Firman el Convenio por el que se formaliza la encomienda para la gestión de la depuradora de Bens y su emisario submarino

0
48
48

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño – Sil, (CHMS) Francisco Fernández Liñares, el presidente de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, y el alcalde de A Coruña, Javier Losada, han firmado, esta mañana, el Convenio de Colaboración que formaliza la encomienda de gestión para la explotación, mantenimiento y conservación de la estación depuradora de aguas residuales de Bens y el emisario submarino.

A través del citado Convenio, la Confederación Hidrográfica del Miño – Sil encomienda la gestión de estas dos infraestructuras al Ayuntamiento de A Coruña por tiempo indefinido. Como titular de las instalaciones, durante un año desde la puesta en marcha, corresponde a este Organismo de cuenca prestar asesoramiento sobre las actuaciones precisas en esta etapa inicial.

Por su parte, el Ayuntamiento de A Coruña pondrá en funcionamiento la planta y el emisario submarino y realizará las obras de mantenimiento y conservación que sean necesarias, asumiendo los gastos que se deriven de ello, y costeará, también, los gastos de arranque y mantenimiento, entre otros, los derivados del consumo de energía.

La nueva estación depuradora de Bens y el emisario submarino prestarán servicio de depuración y saneamiento de las aguas residuales del propio Ayuntamiento de A Coruña, y las de los municipios limítrofes de Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros.

El Convenio establece una Comisión de Seguimiento que estará compuesta por un representante de la Delegación del Gobierno en Galicia, dos de la Confederación Hidrográfica del Miño – Sil, uno de la Augas de Galicia, y dos de la encomendada, que se reunirán cuantas veces sea necesario, a petición de cualquiera de las Administraciones.

Características de la EDAR de Bens y el emisario submarino

La construcción de la estación depuradora de aguas residuales de Bens ha supuesto una inversión de 110,5 millones de euros, siendo cofinanciada por el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, a través de la Confederación Hidrográfica del Miño –Sil, aportando el 85% mediante Fondos de Cohesión, y Augas de Galicia el 15% restante.

La nueva planta, que cuenta con las más avanzadas tecnologías de depuración y saneamiento, dará servicio a una población equivalente de 600.000 habitantes, llegando a depurar hasta 130.000 metros cúbicos de agua cada día, con un caudal máximo de 6,7 metros cúbicos por segundo, lo que supondrá la eliminación de hasta 40 toneladas diarias de contaminación.

El tratamiento completo de las aguas residuales constará de las siguientes etapas: bombeo de agua bruta, tamizado, desarenado, decantación lamelar primaria, tratamiento biológico mediante fangos activos, decantación secundaria y desinfección ultravioleta antes de su vertido al mar.

Además, se ha construido una línea de fangos en la que se aplicarán los siguientes procesos: tamizado de fangos primarios, espesamiento de fangos mixtos, digestión anaerobia, deshidratación de fangos y secado térmico de fangos, el cual garantiza el cumplimiento de las directivas europeas sobre lodos de depuradoras.

El emisario submarino completará el proceso de depuración iniciado en la depuración. El efluente procedente de la depuradora, depurado y tratado mediante rayos UV en el edificio de desinfección, se conduce a un depósito de 11,00 metros de diámetro y 18,00 metros de profundidad, denominado cámara de carga, encargado de la regulación del vertido a través del emisario que consiste en un tramo subterráneo en hinca con 560 metros de tubería de hormigón polímero y un tramo de tubería de 362 metros alojado en zanja, protegido respectivamente por 2.077 metros cúbicos de hormigón y 21.000 metros cúbicos de material pétreo, con 14 difusores equipados con válvulas, que diluyen el agua ya depurada para respetar las condiciones medioambientales y no influir en el medio marino de acuerdo con el estudio de corrientes, previamente realizado.

Las obras del emisario submarino, también cofinanciadas entre el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, a través de la Confederación Hidrográfica del Miño –Sil, mediante Fondos de Cohesión aportando el 85%, y Augas de Galicia el 15%, han supuesto una inversión de 18 millones de euros.

Fuente.- CHMS

Comentarios