Proyecto SAFEGUARD: mejorando la seguridad marítima europea

0
55
55

En adelante se espera que la navegación en alta mar sea más segura gracias a los resultados de un proyecto científico financiado con fondos comunitarios dedicado a mejorar radicalmente los procedimientos de seguridad y evacuación de buques de pasajeros y que podría erigirse en el patrón de referencia para la normativa marítima. El trabajo es fruto del proyecto SAFEGUARD («Datos y escenarios relativos a la evacuación de buques»), al que se adjudicaron algo más de 2 millones de euros por medio del tema «Tecnologías de la sociedad de la información» del Sexto Programa Marco (6PM).

El equipo científico, compuesto por personal académico, expertos en ingeniería y representantes de empresas navieras, organizó una investigación sin precedentes a bordo del crucero Jewel of the Seas, de Royal Caribbean International, en la que participaron más de 2.300 pasajeros y que consistió en un simulacro de reunión en puntos de encuentro estando en alta mar. La finalidad era analizar los procedimientos de evacuación de buques (concretamente el tiempo de reacción de los pasajeros ante una alarma) y mejorar las prácticas actuales de análisis de evacuaciones.

Empleando cerca de cien cámaras de vídeo, entre ellas cámaras de circuito cerrado de televisión, cámaras con objetivos de gran angular y cámaras digitales y analógicas, los investigadores midieron el tiempo de respuesta de todos los pasajeros una vez activado el aviso de evacuación. Durante el ejercicio, que duró media hora, los pasajeros llevaron etiquetas de seguimiento por infrarrojos con las que los investigadores podrán rastrear los movimientos precisos de cada persona y reconstruir su trayectoria por el buque hasta los distintos puntos de encuentro.

El coordinador del estudio, el profesor Ed Galea del Grupo de Ingeniería Antiincendios de la Universidad de Greenwich (Reino Unido), aseguró que el experimento realizado en el Jewel of the Seas fue todo un hito en la historia de la navegación marítima. «Este simulacro fue extraordinario en varios aspectos, ya que recabamos información en un crucero de grandes dimensiones durante un ejercicio efectuado casi sin previo aviso y encontrándonos en alta mar», explicó.

«Medimos los tiempos de respuesta reales ante la alarma de 2.300 pasajeros repartidos por 12 cubiertas», apuntó el profesor Galea. «Aunque habíamos avisado a los pasajeros el día anterior de que habría un simulacro, se puede decir que no estaban preparados. Cuando sonó la alarma estaban dispersos por el barco, en los camarotes, los bares, el gimnasio, las tiendas, los restaurantes, etc.»

El profesor Galea añadió que «todas éstas son diferencias considerables con respecto a los simulacros de evacuación comunes, que suelen anunciarse con gran difusión y antelación, realizarse con el buque atracado y con muchos de los pasajeros ya apostados en las inmediaciones de los puntos de encuentro esperando la señal».

Además destacó la gran envergadura del ejercicio, que se efectuó el pasado verano y llevó nueve meses de preparación. El profesor Galea indicó que harán falta al menos seis meses para analizar cada fotograma grabado y medir los tiempos transcurridos hasta que los pasajeros llegaron hasta los puntos de encuentro. Asimismo, los pasajeros participantes rellenaron in situ unos cuestionarios que ahora deberá evaluar el equipo científico.

La intensa preparación realizada mereció la pena, puesto que la práctica totalidad de los pasajeros cooperaron y llevaron las etiquetas durante el simulacro. «La organización de este ejercicio a bordo del Jewel of the Seas fue a la vez agotadora y emocionante. Sus resultados tendrán repercusiones profundas. Es improbable que se repita un estudio de estas características», aseguró el profesor Galea.

Éste aseguró que «la investigación realizada por el equipo de SAFEGUARD repercutirá en la normativa marítima del futuro y, al servir como referencia para el diseño de buques mejores y más seguros, contribuirá a salvar vidas».

Tracy Murrell, responsable de seguridad y cumplimiento de la normativa marítima de Royal Caribbean International, declaró que su compañía «está a la expectativa de las lecciones que podrá sacar de este proyecto».

Comentarios