Mensaje de Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial del Agua

0
209
209

Como cada año desde que las Naciones Unidas proclamaran en 1992 el Día Mundial del Agua, la UNESCO renueva su llamamiento a hacer frente a los enormes desafíos que supone la gestión de los recursos hídricos para la comunidad mundial en su conjunto.

El tema de este Día, “Agua para las ciudades: respondiendo al desafío urbano”, es una manera de recordar a todas las personas que, por primera vez en la historia de la humanidad, la mayoría de la población vive en las ciudades. La superficie de las ciudades no deja de crecer, al igual que la de las barriadas de chabolas, que representan el 38% de dicho aumento. Actualmente, 1.000 millones de personas viven en ellas. Este crecimiento de la población urbana no va a la par del desarrollo de las infraestructuras de gestión, tratamiento y saneamiento del agua.

La brecha entre los “favorecidos” y los “desfavorecidos” es más profunda que nunca, en un momento en que el aprovechamiento compartido de los recursos y el acceso al agua potable no son sólo condiciones mínimas para la vida en comunidad, sino también para el respeto de la dignidad humana.

En la mayoría de los países en desarrollo, en los que tiene lugar la mayor parte del crecimiento urbano mundial, las aguas residuales no son tratadas adecuadamente y se vierten directamente en los acuíferos subterráneos, lo que empeora la contaminación de este frágil recurso. Las zonas urbanas, densamente pobladas, están muy expuestas a las enfermedades que se transmiten debido a la mala calidad del agua. Asimismo, son más vulnerables a las catástrofes naturales, debido a la falta de medidas de gestión de las crecidas ocasionadas por el calentamiento de la atmósfera.

La falta de acceso al agua y al saneamiento tienen graves consecuencias en el desarrollo económico y social de los habitantes pobres de las ciudades, que en algunos casos deben pagar hasta 50 veces más por un litro de agua que sus vecinos más ricos.

En el marco de sus actividades encaminadas a ayudar a los Estados Miembros a comprender mejor las dificultades relacionadas con el agua en las ciudades, y a hacerles frente, la UNESCO ha puesto en marcha un programa científico intergubernamental sobre las ciencias del agua, por conducto de su Programa Hidrológico Internacional. El Instituto UNESCO-IHE para la Educación relativa al Agua ha organizado una amplia serie de actividades, que tienen por objetivo promover soluciones sostenibles para la gestión del agua en las zonas urbanas.

La UNESCO defiende el principio de una “gestión integral del agua en las zonas urbanas”, que realmente tiene en cuenta los distintos usos y dimensiones del agua en las ciudades. Ciertamente, las dificultades que plantean el consumo doméstico, el consumo industrial, las  cuestiones de higiene, los riesgos de inundaciones, entre otros, se deben abordar en conjunto para poder responder de manera eficaz a cada una de ellas.

Es imposible lograr un desarrollo humano sostenible sin un agua de buena calidad, a la que todos tengan acceso. Esta verdad se impone a los habitantes de las ciudades y, a través de ellos, a toda la humanidad. En el mundo existen 276 cuencas fluviales y un número similar de acuíferos que pertenecen a varios países. Todos esos recursos compartidos constituyen encrucijadas naturales de  la civilización mundial. Si no logramos convertir el agua en un instrumento para la paz, en un futuro podría ser una importante causa de conflicto.

En momentos en que celebramos el Año Internacional de la Química (2011), la UNESCO se compromete a difundir a un público lo más amplio posible los medios que brinda la ciencia para convertir el derecho al agua y al saneamiento, que en 2010 fueron reconocidos por la Asamblea General y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en una realidad para todos. Reiterando nuestro compromiso en este día, invito a la comunidad internacional a que se una a nuestros esfuerzos.

Fuente.- UNESCO

Comentarios