El agua templada puede provocar deformidades en los peces de criadero

0
127
127

Científicos financiados con fondos comunitarios han descubierto que las temperaturas superiores a 16°C pueden provocar deformidades en el esqueleto de los salmones jóvenes. Este descubrimiento forma parte del proyecto FINE FISH («Reducción de malformaciones en especies de piscifactoría»), financiado con 3,02 millones de euros mediante la prioridad «pequeña y mediana empresa» (PYME) del Sexto Programa Marco (6PM). Los resultados del estudio se han publicado en la revista BMC (BioMed Central) Physiology.

Las disfunciones espinales suelen producirse con relativa frecuencia en peces de criadero y suponen un peligro considerable tanto para la salud como para la productividad del sector de la acuicultura. Por desgracia no existe suficiente información sobre los mecanismos moleculares que subyacen a las deformidades óseas en peces y animales de granja, información que de obtenerse podría ayudar a remediar este problema.

Los científicos que han participado en el estudio, procedentes de Chile y Noruega, se propusieron mejorar la base de conocimientos relacionada con este aspecto y estudiaron el metabolismo óseo y la patogénesis de las fusiones vertebrales en el salmón del Atlántico (Salmo salar).

Los investigadores criaron 400 alevines de salmón a una temperatura de 10°C y otros 400 a 16°C. Los piscicultores utilizan con frecuencia aguas templadas para aumentar la tasa de crecimiento de los peces y los dos tanques de distintas temperaturas se observaron durante un tiempo limitado con el fin de documentar y asegurar que las diferencias que pudieran producirse fueran debidas a la temperatura del agua.

En efecto, el estudio demostró que la producción de hueso y cartílago resultó alterada en aguas de temperatura elevada y presentó una tasa de deformidades mayor en el grupo contenido en el tanque a 16°C. Este grupo de peces creció con mayor rapidez, pero más de la cuarta parte (28%) presentó indicios de deformidades esqueléticas, mientras que en el tanque a 10°C la cifra fue del 8%.

El coautor del estudio, el Dr. Harald Takle de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida y de AVS Chile, explicó que los resultados «apuntan claramente a que un crecimiento rápido inducido por la temperatura afecta gravemente a la transcripción genética de células óseas como osteoblastos y condrocitos, lo cual altera la estructura de los tejidos y su composición».

Los investigadores llevaron a cabo más estudios sobre el salmón con anomalías vertebrales y descubrieron que los procesos de deformación se caracterizan por cambios en la regulación molecular y celular similares a los que se producen en la degeneración de los discos intervertebrales de mamíferos.

Los descubrimientos se suman al corpus de trabajo más amplio producido por el proyecto FINE FISH, que generó conocimientos prácticos novedosos sobre la forma de reducir la incidencia de malformaciones en las principales especies utilizadas en la producción acuícola europea y su aplicación al sector, compuesto en su mayoría por PYME.

Once de los veinte socios dedicados al proyecto fueron PYME. El Sr. Courtney Hough, de la Federación Europea de Productores de Acuicultura (FEAP), socio coordinador de FINE FISH, explicó que la dirección de la investigación, la presentación de resultados y las pruebas de campo se realizaron a la medida de las contribuciones y el grado de implicación de las PYME. De hecho, FINE FISH surgió a partir de un seminario sobre criaderos en el que los propios representantes de PYME solicitaron la creación de un proyecto de este tipo.

«FEAP otorgó extrema importancia a la aplicación práctica de resultados en PYME del sector acuícola, cuyo interés primordial es obtener recomendaciones claras para la mejora del sector en Europa», indicó el Sr. Hough a Research Headlines.

De este modo se obtuvieron varias herramientas que se colgaron en la página del proyecto, como por ejemplo los manuales de diagnóstico FINE FISH para especies concretas (lubina y dorada, bacalao, trucha y salmón) y material usado en la serie de cursos de formación. El Sr. Hough indicó que el manual «Control de malformaciones en la acuicultura de peces: teoría y práctica» fue uno de los productos más destacados resultantes del proyecto.

Otro resultado de relevancia fue el establecimiento de nuevas asociaciones profesionales entre PYME y el sector científico, la mayoría de las cuales ha evolucionado y se ha dedicado a nuevos retos.

«Uno de los mensajes de mayor importancia que se desprenden de este proyecto es que la verdadera investigación colectiva precisa de la construcción de puentes sólidos entre la investigación y las PYME», añadió el Sr. Hough. «Esto implica una participación y dedicación activas en este tipo de proyectos y el conocimiento de sus límites.»

FEAP calcula que en la UE se crían en la actualidad unas 650.000 toneladas de pescado al año (en 1970 la producción ascendía a 60.000 toneladas). En Europa en su conjunto la producción total es de más de 1,6 millones de toneladas. Noruega es uno de los principales productores acuícolas de Europa, con más de 860.000 toneladas de salmón y trucha al año.

Los criaderos producen huevos fertilizados, larvas, alevines y juveniles y constituyen un material valioso con el que trabaja la mayoría de los acuicultores europeos.

Para más información, visite:

FINE FISH:
http://www.finefish.info/finefish/

BMC Physiology:
http://www.biomedcentral.com/bmcphysiol/

FEAP:
http://www.feap.info/feap/

Fuente.- CORDIS

Comentarios