Empleo en el sector del agua urbana: cualificado, multidisciplinar y estable

0
228
  • Empleo sector agua urbana: cualificado, multidisciplinar y estable

Sobre el blog

Fernando Morcillo
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y Presidente de AEAS.
web

Blog asociado a:

En primer lugar me gustaría aplaudir a las Naciones Unidas por celebrar el Día Mundial del Agua, ya que es fundamental dar visibilidad a este bien natural y vital, así como a los sistemas y servicios que hacen posible su disponibilidad social.

En nuestro país gozamos de unos servicios del agua magníficos, apoyados en unas complejas y sólidas infraestructuras de captación y almacenamiento, de potabilización y distribución domiciliaria de las aguas aptas para consumo humano. Éstas, a su vez, se complementan con las extensas redes de saneamiento y drenaje urbano, con las depuradoras de aguas residuales y con las plantas de regeneración, que permiten reutilizar de forma eficiente aquellos caudales que sirven de complemento al recurso natural, particularmente en aquellas zonas con problemas de sequía o necesitadas de mayor protección ambiental. Un valioso patrimonio que tenemos la obligación de transmitir a las siguientes generaciones.

Debido al excelente nivel de servicio y a la percepción de ello, la ciudadanía no está dando la adecuada importancia a la actividad de conservar y mantener, de una forma sostenible, los complejos y tecnificados sistemas que hacen posible los confortables gestos de disponer de agua potable al abrir un grifo o de vaciar la cisterna del inodoro y utilizar los desagües domésticos que arrastran nuestros residuos orgánicos.

Por ello, desde el sector venimos insistiendo en la necesidad de que la sociedad, y por tanto sus autoridades, entiendan que es imprescindible dedicar más medios y recursos económicos a la inversión en infraestructuras, prioritariamente para su renovación, pero también para la atención de nuevas demandas y avanzar en la “cobertura de los costes” que estos servicios generan. Lo que es evidente es que hoy no pagamos lo que valen los servicios de agua.

El sector de los servicios agua urbana, que utiliza algo menos del 20% del volumen del agua gestionada, representa económicamente el 0,5% del PIB nacional. Emplea a unas 27.000 personas de forma directa, a los que habría que sumar otros 35.000 empleos indirectos por contratación o externalización de trabajos auxiliares. Asimismo, podríamos asegurar que el sistema español es un racional y competente modelo de colaboración público-privada, que debería ser perfeccionado y potenciado en el futuro inmediato para facilitar soluciones.

El factor humano es trascendente en la actividad de los servicios, tanto en su planificación como en la relación con los ciudadanos, así como en la innovación, en la gestión de las organizaciones, en las labores de conservación y mantenimiento, en la gestión de los riesgos y emergencias, en el control de la calidad o en la protección medioambiental. Pero también es importante desde un punto de vista exclusivamente económico ya que los costes de personal directo suponen el 22% de los costes totales en nuestra actividad.

Características del empleo en el sector del agua urbana

  • 1.- El empleo es estable como corresponde a unos servicios básicos sobre los que se soporta nuestra sociedad. La evolución temporal del empleo sigue una curva de ligero incremento positivo provocada por la incorporación de nueva infraestructura que debe ser atendida y operada, particularmente en depuración de aguas residuales, y por las nuevas exigencias normativas ─europeas y nacionales, de seguridad y control de calidad del producto y de los servicios─ que demandan más dedicación de personal cualificado.

El 93% del empleo directo es de carácter fijo y, de acuerdo a los datos de nuestras encuestas, se detectó una fuerte contracción salarial entre el año 2008 y 2010, que posteriormente se ha estabilizado. Esto se explica por la adaptación a la evolución económica general en el proceso de crisis económica vivido y en la consideración de que casi el 50% de la población está servida por entidades de carácter público, fundamentalmente empresas, y por ello condicionadas por los ajustes presupuestarios oficiales.

  • 2.- Nuestra actividad es un claro ejemplo de lo que en ciencia económica se entiende como eficiencia productiva por escala y alcance. Es decir, la eficiencia obtenida en los sistemas de mayor tamaño o volumen de actividad que se corresponde con grandes ciudades y, especialmente, con modelos metropolitanos o supramunicipales. También por criterios de integración de actividad, lo que correspondería a la gestión del ciclo integral.

Así, sabemos que para el empleo directo la media nacional es el establecimiento de un puesto de trabajo por cada dos mil habitantes de hecho (0,56 empleos/1000 habitantes reales) servidos por el ciclo completo (abastecimiento y saneamiento), en adecuadas condiciones de tecnificación y profesionalización de la actividad. Dicho ratio baja a 0,42 en las grandes áreas metropolitanas, o sube hasta 0,75 en municipios menores de 50.000 habitantes.

  • 3.- Una de las características del sector es la multiplicidad de disciplinas que intervienen en la gestión de las complejas tareas que constituyen los servicios de abastecimiento y saneamiento: ingeniería hidráulica y sanitaria, así como las de carácter civil e industrial, telecomunicaciones, informática, química, biología, ciencias ambientales, economía, legislación, sociología, comunicación, entre otros. Éstas deben atender a tareas muy diversas como planificación, normalización, operación, mantenimiento, innovación, gestión de la calidad o del medioambiente, formación y divulgación.
  • 4.- El empleo del sector de los servicios urbanos es muy cualificado y de calidad, dada la tecnificación y especialización requerida. El 20% de los empleos lo cubren titulados universitarios de formación media o superior, lo que actualmente correspondería a grado o master. Tan sólo un 15% correspondería a personal con baja cualificación.
  • 5.- Los operadores de servicios tienen una especial sensibilidad por la formación continua y la gestión del conocimiento, dado que su actividad requiere una constante adaptación a nuevos requerimientos normativos y tecnológicos. El 85% de los operadores ofrecen y dedican programas de formación. Según los datos disponibles, el número medio de horas dedicadas a la formación es de 51 por empleado y año, cifra que llega a alcanzar las 65 horas para el caso del personal de mayor cualificación.

Me gustaría que artículos como este ayuden a entender la tecnificación, especialización y complejidad que conlleva la gestión de estos servicios tan vitales, a los cuales dedicamos solamente 0,9 euros de cada 100 euros que gastamos en un hogar, o 1,77 euros por cada 1.000 litros utilizados de agua doméstica. Estos costes se sitúan muy por debajo de los valores medios europeos y no son suficientes para soportar las inversiones imprescindibles y la sostenibilidad de la gestión a medio y largo plazo.

Comentarios