La oxidación avanzada y sus aplicaciones para contaminantes en aguas

0
593

Sobre el blog

Ainia
Ainia Centro Tecnológico.
593

Temas

  • Laboratorio de ainia

Con la publicación de la Directiva 2013/39/UE por la que se modifica la DMA (Directiva Marco del Agua 2000/60/EC) y la EQSD (Environmental Quality Standards Directive) en cuanto a las sustancias prioritarias en el ámbito de la política de aguas, se amplía la lista hasta 45 sustancias prioritarias, de las cuales 21 son identificadas como peligrosas.

La tendencia en los últimos años ha sido el desarrollo de tecnologías emergentes basadas en membranas y oxidación avanzada

En este punto, es necesario trabajar en el desarrollo de tecnologías avanzadas que permitan tratar las aguas para reducir y eliminar (según el caso) nuevos contaminantes. Por ello, la tendencia en los últimos años ha sido el desarrollo de tecnologías emergentes basadas en membranas y oxidación avanzada, ¿conoces estas tecnologías?

Con esta nueva Directiva Europea nos encontramos en un punto en la que se requiere capacidad de monitorización y detección de tales sustancias y un salto tecnológico en el tratamiento de aguas. Ya no es suficiente tratar las aguas con las tecnologías convencionales, necesitamos dar un paso más y trabajar en el desarrollo de tecnologías emergentes como la oxidación avanzada.

Oxidación avanzada para reducir y eliminar nuevos contaminantes en aguas

Los procesos de oxidación avanzada (AOPs) implican la generación de radicales hidroxilo y otras especies fuertemente oxidantes que son capaces de degradar compuestos difícilmente biodegradables o refractarios como son los identificados en la lista de sustancias prioritarias. Los AOPs conllevan la combinación de diferentes procesos para la generación de radicales hidroxilo com la ozonización, procesos electroquímicos, procesos fenton, la cavitación hidrodinámica y acústica, irradiación ultravioleta homogénea, fotocatálisis heterogénea, etc.

La capacidad de los AOPs para la degradación de contaminantes es reconocida desde los años 70

La capacidad de los AOPs para la degradación de contaminantes es reconocida desde los años 70. Los AOPs han demostrado un gran potencial para el tratamiento de contaminantes en agua de suministro, agua residual y lodos. En los últimos años, tales procesos han recuperado protagonismo debido a la creciente preocupación por el impacto de nuevos contaminanes, además de las mejoras en los desarrollos tecnológicos de los fabricantes de equipos.

Entre sus principales ventajas destaca que son muy útiles para eliminar contaminantes refractarios que resisten otros métodos de tratamiento (pesticidas, fármacos, surfactantes, etc.), principalmente el biológico y que sirven para tratar contaminantes a muy baja concentración.

En resumen, los AOPs presentan un elevado potencial para el desarrollo de nuevas aplicaciones para la eliminación de contaminantes como los identificados como prioritarios en la nueva directiva 2013/39/UE.

Además de su aplicación para la reducción o eliminación de contaminantes persistentes, a través de los AOPs también se pueden desarrollar otras aplicaciones en agua:

  • Para aumentar la biodegradabilidad de las aguas para poder ser tratadas mediante procesos biológicos convencionales
  • Para mejorar la calidad de las aguas tratadas: post-tratamientos de los vertidos tratados para su reutilización.

Antecedentes de la directiva y situación del sector

La legislación europea proporciona medidas contra la contaminación de las aguas superficiales. En este sentido existen dos componentes: la selección y regulación de sustancias de amplia preocupación a escala europea (sustancias prioritarias) y la selección por los estados miembros de sustancias de interés local para su control a su nivel correspondiente (contaminantes específicos en cuencas).

 Los Estados Miembros son requeridos a emprender acciones para cumplir los estándares de calidad de la EQSD en 2015

El primer aspecto constituye la mayor parte de la estrategia de la Unión contra la contaminación química de las aguas superficiales. Lo cual se establece a través en el artículo 16 de la Directiva Marco del Agua 2000/60/EC (DMA) que exige el establecimiento de una lista de sustancias prioritarias que han de seleccionarse entre aquellas que representen un riesgo significativo para o a través del medio acuático a escala de UE. También exige la designación de una lista de sustancia prioritarias peligrosas y propuestas para el control con objeto de reducir las emisiones, vertido y pérdidas de todas estas sustancias y eliminar las emisiones, vertido y pérdidas de las sustancia prioritarias peligrosas.

La DMA exigió el establecimiento de una lista de Sustancias Prioritarias (Anexo X de la DMA). Con la Directiva 2008/105/EC (La “Environmental Quality Standards Directive – EQSD”) se estableció una lista de sustancias prioritarias (anexo I, en sustitución del Anexo X de la DMA). La lista identificaba 33 substancias o grupos de substancias que han mostrado ser de una preocupación mayor para las aguas europeas. En esta lista, 11 sustancias fueron identificadas como peligrosas y por tanto sujetas a cese o eliminación progresiva de sus emisiones, descargas y pérdidas en un plazo de tiempo que no supere los 20 años. Además también se establecieron los estándares de calidad (Anexo II). Los Estados Miembros son requeridos a emprender acciones para cumplir los estándares de calidad de la EQSD en 2015.  

Comentarios