Conflictos en la Agenda 2030: ¿Otra manera de hacer las cosas?

3
149

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, Agenda ODS, desarrollo, sostenibilidad, RSE.
149
  • Conflictos Agenda 2030: ¿Otra manera hacer cosas?

Resulta indudable la interrelación del agua y saneamiento con el resto de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y su importante papel en la consecución de los mismos. Sin agua no hay salud, ni ingresos, ni desarrollo inclusivo, ni muchos otros aspectos que influyen en una vida digna.

Pero en esta ocasión me gustaría poner el foco en los conflictos que pueden generarse sobre los recursos y ecosistemas relacionados con el agua, y sobre las propias metas del ODS6 de agua y saneamiento, para reforzar un mensaje alto y claro que está detrás de la lógica de los ODS: la interrelación de la Agenda 2030 hace imprescindible abordar cada meta teniendo en cuenta la interdependencia con el resto de ámbitos. Y esto no solo significa atender a las sinergias, sino también a los potenciales conflictos.

En el caso del agua y saneamiento los conflictos a tener en cuenta son numerosos; entre otros:

  • El acceso a determinados servicios básicos como la alimentación (ODS2) o la energía (ODS7) compite con el uso de recursos hídricos: el sector agroalimentario supone del orden del 70% de las extracciones mundiales de agua dulce y la producción energética global representa del orden del 15%
  • El crecimiento económico (ODS8) ocasiona impactos en la calidad y disponibilidad del agua y en los ecosistemas relacionados con el agua
  • El incremento de la producción agrícola (ODS2), la industrialización (ODS9) o la urbanización (ODS11) también afectan a la calidad y uso del agua y a los ecosistemas relacionados con el agua

En un reciente informe de ONU Agua sobre las interrelaciones del agua y saneamiento a través de la Agenda 2030 se relacionaban las sinergias y también los conflictos del ODS6 con el resto de Objetivos:

Sinergias y conflictos entre el ODS6 y el resto de metas relacionadas

Fuente: UN-Water, 2016

Pero el mensaje detrás de estos conflictos no es que la Agenda 2030 sea irrealizable, sino que la interrelación de los ODS para bien (sinergias) y para mal (conflictos) supone que alcanzar los objetivos es tan importante como la forma de alcanzarlos. De otra manera, podría suceder que algunos se consiguieran a costa de otros.

En el sector del agua encontramos un ejemplo bien claro. Si queremos evitar que la búsqueda de objetivos como el acceso a la energía, a la alimentación o el desarrollo económico afecten al ODS6 será necesario afrontarlos de manera integrada para evitar impactos negativos sobre la cantidad o calidad del agua o los ecosistemas relacionados con el agua.

Y esto significa, en la práctica, que es necesaria otra forma de hacer las cosas, una forma integrada de diseñar e implementar políticas y acciones que se dirijan al desarrollo sostenible. En el ámbito del agua tenemos un ejemplo con el enfoque de Gestión Integrada de Recursos Hídricos.

Y en este punto hay que reconocer que la forma actual de abordar las políticas globales de desarrollo sostenible no parecen las adecuadas para alcanzar los ODS. En un informe del Overseas Development Institute del año pasado se señalaba que existen algunas metas de los ODS que con la senda actual de políticas nacionales y globales se alcanzarán probablemente en 2030, pero otras requerirán de una verdadera revolución para ser alcanzadas, e incluso para lograr otras debería hacerse lo contrario de lo que se ha hecho hasta ahora.

En definitiva, una llamada a hacer muchas cosas de otra forma, y, por qué no, a una “Gestión Integrada de Políticas” nacionales y globales.

Comentarios