Acuamed y el Centro Canario del Agua presentan la Guía para la remineralización de las aguas desaladas

0
600
600

Acuamed y la Fundación Centro Canario del Agua presentaron, en el marco del VIII Congreso que la Asociación Española de Desalación y Reutilización (AEDyR), que se celebra estos días en Barcelona, las principales conclusiones y datos incluidos en la Guía para la Remineralización de las Aguas Desaladas, editada por Acuamed en el marco del convenio de colaboración que mantienen ambas instituciones. Se trata de una iniciativa pionera en esta materia, ya que proporciona indicaciones y abundante material científico en torno a las características, calidad y adecuación del agua para el suministro de este tipo de recurso hídrico.

Miguel García, de Acuamed, y Manuel Hernández Suárez, de la Fundación Centro Canario del Agua y autor de la Guía, explicaron a los asistentes del Congreso, dentro de la jornada específica dedicada a la desalación, los puntos más relevantes de un manual que tiene como finalidad no sólo facilitar los conceptos necesarios para la evaluación de las aguas desaladas y remineralizadas, sino también indicaciones destinadas a determinar cuál son los parámetros óptimos para su remineralización.

En este sentido, explicó Miguel Garcia, Acuamed ya es un referente en la promoción de proyectos de desalación tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Con iniciativas como la de publicar esta Guía –a destacar que es su segunda edición y en bilingüe - “quiere ser también un modelo en la promoción de la mejora tecnológica del sector". Se enmarca, además, dentro de las prioridades de Acuamed de fomentar, difundir y colaborar en proyectos de I+D+i en el sector de la desalación.

“El sector de desalación en España cuenta con las más significativas empresas a nivel mundial, cuya gestión se encuentra arraigada en criterios de seguridad, medio ambiente y calidad”, señaló el representante de Acuamed. De hecho, las plantas desaladoras ya cuentan con un largo listado de avanzadas herramientas de control de procesos, que abarcan desde mecanismos para asegurar la calidad del agua pretratada, analizadores de redes que detectan deficiencias en la señal eléctrica, o controles en el medio marino para detener la emisión de salmuera si se superan ciertos límites fijados en la DIA.
Asimismo, se ha avanzado mucho en algunas áreas, como las de pretratamientos físicos y químicos del agua de mar, eficiencia de las membranas o en la reducción de consumos energéticos, mediante el desarrollo de los elementos de recuperación de energía en alta presión.
Sin embargo, hasta el momento no se habían establecido estándares suficientemente claros de calidad para el agua deslada, ni herramientas de control del producto acabado. Por ello, la Guía es una novedosa herramienta de consulta, dirigida tanto a técnicos y profesionales de la desalación como a usuarios de este tipo de recurso.
En ella, pueden encontrar desde los conceptos necesarios para la evaluación de estas aguas (pH, TDS, alcalinidad, dureza, LSI y otros índices), hasta los criterios para una correcta remineralización, con el fin de lograr un agua estable y respetuosa con los materiales por los que circula, ya sean plásticos, metálicos u hormigones. Asimismo, aclara ciertas interpretaciones analíticas, sobre todo en lo referente a un índice tan importante y ampliamente utilizado como es el índice de Langelier.
El VIII Congreso de Aedyr, reúne, durante los días 28, 29, 30 de septiembre y 1 de octubre, algunos de los más reconocidos expertos nacionales e internacionales en materia de desalación y reutilización de aguas. Está dirigido a los actores implicados en el sector del agua y sirve como foro de diálogo y comunicación entre los diversos colectivos que operan en este importante mercado. Fue inaugurado en su primer día, dedicado a la desalación, por Marta Moren, directora general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino; Imma Mayol, teniente alcalde del Ayuntamiento de Barcelona y responsable del área de Medio Ambiente; Manuel Hernández, director de la Agència Catalana de l’Aigua y Manuel Rubio, presidente de AEDyR.

Comentarios