Las TIC como elemento clave en la sostenibilidad del agua

0
734
  • Las TICs están llamadas a jugar un papel crucial como tecnología en la gestión y como herramienta de las nuevas políticas en la gestión del agua
  • El potencial TIC está considerado como vector fundamental para garantizar la sostenibilidad del suministro del agua.

Sobre el blog

Francisco González Castrejón
Francisco González Castrejón es el Director de Desarrollo de Negocio de Isotrol.

Blog asociado a:

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 5
734

Temas

Todos somos conscientes de la importancia que tiene el agua en nuestra forma de vida. Basta cualquier corte en el suministro para comprenderlo. Sin embargo, lo somos menos en su uso y en los retos que serán necesarios abordar para seguir disfrutando del agua con la misma calidad.

El uso del agua para el abastecimiento de la población es menor si lo comparamos con el uso que se hace de ella en los sectores agrícola e industrial. En nuestro planeta, un 69% de agua se destina a uso agrícola, el 19% al industrial y el 12% al abastecimiento, según datos de Aguastat. A esto hay que añadir el nexo entre energía y agua. A nivel mundial se utiliza un 8% de agua dulce para generar electricidad. Por tanto, una inmensa mayoría de nuestros procesos productivos dependen del abastecimiento del agua.

La demanda de agua se incrementará en un 40% y se espera que el 24% de esa subida se cubra gracias a las nuevas políticas y las nuevas tecnologías

El escenario tendencial es preocupante. Y la escasez de agua no solo afecta al tercer mundo. Según la Comisión Europea, en los últimos 30 años, los problemas de escasez y sequía han afectado a un 11% de la población europea y con un coste de cien mil millones de euros. Estima además que en un futuro próximo será un problema principal para Europa.

Además para 2030, según la WRG, la demanda de agua se incrementará en un 40% y se espera que el 24% de esa subida se cubra gracias a las nuevas políticas y las nuevas tecnologías.

Es en este contexto, las TICs están llamadas a jugar un papel crucial, no sólo como tecnología emergente en la gestión del recurso, sino como herramienta vehicular de las nuevas políticas en la gestión y uso del agua, implicando a la administración y a los agentes difusos: ciudadanos, consumidores, etc.

De hecho, en los principales retos identificados que se tendrán que abordar para hacer posible la sostenibilidad del agua—seguridad de abastecimiento, calidad de suministro, salubridad y políticas de gestión— las tecnologías TIC tienen un amplio recorrido a tenor de la tecnología y precios actuales.

Tal es la importancia, tanto tecnológica como económica y social, que la Comisión Europea ha creado un roadmap para el uso y despliegue de las tecnologías TIC en la gestión del agua, cuyos objetivos finales son una sensible reducción en el consumos, una reducción del 50% de la energía necesaria para la gestión de las redes de abastecimiento, y la generación de una industria de servicios y empresas tecnológicas alrededor de las TICs del agua, que harán además posible un cambio en el paradigma del uso del agua y de la gestión de sus redes de abastecimiento.

Entre las principales áreas de actuación está la potenciación de los sistemas de información y el establecimiento de tecnologías Big Data para generar nuevo conocimiento en el uso de las redes. Esto además, alimentará otro vector asociado al establecimiento de simuladores de redes.

A nivel de campo se estima que se deberá diseñar una nueva generación de smart sensors, alimentados además mediante tecnología harvesting, orientados a la monitorización de la red en tiempo real y a la generación de sistemas de alerta temprana.

La Comisión Europea ha creado un roadmap para el uso y despliegue de las tecnologías TIC en la gestión del agua

Además, la nueva sensorización, los servicios de teledetección, las tecnologías Big Data y las telecomunicaciones van a permitir una gestión más eficiente en las redes de abastecimiento.

En la actualidad, estamos observando los despliegues de los sistemas de telegestión que van a permitir generar unos datos (perfiles de consumo, uso del recurso, etc.) que, unidos a toda una capa de servicios en web y movilidad, van a permitir una nueva forma de gestión de la demanda.

No hay que dejar fuera todo el potencial TIC para la monitorización y control de la seguridad de las redes de abastecimiento ante problemas sanitarios, puesto que estas redes son infraestructuras críticas.

En definitiva, el potencial TIC para la gestión del ciclo integral del agua es muy importante y está considerado por organismos internacionales, plataformas tecnológicas y empresas del sector como un vector fundamental para garantizar la sostenibilidad en el suministro, generando así todo un nuevo ecosistema económico asociado. 

Comentarios