Mujeres y niños asumen el costo del acarreo de agua

0
325

Sobre el blog

BID Agua
División de agua y saneamiento del Banco Interemericano de Desarrollo (BID).
325

Según datos de las Naciones Unidas, el 11% de la población mundial no tiene acceso a una fuente mejorada de agua, entendiéndose por esto acceso a una fuente que provea al menos 20 litros de agua (por persona por día) y que se encuentre dentro de un radio de 1 km de la vivienda. En zonas rurales, el porcentaje aumenta al 19%. Si consideramos los datos correspondientes al acceso a agua entubada, es decir, dentro o inmediatamente fuera de la vivienda, el porcentaje de personas (sin este tipo de acceso) asciende al 44%, y en zonas rurales al 71%.

 Las Naciones Unidas estiman que diariamente 200 millones de horas se destinan a la recolección de agua, fundamentalmente para usos domésticos

No tener acceso a agua entubada dentro (o inmediatamente afuera) de la vivienda, obliga a los miembros del hogar a destinar parte de su tiempo al acarreo de agua. Las Naciones Unidas estiman que diariamente 200 millones de horas se destinan a la recolección de agua, fundamentalmente para usos domésticos. Encuestas realizadas en 45 países muestran que son las mujeres y las niñas las que asumen gran parte de este costo, destinando 152 millones de horas a esta tarea (alrededor del 75%). El tiempo promedio de estos viajes (ida y vuelta) es de aproximadamente 30 minutos, debiéndose realizar en muchos casos más de un viaje por día. Esto representa tiempo que no se puede asignar a actividades productivas, al cuidado de los miembros del hogar, a educarse o a descansar.

La actividad de acarreo es extremadamente onerosa, no sólo en términos del costo de oportunidad (del tiempo), sino también en materia de higiene y salud. El esfuerzo físico involucrado en transportar agua en recipientes que, una vez cargados, llegan a pesar hasta 20 kg, es considerable. Esta actividad afecta enormemente la salud de mujeres y niños, siendo en algunos casos causa de pérdidas de embarazos.

Estos datos muestran la importancia de seguir trabajando en garantizar acceso universal a fuentes mejoradas de agua y, en la medida de lo posible, a instalaciones domiciliarias o a una distancia aceptable de la vivienda. Mujeres y niños agradecidos. 

Artículo escrito por German Sturzenegger, Especialista social de la División de Agua y Saneamiento del BID, publicado originalmente en la página web del Banco y replicado aquí con la expresa autorización de la organización.

Comentarios