La Junta de Andalucía comienza la modernización de la presa de Guadalmellato con una inversión de 9,7 millones

0
138
138

La Consejería de Medio Ambiente ha iniciado con una inversión de 9,7 millones de euros las obras de modernización de la presa de Guadalmellato que servirán para mejorar el aliviadero y la torre de toma de esta infraestructura que abastece a la ciudad de Córdoba.

Según informó la Junta de Andalucía en un comunicado, esta actuación está incluida en el Plan de Mejora de Infraestructuras Hidráulicas que la administración autonómica aprobó el pasado verano. Se trata de una obra de gran envergadura ejecutada por la Agencia Andaluza del Agua que ha requerido bajar el nivel del pantano hasta el 60 por ciento ya que las actuaciones se centran en el aliviadero y la torre de toma y afectan a la coronación del mismo.

No obstante, el abastecimiento de agua a la capital cordobesa está garantizado para los próximos tres años y el pantano de San Rafael de Navallana, que suministra agua para riego, está al cien por cien de su capacidad.

La modernización de la presa de Guadamellato tiene un plazo de ejecución de 18 meses y las obras, que requieren unos 60 empleos, han sufrido un retraso debido a las intensas lluvias registradas desde diciembre, mes en el que estaba previsto que comenzaran tras su adjudicación en otoño. Se trata de una infraestructura que fue construida hace 80 años y que requería de una remodelación.

El objetivo es modificar la estructura del aliviadero para acomodar su capacidad a las exigencias de la reglamentación actual y poder reducir de esta forma el resguardo de avenidas y mejorar a su vez la regulación del embalse. Además, también se pretende aumentar la capacidad de la torre de la que depende el abastecimiento a Córdoba capital. A pesar de haber rebajado el nivel del pantano, cabe destacar la gran dificultad de trabajar con éste parcialmente lleno, manteniendo el servicio de abastecimiento en todo momento.

Actualmente, el aliviadero posee unas estructuras que se reformaron en 1956 y 1988 y su capacidad es inferior a la avenida máxima registrada y a la del periodo de retorno de los 1.000 años (1.540 metros cúbicos por segundo), lo que obliga a mantener un importante resguardo de laminación del 25 por ciento que impide el llenado total, además de poseer un único canal de descarga que necesita ser mejorado. Por otro lado, la torre de toma actual tiene cinco cotas de tomas que registra pérdidas de carga y limita la capacidad en cotas bajas.

Las obras contemplan la demolición de la estructura del aliviadero para rebajar dos metros la cota de salida y la reconstrucción de una estructura con otro tipo de compuertas y accionamiento que hará que la capacidad de desembalse se eleve hasta los 1.310 metros cúbicos segundo y permitir así reducir el resguardo al cinco por ciento y llegar al llenado total. Asimismo, se han diseñado cuatro canales de descarga independientes.

En cuanto a la nueva torre de toma, ésta será metálica, prefabricada en acero, con siete cotas de toma cerradas por compuertas manuales y estará instalada desde la coronación con apoyo de buzos. Además habrá una nueva salida general instalada en un túnel excavado a través del cuerpo de presa.

Como obras complementarias, también se acometerá la estabilización de la ladera de margen derecha, la mejora del camino de acceso desde Alcolea, el acceso de obra a pie de presa, acerado y vial de coronación y la sustitución de compuerta de desagüe de fondo.

Comentarios