Filtros verdes: ¿solución o problema?

0
1.398

Sobre el blog

Eugenio Martin Lanzarote
Licenciado en Ciencias Ambientales con Máster en Hidrología y Gestión de los Recursos Hídricos.
1398
  • Filtro Verde del Tancat de la Milia, en la Albufera de Valencia

Desde hace algunos años se viene hablando sobre tecnologías no convencionales o extensivas para depuración de las aguas residuales. Estas tecnologías podrían suponer un cambio de paradigma y una alternativa viable en muchas situaciones, gracias a su amplia variedad de métodos para conseguir un tratamiento alternativo de las aguas residuales, que respete los criterios establecidos por la legislación vigente.

Estas tecnologías podrían suponer un cambio de paradigma y una alternativa viable en muchas situaciones

Dentro de todos los posibles sistemas que podemos encontrar en esta clasificación los Filtros Verdes son uno de los más famosos, ya que tanto por su aparente simplicidad como por su aspecto, son ideales para pequeñas poblaciones o usuarios particulares. Esta buena acogida es debida principalmente a sus tres características principales:

  • Su valor paisajístico y social, dentro del marco “tecnología verde” que tan bien vende hoy día.
  • La posibilidad de extraer beneficio económico mediante la explotación maderera a largo y medio plazo.
  • Son relativamente baratos, además de ser sencillos de instalar y mantener a la hora de compararlos con el resto de sistemas depurativos no convencionales o extensivos.

Este sistema y sus beneficios ha sido muy estudiado en los últimos años, sobre todo por países de la cuenca mediterránea, al ser las condiciones de ésta propicias para la viabilidad del sistema, dada la escasez de agua propia del clima mediterráneo y el interés por emplearlos como herramienta para la recarga de acuíferos. Pese a todo, este sistema puede llegar a causar más problemas que soluciones, ya que no se suelen tener en cuenta todos los parámetros necesarios y sus sinergias.

A la hora de instaurar un Filtro Verde siempre hay algún parámetro que recibe menos atención de la debida, como suelen ser: Calidad del agua influente, Edafología, Climatología, Precipitaciones, Masas de agua subterránea y flujo de las mismas. Este despiste puede acabar ocasionando:

  • Contaminación en las masas de agua subterráneas, principalmente producida por nitratos. Dado que la biota del suelo se ocupa de transformar la abundante concentración de amonio presente en los influentes con los que se irrigan estos sistemas en nitratos y estos pueden acabar llegando hasta las aguas subterráneas. Para evitar esto, existe la Directiva 2006/118/CE sobre protección de aguas subterráneas, la cual establece una concentración máxima de nitratos (50mg/L) en el agua empleada para una recarga artificial. Aunque esta concentración lamentablemente no se suele cumplir en muchas de las medidas tomadas por piezómetros instalados junto a estos sistemas.
  • Contaminación en las capas superficiales y fértiles del suelo, pudiendo llegar a provocar salinización, alcalinización o concentración excesiva de metales pesados (principalmente Boro). Lo que a largo plazo podría acabar generando posibles afecciones en la estructura del suelo y en el desarrollo vegetal.
  • Inviabilidad del sistema debido a un exceso de precipitaciones, causado simplemente porque los árboles del Filtro Verde se “ahogan” por exceso de agua. Pese a que se trata con especies vegetales concretas, muy acostumbradas a un terreno encharcado o con un nivel freático muy alto, como son los Chopos o los Álamos. Aun así, estas especies no pueden tolerar unas precipitaciones abundantes, o muy continuadas, a la vez que se irriga el sistema con nuestro influente de agua a tratar. Por no hablar de que dichas precipitaciones podrían arrastrar los contaminantes presentes en el influente de agua a tratar hacia las masas de agua subterránea.

Pese a todo y además de necesitar un impulso mayor, esta tecnología promete grandes soluciones para el futuro, ya que contiene el potencial necesario para ser un arma poderosa a la hora de ahorrar costes, recargar acuíferos y tratar las aguas contaminadas en una amplia variedad de situaciones, siempre y cuando se haga de forma correcta y se realice un estudio apropiado. 

Comentarios