NEPA, tecnología por satélite para detectar vertidos

0
369
369

La Comunidad de Madrid ha premiado un sistema de detección de fuentes contaminantes en las aguas, denominado NEPA, e ideado por el madrileño Rafael Olmedo, en la categoría de solución innovadora regional dentro de la competición europea “Galileo Masters 2010/ European Satellite Navigation Competition”. Además del premio, entregado en Múnich (Alemania), Olmedo también ha sido galardonado en la categoría de mejor proyecto relacionado con la navegación por satélite, que concede la Agencia Espacial Europea.

Tecnología por satélite para detectar vertidos

El sistema premiado por la Comunidad, que permite monitorizar la calidad del agua en recorridos lineales tales como arroyos o canales de riego, ha sido ideado por el ingeniero del INTA, el madrileño Rafael Olmedo, en colaboración con Luis Burillo, ecotoxicólogo forense del Instituto de Medicina Legal de Valencia. Este sistema se denomina NEPA, en alusión al escorpión de agua (Nepa cinerea, en latín), un organismo cuya presencia y población resulta un indicador natural de la calidad del agua.

Como la mayoría de los ríos y canales no son navegables, es difícil obtener información continua a lo largo de todo trazado. La tecnología actual sólo permite estudiar estos recorridos acuáticos a partir de la recogida y análisis de muestras en puntos determinados y con la necesaria presencia de un analista. Esto se traduce en procesos costosos en tiempo y esfuerzo, y que dificultan identificar con precisión dónde y cuándo se producen los cambios de calidad del agua, o la detección de posible vertidos.

A partir de la integración de los sistemas de navegación por satélite, tecnologías de comunicaciones inalámbricas, y sensores analíticos, NEPA establece una solución que permite, mediante el uso de dispositivos autónomos y de forma remota, detectar variaciones en los indicadores electro-químicos de calidad del agua de forma autónoma y a lo largo de tramos continuos de un canal. NEPA también permitirá a sus usuarios (autoridades, empresas de gestión de aguas, etc…) localizar las entradas de aguas residuales y vertidos y cuantificar su importancia relativa.

Rafael Olmedo, ingeniero técnico aeronáutico, Licenciado en Ciencias Físicas y especializado en sistemas de navegación aeroespaciales, trabaja actualmente en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. Es el tercer año que Olmedo gana el concurso Galileo Master en el apartado de proyectos regionales, el último fue con el denominado e-warning, un sistema de alerta para evitar accidentes en la carretera y el anterior un sistema de navegación volumétrica que mejora la eficiencia y seguridad de la navegación en espacios ocupados por móviles de gran tamaño.

Galileo Masters

Esta es la quinta edición consecutiva en la que la Comunidad de Madrid, a través del Instituto Madrileño de Desarrollo (IMADE) y con la colaboración del Cluster Aeroespacial de Madrid, participa, concediendo el premio a la categoría de mejor premio regional, en la competición internacional del Galileo Masters, que este año celebra su sexta edición, y que tiene entre sus propósitos el desarrollo de las denominadas regiones tecnológicas de referencia.

La competición internacional de navegación por satélite Galileo Masters nació con el propósito de promover la creación de nuevas aplicaciones innovadoras orientadas a mejorar la calidad de vida de las personas y empleando el sistema europeo de posicionamiento global por satélite Galileo.

En esta edición se han presentado 357 propuestas provenientes de 44 países participantes. El pasado mes de septiembre fueron valoradas en la Comunidad de Madrid, lugar del último ganador de la principal categoría de la competición europea, por un comité internacional de 30 expertos de la industria, que valoraron y reconocieron las soluciones innovadoras en los ámbitos de la salud y medicina, los aviones no tripulados, el transporte, el ahorro de energía, el rescate de personas y la seguridad, entre otros.

El Galileo Masters fue creado por la región en Baviera (Alemania) en 2004 y desde entonces, se entregan los premios en Munich, y se ha cuadruplicado el número de países participantes e ideas concursantes. El premio principal es de 20.000 euros y contempla la posibilidad de utilizar alguna de las infraestructuras de las empresas e instituciones organizadoras para desarrollar el proyecto. Además se entregan premios a los proyectos ganadores dentro de cada región y ocho premios a temas específicos.

Fuente.- Comunidad de Madrid

Comentarios