No recomiendo leer este post (Profundizando en la corrupción en el sector del agua)

1
1.117

Sobre el blog

Alberto Guijarro Lomeña
Ingeniero Industrial y Posgrado en Cooperación Internacional. Agua, saneamiento, desarrollo, sostenibilidad, RSE.
1117
  • No recomiendo leer este post (Profundizando corrupción sector agua)

Cuando investigaba hace unas semanas sobre las cuestiones que dificultan el avance en el acceso universal al agua y al saneamiento de forma equitativa y sostenible, sin duda la corrupción fue uno de los aspectos que más me llamaron la atención (hubo otros) por ser el que menos conocía.

Por eso me pareció pertinente poner sobre la mesa el tema, y en el post anterior planteaba de forma sencilla qué, por qué, cómo y dónde se produce corrupción en el sector del agua.

Pero dado que yo no soy experto en el tema, creí conveniente hablar con especialistas, para lo cual me puse en contacto con Alejandro Jiménez y Pilar Avello, del Departamento de Gobernanza del Agua del Stockholm International Water Institute (SIWI), una organización de reconocido prestigio internacional en el sector, que, entre otras muchas cosas, organizan la World Water Week cada año. Y precisamente en el ámbito de la integridad y la gobernanza del agua tienen una amplia experiencia.

Les he planteado 8 preguntas para profundizar más en aspectos clave en integridad y lucha contra la corrupción en el sector del agua. Hoy comienzo con las 4 primeras.

Y sinceramente, no recomiendo leer este post (sólo), sino compartirlo con colegas del trabajo y del sector, y dedicar un rato a discutir sobre las cuestiones planteadas y cómo desde nuestra organización y sector podemos tomar medidas concretas para mejorar la transparencia, la rendición de cuentas y otros aspectos relacionados con la lucha contra la corrupción.

  1. ¿Qué es la integridad en el sector del agua?

En el Centro de Gobernanza del Agua definimos Integridad del Agua como la adhesión por parte de los actores involucrados en el manejo y gestión del recurso hídrico, a los principios de transparencia, la participación activa y la rendición de cuentas, con base en los valores de honestidad, equidad y profesionalismo.

Entendemos la Integridad como un medio para conseguir un mundo en el cual el recurso hídrico es manejado de manera más sabia y sostenible.

Gracias a la integridad, las diferentes partes interesadas (administraciones públicas, políticos, proveedores de servicio, sociedad civil, academia, medios de comunicación, etc.) pueden participar de una manera informada en el proceso de toma de decisión, y pedir cuentas de las acciones llevadas a cabo y recursos utilizados para conseguir lo planeado; con esto conseguimos un mayor escrutinio sobre las decisiones tomadas y sobre quienes las tomaron evitando por tanto que las decisiones relativas al manejo del agua respondan a los intereses de unos pocos, y no al interés común de la ciudadanía.

  1. ¿Por qué es importante abordar la integridad para el logro de las metas de agua y saneamiento de los ODS?

Los ODS abordan dos ambiciones principales: la universalidad, que todo el mundo tenga acceso, y la sostenibilidad, que los servicios permanezcan en el tiempo. Por otro lado, sabemos que actualmente son las poblaciones más desfavorecidas las que no tienen acceso a agua y saneamiento- el 80% en áreas rurales-, y también sabemos que los servicios están cayendo en desuso en pocos años, debido a dos factores principales: por un lado, una mala ejecución de infraestructura (o una solución inadecuada al problema), y la falta de puesta en marcha de los sistemas para la gestión y el mantenimiento de esos servicios.

La integridad juega un papel importante ya que establece las reglas de juego sobre cómo tomar las decisiones en cuanto a las soluciones posibles; por decirlo de otra manera, los que defendemos la integridad pensamos que el cómo se lleva a cabo el proceso de toma de decisiones tiene una gran importancia en el éxito o fracaso de la misma. Es necesario dar más importancia a este proceso, invertir más en el “software” y no tanto el “hardware” para conseguir sistemas que sean sostenibles en el tiempo. Puesto que el agua y saneamiento son servicios, que se prestan cada día, y que evolucionan con el tiempo, es muy importante pensar más allá de la infraestructura, como servicio. Y para ello, los aspectos de transparencia, rendición de cuentas y participación son esenciales. Estos aspectos permiten también ser inclusivos en los procesos.

  1. ¿Cuáles son las razones y formas principales por las que se produce la corrupción en el sector?

Tendemos a pensar que la corrupción ocurre porque nuestros políticos y clase dirigente son personas malvadas, y sin escrúpulos; más allá de los casos y percepciones individuales, en SIWI opinamos que la corrupción ocurre en gran parte cuando hay oportunidades para ser corrupto sin correr ningún riesgo. Es decir, cuando el sistema está establecido de tal manera que aquellos que están en una posición de poder pueden abusar de éste según sus intereses propios sin enfrentar ninguna consecuencia.

Si no se informa a la sociedad de qué se está haciendo con los recursos, no se tienen canales de participación adecuados y cuando se exige cuentas, no hay ningún tipo de consecuencias, entonces ¿por qué debería uno hacer las cosas bien?. Principalmente por miedo a la sanción de tipo económica o social que le imponga la justicia o la sociedad, los votantes en el caso de los políticos, los consumidores en el caso de una empresa, etc.

Por tanto, no es solo un problema coercitivo, sino también de los valores de la sociedad. Por muchas leyes nuevas que se aprueben, mayores controles que se impongan, o incluso incentivos que se ofrezcan (en el caso de ventajas fiscales, o recompensas para denunciantes) nunca se podrá ofrecer más que lo que la futura ganancia por ser corrupto te ofrece a corto plazo, ni controlar complemente al 100%, ya que “Hecha la ley, hecha la trampa” como se suele decir, y en estos casos, lamentablemente, los corruptos suelen ser más eficaces en burlar el sistema, que el sistema en controlarlos; por eso además de controles efectivos, es preciso trabajar en los valores comunes que como individuos compartimos al formar parte de una determinada sociedad; es decir, de nuevo volvemos a “las reglas de juego”; por eso cuando hablamos de integridad, no sólo nos referimos a un quehacer transparente, participativo y que rinde cuentas, sino que además, se rige por la honestidad, la búsqueda de la equidad y el más alto profesionalismo.

  1. ¿Cuáles son las principales consecuencias (costos, impactos) de la corrupción en el sector del agua?

El sector del agua se caracteriza por grandes inversiones en obras de infraestructura por parte del Estado, por lo que por un lado hay mucho dinero en juego que depende de que se ganen o no las distintas concesiones para la construcción. Pero por otro lado, el agua es un bien insustituible para la vida que ha vertebrado las sociedades humanas desde su inicio. Y este hecho no deja de ser muy diferente hoy en día, las personas siguen necesitando agua para beber, para el cultivo de alimentos y para la producción de bienes. Es decir, existen muchos intereses, y solo un recurso, por lo que los distintos grupos que compiten por el uso y distribución del agua intentan influir en el proceso de decisión de un modo legal a través de los procesos formales, o en ocasiones de un modo ilegal, por medio de dádivas, sobornos, etc.

Los costos de la corrupción pueden ser económicos, al malgastar los recursos financieros existentes; políticos, como la pérdida de la confianza pública en las instituciones; medioambientales, al dañar los ecosistemas y los recursos naturales, o pueden ser sociales y de derechos humanos, por ejemplo, un vertido ilegal de una empresa que ha sobornado a los agentes encargados de denunciarlo contamina una fuente de agua de la cual vive una comunidad.

Estos costos tienen consecuencias en la eficiencia económica del sector del agua; se estima que entre el 20 al 40% de las finanzas del sector se pierden por la corrupción; en algunos países, el costo de la conexión puede encarecerse hasta un 30% más, teniendo esto serias implicaciones en la salud de las personas que pueden decidir beber agua no potable al no poder permitirse pagar el costo. O consecuencias de sostenibilidad ambiental, al conceder permisos de explotación que están basados en intereses económicos de un grupo o individuos, y no del conjunto de la sociedad.

*****

Animaos a compartid vuestras reflexiones y discusiones.

Dentro de un par de semanas compartiré otras 4 preguntas.

Comentarios