Las autorizaciones para actuar en DPH y Zona de Policía

2
315
  • autorizaciones actuar DPH y Zona Policía

Sobre el blog

Conoce la CHE y la gestión del agua
Compilación de los artículos técnicos de los expertos de la Confederación Hidrográfica del Ebro publicados en su Boletín mensual.
315

En el Servicio de Control del Dominio Público Hidráulico,entre otros cometidos, nos encargamos de tramitar, atendiendo a la legislación actualmente vigente en materia de aguas, las autorizaciones que cualquier persona, empresa, Administración, etc. necesita para actuar en un río o en sus zonas limítrofes (en los 100 primeros metros de cada margen, denominados zonade policía). Eso engloba un sinfín de supuestos, de muy diferente entidad, y afectando o pudiendo afectar a cauces de muy distintas características. De vez en cuando llegan solicitudes “curiosas”: desde un hospital para abejas, hasta un bautismo, siendo lo más común limpiezas de cauces, puentes, pasarelas, defensas, desagües de pluviales, construcciones de diverso tipo, vallados, plantaciones, cortas de arbolado, extracciones de áridos…

 

Desde aquí se debe velar por la protección del dominio público hidráulico, y delas corrientes en régimen de avenidas. Es decir, por un lado se regulan las actuaciones de manera que no supongan un perjuicio para nuestros cauces, entendidos como ecosistemas que deben ser respetados, y espacio que no debe ser alterado/ocupado. Para ello se deniegan aquellas solicitudes que claramente supongan una afección grave a su integridad, y se condicionan las que sí se autorizan para que se ejecuten de la manera más respetuosa posible con el entorno. Por otro lado, se intenta evitar que se lleven a cabo nuevas obras que supongan un obstáculo a las aguas cuando los ríos experimentan sus naturales episodios de avenida, denegándolas también. En este sentido también son muy importantes los informes a los planes urbanísticos, emitidos desde el Servicio, donde se condicionan los nuevos desarrollos urbanos.
 

Para valorar las posibles afecciones al régimen de las corrientes, son fundamentales los Mapas de Peligrosidad y Riesgo disponibles en la Web del Organismo (www.chebro.es, SITEbro). Con carácter general no se deja construir en la llamada zona de flujo preferente. Más allá de esta zona, que reviste especial importancia tanto como vía principal de desagüe, como por reunir condiciones de inundación peligrosa, sí se permite construir en zona inundable, advirtiendo que se adopten las medidas oportunas atendiendo a la legislación vigente en materia de Protección Civil teniendo en cuenta esta circunstancia.

En función de lo que se solicita, y de dónde se solicita, necesitamos más o menos información para valorar la idoneidad de lo que nos plantean. Como mínimo tenemos que saber qué se quiere hacer y dónde. Aunque parezca una obviedad no siempre es así, y el peticionario no es consciente de que nos llegan escritos de toda la cuenca del Ebro (85.000 Km2), por lo que nos tienen que localizar con claridad lo que quieren hacer. Y por descontado no vale una “declaración de intenciones”, sino que deben definir en qué consiste su solicitud, ya que si no es imposible ejercer un control efectivo del dominio público hidráulico, y se podría terminar dando carta blanca a “buenas intenciones” que acabaran siendo sobrepasadas con indeseables efectos negativos.

Si el cauce en el que pretenden actuar es de escasa entidad, las posibles afecciones serán menores, y la cosa se irá complicando conforme vayamos a ríos más importantes. También hay que tener especial cuidado en los ríos con figuras especiales de protección medioambiental.

 

La tramitación es relativamente larga, implica peticiones de informe a Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma (9 diferentes en nuestra cuenca), a ayuntamientos, a nuestro Servicio de Policía de Cauces, a veces información pública… Y los expedietes, muchos (¡entran cada año más de 2.500 solicitudes!),y también tenemos que realizar informes para otros Servicios de Confederación.

A pesar de los escasos medios personales de los que disponemos, se intenta atender con la mayor efectividad el ingente volumen de trabajo que nos llega. 

Comentarios