Agua que purifica

0
140
  • El bautismo de Cristo (El Greco, Museo del Prado)
    El bautismo de Cristo (El Greco, Museo del Prado)

Sobre el blog

Andrés Martínez
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment
140

El agua constituye uno de los elementos más importantes en la vida del ser humano, no sólo para su supervivencia sino que se la ha asociado en diversas manifestaciones culturales, artísticas, religiosas e iniciáticas. De esta manera no es de extrañar que muchas religiones alrededor del mundo narren en sus textos sagrados interesantes episodios relacionados con el agua, e incluso que se la asocie simbólicamente con aspectos purificadores y de limpieza del espíritu, trascendiendo tanto en el nacimiento, así como en la muerte del individuo.

Uno de los hechos más importantes para el cristianismo se produce con el bautismo o iniciación de Jesús por parte de Juan el Bautista en las aguas del Jordán

Como no puede ser de otra manera, dada la influencia occidental en la que nos encontramos, debo referirme a los hechos narrados tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento en relación al agua. Dice el Génesis (Cap. 1, 6-9) que durante los siete días que duró la creación, Dios separó el firmamento de las aguas, es así como según este relato nace el mundo. Posterior a ello, durante la descripción del diluvio universal, será el agua el elemento principal de tipo devastador, pero posteriormente regenerador que permite el resurgimiento de la sociedad.

Así podríamos seguir encontrando referencias, sin embargo, uno de los hechos más importantes para el cristianismo se produce con el bautismo o iniciación de Jesús por parte de Juan el Bautista en las aguas del Jordán. Símbolo que se ha convertido hasta nuestros días en el primer sacramento que recibe un individuo para aceptar profesar la fe cristiana y que representa el arrepentimiento y la remisión de los pecados (Marcos, Cap.1, 4).

De igual modo, religiones con millones de seguidores como la Budista o la Hindú tienen también al agua como elemento principal en sus ceremonias, en el primer caso sobre todo a la muerte del individuo, mientras que para los hindúes el agua es fundamental en su vida diaria, e incluso algunos de sus ríos son sagrados como el Ganges, pues se asocia con la diosa purificadora, pero que en la actualidad dadas las descargas de aguas residuales así como por las altas concentraciones de materia orgánica debido a los rituales fúnebres que ahí se practican, son aguas altamente contaminadas. Así también el Islam, en su libro sagrado, el Corán, contiene disposiciones relativas a los rituales funerarios, entre los que se encuentra el lavado del cuerpo.

En el caso de los pueblos indígenas sudamericanos, el agua ha sido considerada de manera ancestral, siendo elemento purificador, véase así el caso de las limpias con agua fría y ortiga, así como la tradicional celebración del “pichcay” o “cinco”, que consiste en el lavado de la ropa del difunto junto al río, como ritual de purificación de las posesiones para posteriormente ser repartidas entre los deudos.  

Del mismo modo las sociedades secretas, como la francmasonería al tratarse de una institución eminentemente iniciática dentro de sus ceremonias de iniciación utiliza los denominados “viajes”, experiencias por cuatro elementos: tierra, aire, fuego y obviamente el agua, en referencia a los antiguos rituales de purificación, pues su propósito es limpiar al hombre de sus errores y permitir el ingreso de uno nuevo, libre de imperfecciones para su trabajo al interior de la Orden.

Para concluir, debo confesar que soy una persona un tanto despistada y me distraigo fácilmente en un evento o celebración, sin embargo, ahora he tenido que hacer la excepción y mantenerme atento ya que quien se bautizaba era de la familia, de tal suerte que escuché y me fijé en cada uno de los detalles y simbología que rodean este sacramento, lo cual me llevó a escribir el presente artículo.

Nota del Autor.- En otro orden de cosas no podemos olvidar otra típica ceremonia pagana relacionada con el agua, se trata del tradicional baño en el mar mediterráneo mientras las hogueras arden en la orilla de la playa durante la noche de San Juan (la más larga del año), en la cual supuestamente el sol detiene su paso al tratarse del solsticio de verano y que era regido en la antigüedad por el dios Janus (simbolizado con dos caras), pues representaba el final, así como el inicio de un ciclo. 

Comentarios

La redacción recomienda