El cambio climático amenaza el ecosistema del Mar Báltico, según un estudio de la UE

0
123
123

Investigadores financiados con fondos comunitarios han descubierto que la temperatura de la superficie del Mar Báltico era más cálida que ahora y que el agotamiento del oxígeno era mayor de lo que muestran las cifras actuales.

El proyecto INFLOW, uno de los dieciséis proyectos BONUS+ («Convocatoria multilateral para proyectos científicos del Programa Conjunto de Investigación del Mar Báltico»), está desarrollando un modelo de la variabilidad natural en ecosistemas marinos que ampliará los conocimientos que se poseen sobre la influencia a largo plazo de los cambios en el Mar Báltico. BONUS+ recibe fondos de programas nacionales de los países bálticos por valor de 22 millones de euros, de los cuales 7,27 millones de euros proceden de una subvención del mecanismo ERA-NET Plus perteneciente al Séptimo Programa Marco (7PM) de la Unión Europea.

La red BONUS comenzó como una ERA-NET y agrupa a organizaciones financiadoras de la zona del Mar Báltico, concretamente de Dinamarca, Estonia, Finlandia, Alemania, Letonia, Lituania, Polonia, Federación de Rusia y Suecia.

El cambio climático, el rápido crecimiento demográfico y el uso intensivo de zonas marinas y litorales amenazan los entornos marinos de todo el planeta. Investigadores del Servicio de Estudios Geológicos de Finlandia descubrieron que el Mar Báltico, y las plantas y animales que dependen de él, es uno de los entornos más amenazados.

«La magnitud del agotamiento de oxígeno ya constituía un problema importante en el Mar Báltico hace miles de años, a pesar de la interferencia mínima que ejercían las actividades humanas», indica Aarno Kotilainen, del Servicio de Estudios Geológicos de Finlandia y coordinador de INFLOW. «Posteriormente el clima se enfrió y descendió la velocidad a la que se agotaba el oxígeno. No obstante, el clima volvió a calentarse de nuevo en el siglo XX, agudizando el agotamiento del oxígeno.»

El profesor Kotilainen indica que: «Ciertas estimaciones sugieren que el cambio climático en la zona del Mar Báltico provoca que aumente la temperatura de la superficie marina, se aceleren los vientos y se acorte la temporada en la que el mar está cubierto de hielo. Cambios en la hidrografía y los procesos biogeoquímicos del Mar Báltico pueden influir en el ecosistema al completo.» Indica además que, debido a «las relaciones complejas de causa y efecto, es muy complicado evaluar la magnitud y las tendencias de estos impactos.»

No obstante, cabe reseñar que estas tendencias en su conjunto presentan un futuro desalentador, sobre todo si sigue aumentando la presión externa que ejerce el aumento de la actividad humana en el Mar Báltico.

Los socios de INFLOW utilizan un método basado en modelos para estudiar sedimentos del Mar Báltico y conocer mejor su pasado, hasta hace 6.000 años, y los efectos probables del cambio climático en el conjunto de la región del Atlántico Norte.

La nueva información obtenida aclarará aspectos como la temperatura superficial, la cubierta de hielo y la eutrofización en distintos puntos temporales. Los científicos utilizarán los datos para producir simulaciones mediante modelos que realicen proyecciones concretas del impacto del cambio climático natural y antropogénico en el ecosistema del Mar Báltico. Esta información, indicaron, será de vital importancia para redactar planes sobre el uso sostenible de las zonas marinas y para prepararse ante dicho impacto.

La comunidad científica es consciente desde hace años del cada vez peor estado de salud del Mar Báltico. Por ejemplo, el mar se cubre cada vez más en verano de florecimientos algales a consecuencia de la contaminación que generan los nitratos y fosfatos procedentes de la agricultura intensiva. Estas algas consumen oxígeno, en detrimento de peces y otras formas de vida. La sobrepesca es otra de las actividades que suponen un reto considerable para el ecosistema marino.

Estas amenazas y otras dificultades a las que se enfrenta la región están siendo abordadas por la Estrategia Regional del Mar Báltico de la UE, que pretende coordinar las acciones de la propia UE, los Estados miembros, las regiones y las organizaciones bálticas, las instituciones financiadoras y los organismos no gubernamentales para fomentar un desarrollo más equilibrado en la región báltica.

Fuente.- CORDIS

Comentarios