El devastador crecimiento improvisado: El caso de la ciudad de Panamá

1
585
  • devastador crecimiento improvisado: caso ciudad Panamá

Sobre el blog

Francisco Javier Salguero
Ingeniero Industrial y Máster en Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente. En la actualidad, se encuentra especializándose en hidráulica urbana.
585

La República de Panamá cuenta con una de las economías más estables de América, siendo la décimo tercera de América Latina en términos de PIB nominal. Actualmente, presenta una renta per cápita de USD 12.000 nominales (unos 30.000 en el caso de España) y 4.000.000 habitantes, de los cuales el 20% se encuentra en su capital Ciudad de Panamá. Lo cierto es que su PIB ha venido creciendo en los últimos años a buen ritmo (por encima del 6%) gracias al sector servicios, destacado principalmente por su canal y el Centro Bancario Internacional. Esta evolución se puede observar claramente en el desarrollo urbanístico que ha sufrido la Ciudad de Panamá, donde se pueden contar más de un centenar de rascacielos.

Centrándonos en el servicio de distribución de agua potable de su capital, es el Ministerio de Salud el responsable, para lo que emplea como empresa nacional de agua y alcantarillado al Instituto de Acueductos y Alcantarillado Nacional (IDAAN), y como regulador a la Autoridad Nacional de Servicios Públicos (ASEP). Además, cuenta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por todo ello, me llamó la atención la lectura del siguiente titular: “Casi a diario, el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN) recibe críticas o quejas por el servicio de suministro de agua potable” o las siguientes noticias locales:

Así, me formulé las siguientes cuestiones: ¿Qué está ocurriendo en Ciudad de Panamá para que el suministro de agua sea uno de los mayores problemas en el norte? ¿Qué puede fallar en una ciudad con capacidad económica y con un volumen de lluvias muy superior al demandado? ¿Qué les está obligando a suministrar a hospitales con camiones cuba? Se me ocurren los siguientes motivos:

  • La presión realizada por el rápido crecimiento inmobiliario.
  • Unas infraestructuras improvisadas para hacer frente a ese rápido crecimiento.
  • No recaudar todos los costes del servicio, como apunta la IDAAN. Conviene aclarar que estos costes son necesarios para poder realizar nuevas inversiones, formar al personal, adquirir sistema de gestión, etc.

Dicho de otro modo, parece que se han ido poniendo parches sobre la herida hasta que el problema ha sido de tal magnitud que les ha explotado en las manos.

Es de suma importancia saber qué hay que hacer, cómo hacerlo y cuándo es necesario hacerlo en algo tan importante como es el suministro de agua potable en las ciudades. Porque el problema no acaba si no se aborda con estrategias claras e inteligencia. Según apunta el Banco Mundial, a medio plazo, se puede esperar que el crecimiento en Panamá se mantenga entre los más altos de América Latina, del 6 al 6.5 por ciento. El alcalde José Blandón Figueroa destacó que para el crecimiento futuro tienen dos alternativas: Crecer sin planificar o asumir un modelo de crecimiento inteligente y sostenible. Apuesta por el segundo… Ya veremos.

Nota: Quiero destacar que en esta entrada he dejado al margen un problema, a mi parecer más serio, que está ocurriendo en Panamá. Se trata de situación en la que se encuentra el agua potable y alcantarillado de las zonas rurales y comarcas indígenas. El BID realizó una excelente aportación en su blog de iagua el pasado mes de agosto y son numerosos los proyectos de cooperación y desarrollo que están desarrollando allí (por ejemplo éste).

Comentarios