Agua, empresas y derechos humanos. De la teoría a la práctica

2
208

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, desarrollo, sostenibilidad, RSE.
208

Hablar de agua, empresas y derechos humanos provoca no pocas discusiones, y acumula un amplio espectro de tensiones y conflictos internacionales, que han sido portada de medios de comunicación e incluso han sido narrados en diversos corto y largometrajes, como es el caso, por ejemplo, de la película de Iciar Bollain “También la lluvia”, sobre la “guerra del agua” que tuvo lugar en Bolivia a principios de la década de 2000. Muchos de estos conflictos llevaron aparejados vulneraciones del derecho humano al agua, y estuvieron en el origen, entre otras razones, de la salida de operadores privados internacionales de agua en América Latina, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo.

En la actualidad, las principales empresas del sector apoyan expresamente el Derecho Humano al Agua (DHA), por lo que el debate sobre el respeto de dicho derecho no se plantea tanto en el nivel teórico de los principios generales, sino en el nivel práctico de su interpretación y su aplicación.

La conceptualización de lo que significa el DHA está internacionalmente consensuada y asumida, al menos como “hipótesis” o marco teórico de trabajo. Por un lado, el DHA comparte con el resto de DD.HH. unos principios básicos, como son el de igualdad y no discriminación, participación y no exclusión, rendición de cuentas, o universalidad, indivisibilidad e interdependencia de todos los derechos.

Las principales empresas del sector apoyan expresamente el Derecho Humano al Agua

Como elementos diferenciales, la Observación General 15 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales relativo al derecho al agua también establece distintos factores constitutivos del DHA como la disponibilidad, calidad, accesibilidad física y económica, no discriminación y acceso a la información.

Dada la importancia y complejidad de la interpretación y aplicación del DHA a la actividad empresarial, ya la anterior Relatora Especial de NN.UU. para el derecho humano al agua y saneamiento, Catarina de Albuquerque, presentó al Consejo de Derechos Humanos en 2010 un informe dedicado a la Prestación de servicios no estatales de suministro de agua y saneamiento, en el que hacía referencia a las empresas que participan en la prestación de estos servicios, aunque no se abordaban las afectaciones del derecho por empresas que pueden competir o contaminar el recurso hídrico.

En junio de 2011 el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó los Principios Rectores sobre empresas y derechos humanos, propuestos por el Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los derechos humanos y las empresas transnacionales y otras empresas, John Ruggie. Estos Principios Rectores constituyen un marco orientador de los criterios que deben seguir las empresas y administraciones para proteger, respetar y remediar en lo relativo a la actuación empresarial y los derechos humanos, y son, obviamente, aplicables al sector del agua y saneamiento.

Como he comentado anteriormente, la dificultad se encuentra en la interpretación y aplicación de estos marcos de empresas y derechos humanos al ámbito del agua y saneamiento. A este respecto, poco a poco van surgiendo iniciativas y documentos que pretender dar algo de luz, como es el caso del informe del Institute for Human Rights and Business (2012), More than a resource: Water, Business and Human Rights, o el recientemente publicado (todavía en una versión borrador) Guidance for Companies on Respecting the Human Rights to Water and Sanitation, de la iniciativa CEO Water Mandate del Global Compact de Naciones Unidas.

Una vez clarificados los conceptos y obligaciones ligadas al derecho humano al agua y saneamiento, ahora lo que toca es compartir experiencias prácticas de empresas del sector o de aquéllas de otros ámbitos pero que pueden afectar a los recursos hídricos, con el fin de avanzar en el respeto del derecho humano al agua y saneamiento.

¿Alguien se anima?

Y lo siento, pero no valen unos párrafos en la memoria de sostenibilidad de turno.

Más información: Agua, empresas y derechos humanos. Reflexiones desde la óptica de los Principios Ruggie

Comentarios