaron la situación actual en la que se encuentra este humedal, que cuentan ya con más de 1.200 hectáreas encharcadas.

Como resultado de la acción conjunta de las labores de extinción y compactación de la turba, de las aportaciones desde el Acueducto Tajo-Segura y las últimas precipitaciones, la situación de las Tablas ha cambiado radicalmente, ya que al final del pasado otoño la superficie encharcada sólo alcanzaba las 20 hectáreas. El agua ha llegado en un momento especialmente favorable para el ecosistema del humedal, donde los efectos positivos para las aves son ya evidentes. Además, debido a las medidas que se han puesto en marcha, está previsto un incremento de las zonas encharcadas, por lo que la combustión de la turba está extinguida.

Ante la difícil situación en la que se encontraban las Tablas, marcada por una sequía continuada de cuatro años y agravada por la combustión de las turbas, el Consejo de Ministros adoptó medidas de emergencia para que el agua llegara al humedal. Así, el Gobierno autorizó la utilización parcial, temporal y excepcional de la Tubería de la Llanura Manchega para hacer llegar agua desde el ATS hasta la Cañada Lobosa, en el Parque Nacional. Esta medida, puesta en marcha el pasado 4 de enero, ha asegurado la llegada de un caudal ininterrumpido de unos 900 litros por segundo a las Tablas de Daimiel.

Asimismo, el Gobierno ordenó una batería de 14 sondeos nuevos, que, unidos a los pozos existentes en fincas adquiridas por el OAPN, aportarán próximamente unos 1.500 litros por segundo a las Tablas. Esta medida se mantendrá para la futura gestión hídrica del Parque Nacional.

La recuperación de las Tablas, junto a la previsión de continuidad de los aportes de un modo natural a través del río Gigüela (dada la situación de las Lagunas de Ruidera y la cota en la que se mantiene el embalse de Peñarroya), permiten interrumpir la aportación de caudales a través de la Tubería Manchega. En total, se han aportado más de 2,1 hectómetros cúbicos de agua procedentes de la tubería y de los pozos existentes.

Además, de estas medidas de emergencia el MARM viene desarrollando una política de adquisición de fincas rústicas situadas en las proximidades del Parque Nacional, cuyo objetivo es aliviar la presión sobre el sistema hídrico del Parque y ayudar a la recuperación de su ecosistema.

Desde el año 2004, el MARM a través del Organismo Autónomo de Parques Nacionales ha invertido 23,6 millones de euros en la compra de 87 fincas que representan una superficie global de 1.174 hectáreas y que conllevan unos derechos de agua de 3.785.075,63 metros cúbicos/año.

Fuente.- MARM

Comentarios