¿Cuánta agua consumes al día?

0
483
  • ¿Cuánta agua consumes al día?

Sobre el blog

BID Agua
División de agua y saneamiento del Banco Interemericano de Desarrollo (BID).
483

Utilizamos mucha agua pero, ¿ha pensado alguna vez en cuánta consume de verdad cada día?

Según el censo del agua USGS 2005, el consumo medio en EEEU es aproximadamente de 100 galones (310 litros) por persona, o más de 300 galones por familia (1.130 litros). Vea el desglose en la siguiente tabla:

Consumo típico de agua en un hogar

 

Dado que la disponibilidad anual de agua es limitada, tenemos que reducir nuestro consumo para compartir con la creciente población mundial.

Podemos reducir nuestro consumo de agua en relación a lo especificado en la tabla. Se puede hacer con: la instalación de inodoros de bajo consumo, el uso de un cabezal de ducha de bajo consumo, cerrar la llave durante el cepillado de dientes, usar menos agua en el jardín.

Probablemente tengamos que gastar un poco de dinero para ahorrar agua si aplicamos las recomendaciones más comunes. Pero, ¿estamos haciendo lo suficiente? Muchos de nosotros sabemos que numerosas partes del mundo se enfrentan a problemas serios de agua, como el agotamiento o la contaminación, provocando enfermedades, desnutrición, hambre, la extinción de especies etc.

Todo eso como consumidores. Sin embargo tendemos a olvidar  el hecho de que la mayor parte de nuestro consumo de agua es indirecto, asociado a productos que consumimos (como alimentos, papel, ropa de algodón, etc.) y obtenemos en supermercados u otros lugares.

La huella hídrica de un producto (un producto, bien o servicio) es el volumen de agua dulce utilizado para producirlo, volumen medido en el lugar donde el producto es elaborado. Echemos un vistazo a ese consumo resumido en la siguiente tabla:

La huella hídrica de un consumidor es generalmente bastante mayor al consumo directo. Tenemos básicamente dos opciones para reducir nuestra huella hídrica indirecta. La primera, sustituir un producto con gran consumo por uno diferente con menor huella hídrica. Por ejemplo podemos comer menos carne -inclusive hacernos vegetarianos-, beber té en vez de café o, aún mejor, beber agua del grifo.

La segunda opción es seguir con el mismo patrón de consumo pero seleccionar carne, verduras o café que tengan una huella hídrica relativamente baja o cuya huella se dé en una zona sin escasez de agua. No obstante, es muy difícil para nosotros diferenciar estos productos. Una solución: busque los agricultores orgánicos o vendedores que siguen prácticas sostenibles en su zona. ¡Vaya a lo local!

Artículo original de Ikuko Kunitsuka, especialista de BID Agua, publicada originalmente en su blog y reproducida aquí con su expresa autorización.

Comentarios