Increíbles historias del lago Amatitlán, Guatemala

0
348

Sobre el blog

David Castro Valdivia
Ingeniero de Caminos, candidato a PhD y emprendedor. Consultor de ingeniería del agua y centrales hidroeléctricas. Project developer.
348

El lago, hasta hace pocos años centro de recreo de gente pudiente y de pesca de gente humilde, reservorio natural de la hidroeléctrica Jurún Marinalá, era una magnífica superficie limpia, de belleza incomparable y sustento de numerosas familias.

Sin embargo, el crecimiento de la conurbación de Guatemala (5 millones de habitantes) terminó por convertirlo en vertedero de basuras, desagüe de industrias químicas, receptor de aguas negras sin tratar y más cosas, empobreciendo a todos los pueblos de alrededor y degradando toda la vida de personas y ecosistemas. 

Chorros de ayuda internacional ha tenido el lago, desde construcción de depuradoras de residuales hasta un sistema de oxigenación, pero oh paradoja, ninguna de las instalaciones funciona porque los municipios encargados dicen no tener fondos para explotarlas y mantenerlas.

Hace pocas fechas se adjudicó el suministro y vertido de un químico por unos 17 millones de dólares que, prometen, hará que se pueda volver a pescar y nadar en 6 meses. La fórmula de ese químico maravilloso es secreta y no se ha compartido con la comunidad científica. Por desgracia, no va acompañado de un plan que evite los vertidos que han llevado a esta situación.

Veremos como resulta.

Comentarios