El crecimiento de carrizo en los cauces provoca alteraciones ambientales en Murcia

0
152
152

En los últimos años, el incremento de la superficie de regadío que ha tenido lugar en todo el sureste ibérico ha producido un crecimiento masivo de las poblaciones de Phragmites australis, denominado comúnmente carrizo, sobre los sistemas acuáticos. La necesidad de estudios sobre retención de nitrógeno en los sistemas acuáticos está creciendo cada vez más desde que el agua se ha convertido en un bien altamente vulnerable.

En la Región de Murcia el carrizo acaba invadiendo por completo el lecho de pequeños cauces efímeros y temporales conocidos como ramblas. Esta situación lleva consigo la transformación física de estos cauces, modificando muchas características implicadas en los procesos bióticos y abióticos de retención de nitrógeno (N).

A pesar de que está científicamente demostrado que el carrizo es un filtro verde natural altamente efectivo en la asimilación de nutrientes (como el N) su asimilación es sólo una retirada temporal de N del ecosistema ya que lo libera posteriormente durante el periodo de senescencia o muerte. Sin embargo, se sabe que en los ecosistemas acuáticos, las comunidades microbiológicas de los sedimentos del lecho son capaces de procesar grandes cantidades de N, bien como nutriente o como sustrato de diversas reacciones químicas.

De hecho, uno de los principales procesos que se ha estudiado en los cauces es el proceso de desnitrificación. Las bacterias desnitrificantes pueden transformar el N en forma de nitrato en N gas el cual es eliminado del ecosistema acuático.

Ecológicamente, los incrementos de N en el agua se traducen en alteraciones ambientales como la eutrofización de los cuerpos hídricos y los efectos negativos que esto tiene sobre el ecosistema acuático. Socio-económicamente, la alteración de la calidad del agua por incremento de N supone la perdida de masas de agua potencialmente utilizables no solo por la agricultura sino también como consumo humano.

En este estudio se testa la hipótesis de que la ocupación de los cauces por Phragmites australis afecta negativamente a la retención neta de N del agua, como consecuencia de los cambios producidos en la estructura e hidrología de los cauces. Así se compara las tasas de retención, medidas en % de retención (%R), de nitrato (N-NO3-) y amonio (N-NH4+) en diferentes subtramos de una misma rambla: un subtramo no vegetado (238 m2) y dos subtramos vegetados con carrizo que diferían en superficie (480 m2 y 910 m2). Este estudio fue realizado en la rambla de Ajauque (Figura 1), localizada en el municipio de Fortuna y con una duración aproximada de un año.

Los resultados demostraron que las eficacias medias de retención (%R) para ambos solutos durante el estudio fueron superiores en el tramo sin carrizo que comparado con el tramo con carrizo de menor superficie (Figura 2). Sin embargo, cuando la retención de N fue comparada con el carrizal de mayor superficie, esta fue similar en el caso del nitrato y volvió a ser mayor en el caso del amonio.

Estos resultados, aunque preliminares, suponen los primeros datos que ponen de manifiesto que la ocupación de los cauces por el carrizo, fenómeno generalizado en muchas partes del mundo, no sólo puede suponer cambios en la estructura de la vegetación y la fauna de las ramblas sino que también afectar a su funcionamiento y muy especialmente a un proceso clave implicado en la calidad de las aguas como es la eliminación del nitrógeno. Además este trabajo resalta que efectivamente existen otros procesos implicados en la retención de N en los sistemas acuáticos (como la desnitrificación) que netamente son más eficaces que la asimilación biológica por parte del carrizo.

El artículo se ha publicado en la revista Limnética. Volumen: 28, Número: 2 páginas: 229-242.

Fuente: Universidad de Murcia

Comentarios