Las compañías mineras, amenazadas por la escasez de agua

0
548

Sobre el blog

Alejandro Maceira
Fundador y Director de iAgua.
548
  • compañías mineras, amenazadas escasez agua
    Mina de Cobre en Chile (Wikipedia)

Los factores ambientales en general, y la escasez de agua en particular, podrían afectar de forma negativa los ratings crediticios de las compañías mineras globales si éstas no son capaces de gestionar proactivamente los riesgos operacionales y políticos ligados a sus negocios.

Ésta es la principal conclusión de un nuevo informe de la agencia de calificación de riesgos Moody´s, titulado "Global Mining Industry: Water Scarcity to Raise Capex and Operating Costs, Heighten Operational Risks" y que se puede comprar en la web de la calificadora a un precio de 550 USD.

Los proyectos mineros están compitiendo con las comunidades locales en el acceso a unos recursos hídricos limitados.

El informe destaca que los proyectos mineros están compitiendo con las comunidades locales en el acceso a unos recursos hídricos limitados. La obligación de cumplir con las regulaciones medioambientales se suma a los costes de capital para el desarrollo de las nuevas minas.

Por otro lado, el previsible endurecimiento de los requisitos para obtener permisos medioambientales podría alargar los plazos de los proyectos y exigir a las empresas la búsqueda de sistemas de obtención de agua más complejos. Esta situación podría incrementar los costes operativos de las empresas, debido al aumento de los costes de explotación y los costes energéticos. En cuanto al riesgo político, Moody´s considera que es probable que crezca a medida que la competencia por el recurso entre las mineras y las poblaciones locales se intensifique.

En palabras de Andrew Metcalf, analista de Moody´s y autor del informe: “La escasez de agua está cambiando el panorama de la minería a medida que la legislación medioambiental se vuelve más exigente. El riesgo de operar en algunos países se incrementa para las compañías mineras ante la posibilidad de que el suministro de agua pueda ser restringido si las necesidades de las comunidades locales aumentan”. Metcalf subraya que “si, como resultado de estas amenazas, los proyectos tardan más en completarse y se vuelven más costosos y arriesgados, los ratings de las compañías mineras sufrirán presiones bajistas”.

En general, las empresas mineras más pequeñas y menos diversificadas – particularmente aquellas con operaciones en una sola mina – que operan en regiones con escasez de agua como Sudamérica, parecen las más vulnerables, al tener recursos técnicos y financieros limitados para gestionar estas situaciones.

Las compañías más grandes y diversificadas, como Rio Tinto, Anglo American o BHP Billiton Limited, también se verán afectadas de forma adversa dadas sus huellas ecológicas globales y su voluntad de operar en las regiones más remotas y áridas. De todos modos, estas compañías disponen de la experiencia y solidez financiera necesarias para desarrollar complejos sistemas de abastecimiento de agua para proyectos a gran escala. Moody´s considera problable que emerjan como “socios de elección” de países con escasez de agua que buscan beneficiarse de sus recursos naturales.

Boom de las inversiones en agua de las compañías mineras

La consultora británica Global Water Intelligence ya advertía en un informe del año 2011: Water for Mining - opportunities in scarcity and environmental regulation, que la inversión en infraestructura hídrica de las mineras de todo el mundo podría alcanzar los 13.600 millones de dólares en 2014, un incremento de más del 300% respecto al año 2009.

Las principales razones de este boom, según el informe de GWI, serían las siguientes:

1) Las nuevas minas se desarrollan cada vez con más frecuencia en lugares (como Australia y Chile), donde los recursos naturales de agua dulce son limitados. Ésto puede suponer una importante inversión en tuberías, pozos y plantas de desalinización para llevar agua a su ubicación. 

2) Las compañías mineras están tratando de forma más exigente las aguas residuales. Los motivos son diversos: cumplir con las nuevas regulaciones, la necesidad de reutilizar el agua, y porque quieren implementar las mejores prácticas mundiales en la administración del agua. 

3) La creciente explotación de minerales de baja ley implica que se debe utilizar más agua para obtener cada tonelada de producto refinado. 

4) Las compañías mineras se enfrentan ahora a la responsabilidad de limpiar el drenaje ácido de las minas después de una éstas se hayan cerrado.

La solución de la desalinización

La web BNAmericas se hace también eco del informe y recoge las impresiones de Moody´s sobre la viabilidad de la desalinización como solución al incremento de los riesgos de abastecimiento de agua para las grandes companías mineras.

Los analistas se muestran escépticos: "No solo el proceso mismo de desalinización tiene un uso intensivo de energía que a menudo requiere una fuente dedicada y construida para estos fines, sino que también el agua tratada debe transportarse a la mina por distancias que habitualmente son significativas. En consecuencia, el agua desalinizada puede costar hasta 10 veces más que utilizar agua dulce obtenida a nivel local".

 

Comentarios