Energía solar y agua rural en Honduras

  • Uso de energía solar permite reducción en costos operativos de hasta 81% en proyectos de agua rural en Honduras

 

0
127

Sobre el blog

BID Agua
División de agua y saneamiento del Banco Interemericano de Desarrollo (BID).
127
  • Energía solar y agua rural Honduras

Uno de los retos más importantes en la ejecución de la cartera de proyectos es la identificación apropiada de procesos de contratación, que permitan que los proyectos se realicen rápidamente, y que surtan los efectos sociales para los cuales fueron planificados. En Honduras hemos tenido una experiencia reciente con el Programa de Acueductos Rurales (GRT 12850-WS-HO) que busca mejorar, mediante la construcción de sistemas nuevos o atender la capacidad de los existentes, los servicios de agua potable y saneamiento básico, en comunidades rurales en el país (menores a los 2,000 habitantes). En varias de las intervenciones, el cambio de fuente de energía de la red a energía solar, permite una reducción significativa en los costos de operación que asume la comunidad, y por lo tanto se contribuye a la sostenibilidad de los sistemas y los servicios que se prestan.

Características de la zona. El uso de energía solar en apoyo a los proyectos se propuso en un paquete de obras contratadas en 7 comunidades en la zona sur del país. Las comunidades son consideradas de las más pobres del Honduras [1], localizadas en el llamado Corredor Seco [2] a lo largo de la costa del Pacifico y que forman parte de las municipalidades priorizadas la intervención del Plan de Alianza para la Prosperidad del Triángulo del Norte. La zona se caracteriza  ahora por la modificación del régimen de lluvias, el alargamiento de la época seca, con alteraciones en la actividad económica primaria y por lo tanto en el sustento de los pobladores. Las cuencas bajas de los Ríos Choluteca y Goascorán se reportan con altos grados de stress hídrico [3]. Importante tomar en cuenta que de acuerdo a German Watch, Honduras es el país más afectado del mundo en el periodo 1994- 2013 por sufrir eventos climáticos extremos, entre ellos prolongadas sequias. En el campo social,  las comunidades en algunos casos venían solicitando proyectos de agua y saneamiento por mucho tiempo a las autoridades nacionales, sin recibir la atención demandada. [4]

Método alternativo de contratación de obras. Para atender una apremiante situación en el campo, se optó por ensayar con un contrato diseño y construcción (D+C), añadiéndole a dichas funciones la de acompañamiento en la fase post-construcción, por un año (D+C+A). El programa otorgó mediante procesos competitivos 2 paquetes o contratos de obras, uno en la zona Norte de Honduras (9 comunidades) y uno en la zona Sur (8 comunidades), por un valor total de US$ 3 Mn. En este último paquete, a desarrollarse en la zona de mayor sequia del país, pero  a su vez de  mayor nivel de radiación solar a nivel nacional [5], es donde se incorporó el uso de la tecnología solar fotovoltaica para bombeo de agua subterránea, que representa la única alternativa viable. El método de contratación creo condiciones para reaccionar a la baja de precios de tecnología solar, que se suscitó en los últimos dos años, justo al finalizar la etapa de diseño. La posibilidad de explorar alternativas tecnológicas distintas a las que tradicionalmente se plantean fue posible ya que el contratista tenía la libertad de proponer soluciones y concentrase en ofrecer el nivel de servicio requerido.

La solución propuesta incluyó no solo el equipamiento, sino la capacitación de la comunidad, representada por las Juntas de Agua, en la operación y mantenimiento del equipo. También, en el marco de las garantías de calidad de las obras, se abrió ventana para que el proveedor brinde asistencia técnica en el tema solar, cuando las comunidades lo requieran.

La recomendación de sustitución de la alternativa conexión a la red (en varios casos siendo necesario construir acometidas hasta encontrar la línea eléctrica más cercana) por autogeneración con energía solar fue posible gracias al esquema de ejecución del proyecto que permitía realizar modificaciones al diseño y también por la importante reducción en los costos de instalación de energía solar [6]. La flexibilidad del esquema de ejecución propuesto hizo posible que en el tiempo adecuado se proponga la utilización de la tecnología que no hubiese sido posible emplearse en el esquema convencional diseño y posterior construcción.

Resultados Los resultados concretos de la experiencia son los siguientes:

  • El esquema de contratación del proyecto permite tener un ahorro en el tiempo de ejecución de dieciocho meses, provocando un beneficio directo a las 752 conexiones domiciliarias que desde Julio 2015 cuentan con el servicio de suministro de agua potable.
  • La incorporación del componente de autogeneración de energía solar provoca una importante reducción en los costos de operación de los proyectos entre el 70% al 81%, y que representa un importante beneficio dadas las condiciones de vulnerabilidad económica de las comunidades. Este ahorro contribuye a mejorar la economía familiar al reducir el impacto por pago de servicio eléctrico que muchas veces representa una importante carga para este tipo de estrato económico. La incorporación en el diseño y posterior construcción de los sistemas solares para el suministro de los proyectos de bombeo de agua y autogeneración de energía con fuentes solar representó un ligero incremento del presupuesto del contrato, que  fue compensado por autoproducción de energía. La recuperación de la inversión para las obras de autoproducción se alcanza a los 6 años, con una Tasa Interna de Retorno del 15%.
  • La instalación de los sistemas permite reducir la compra de electricidad y la emisión de gases de efecto invernadero de 2,500 ton CO2 durante el tiempo de vida del sistema solar, con lo cual se genera un beneficio ambiental.

La capacitación a la comunidad en manejo de sistemas solares contribuirá a que losbeneficiarios puedan solucionar eventuales problemas que se pudieran presentar al operar los sistemas, y además gozaran con el soporte técnico de funcionarios de las oficinas regionales del SANAA, el proveedor de asistencia técnica a nivel nacional. La solución solar también les da a las comunidades un sentido de autonomía e independencia.

El programa rural es la primera experiencia que se da en el país, usando energía solar para suministro de agua a nivel comunitario. No obstante, tiene alto potencial de ser tomada como parte integral de las soluciones provistas por el Estado, especialmente en zonas deprimidas económica y ambientalmente. Arroja beneficios económicos importantes, y contribuye sustancialmente al ambiente.

[1] PNUD, Informe de Desarrollo Humano Honduras 2008/9, Tegucigalpa

[2] Ver http://www.elheraldo.hn/inicio/835101-331/honduras-el-hambre-amenaza-a-p...

[3] CEDEX, Balance Hídrico de Honduras, 1993 –citado en CONASA/RASHON, Plan Nacional de Saneamiento de Honduras, Tegucigalpa, 2010.

[4] Ver por ejemplo la experiencia de Copal Abajo en http://blogs.iadb.org/agua/2014/05/30/el-agua-finalmente-llega-copal-aba... que solicitó proyecto por más de veinte años.

[5]De acuerdo al mapa solar, elaborado por SWERA la zona alcanza valores entre 6 – 6.5 kWh/m2 dia. En la actualidad el desarrollo de proyectos de energía solar a gran escala conectados a la red se han concentrado en la zona sur, comisionándose a la fecha 342 MW de proyectos en esta zona que representan cerca del 20% de la potencia instalada a nivel nacional.

[6] En los últimos dos años los costos de inversión de la tecnología solar fotovoltaica han experimentado una reducción. 

Artículo original de Max Velásquez, Mario García de @BIDagua y Carlos Jacome de @BIDenergia, publicada originalmente en su blog y reproducida aquí con su expresa autorización.

Comentarios