Colombia, de la paz al medio ambiente

1
182
  • Colombia, paz al medio ambiente
  • Por Santiago Cárdenas, periodista de ElColombiano.com y ganador del Premio Periodismo Medioambiente

Sobre el blog

Fundación Aquae
La Fundación Aquae nace con la voluntad de ser un foco de referencia nacional e internacional en torno al agua, desde una perspectiva holística. Creemos en el agua, y queremos compartirlo con la sociedad.
182

Nací en el Valle del Cauca y me trasladé a Medellín a trabajar. Allí en el departamento de Antioquia, una de las cosas que más me sorprendió fue el trabajo de la minería, una actividad que acapara todos los sectores.

Una forma de empleo en la que se basaron y construyeron estos pueblos de esta región. Hay minas de carbón, de oro, de distintos minerales y hay una gran cantidad de personas que viven de eso.

Cuando pensé el reportaje que recibió el Premio de Periodismo, quería hacer un trabajo diferente de los que ya se habían hecho, sobre el trabajo de la minería y las prácticas contra el medio ambiente como el uso del mercurio para recuperar el oro, algo tradicional para los mineros de esta región y que contamina grandes extensiones de territorio. Cabe señalar, que Antioquia tiene más de 1.700 minas de oro.

Al ver esas malas prácticas y ver cómo utilizaban el mercurio para recuperar ese oro, empecé a investigar sobre las consecuencias que tiene eso en el medio ambiente y en los seres humanos. Pedí al periódico que me enviaran allí con un fotógrafo a una zona conocida como el Bajo Cauca (a unas 6 horas de Medellín y unas 13 de Bogotá) que es el punto neurálgico de Antioquia para el uso de mercurio, donde hay también mucha minería ilegal, unos territorios muy grandes donde esta actividad se hace de manera muy desordenada.

Las personas pueden utilizar una retroexcavadora para abrir sus minas en cualquier parte del territorio, sin pedir permiso al Estado y acabar con las montañas y la bella naturaleza que esta región tiene de la manera como a ellos les plazca.

Las personas pueden utilizar una retroexcavadora para abrir sus minas en cualquier parte del territorio, sin pedir permiso al Estado

El mercurio lo utilizan desde tiempos centenarios, viene desde los romanos, y aquí en Latinoamérica está muy extendido como una forma efectiva de recuperar el oro. Ellos lo hacen por tradición, aprenden de sus padres, de sus abuelos y generaciones completas han utilizado el mercurio como forma de recuperar ese oro libre, una técnica muy contaminante y poco rentable para los expertos.

De acuerdo con investigadores de Estados Unidos y de Colombia, con los que estuvimos hablando, la contaminación es tan preocupante que dentro de pocos años se puede producir una catástrofe ambiental, similar a la que pasó en Minamata, Japón, donde murieron centenares de personas. Por eso una de las iniciativas más importantes en Antioquia es el Proyecto Global del Mercurio, con los que empezamos a trabajar para redondear el reportaje.

Lo que más me sorprendió…

Sabía que el mercurio tenía unas repercusiones en la salud de las personas, pero verlas de primer plano me afectó mucho. Ver mineros con dermatitis, con impotencia sexual, pues ya saben que no pueden tener relaciones con sus esposas, problemas en los ojos, la lengua, o personas que no podían coordinar un movimiento o hacer una simple línea en un papel, que tenían temblores en los párpados y las manos, fue algo bien difícil… Y es algo que me gustaría trabajar un poco más a fondo en una próxima oportunidad, aunque es difícil porque a los mineros les da pena hablar sobre estos temas.

Además, poder acceder a las compraventas de oro, que en su mayoría queda en cascos urbanos, donde hay muchas personas enfermas, pues son ellos los que queman la amalgama (el mercurio con el oro atrapado) para separar ese oro mediante el calor y las llamas de los hornos. Y las personas que viven alrededor de estas compraventas, tienen muchos problemas de salud, son a quienes se les ven más los efectos secundarios de este peligroso metal.

“Paseo de olla”

Llamó mucho la atención que entonces empezaron a salir funcionarios a hablar sobre la importancia de combatir el mercurio, la necesidad de cambiar la minería

El Bajo Cauca es una zona de muy altas temperaturas, mucha gente busca los ríos para salir a divertirse con las familias. Son ríos grandes donde cae todo el residuo de la minería. La gente se alimenta de los pescados de esos ríos y los utiliza también para hacer frituras. El río es parte de su vida, como en muchas otras partes del mundo, y son ríos que están totalmente contaminados con mercurio. Yo coloqué una cifra que se basa en estudios científicos, pero dicen que puede ser muchísimo más, porque estas minas no paran nunca, 365 días al año, 24 horas al día, derraman y derraman mercurio. Es una problemática inmensa que el gobierno conoce y está tratando de controlar, pero Colombia es un país con tantos problemas que el mercurio es el menor de ellos.

El premio, un sueño

Es un sueño, un sueño al trabajo y una recompensa al trabajo y a la ganas de hacer las cosas bien y de desarrollar un buen periodismo. Y también para un periódico como El Colombiano, que apuesta por poner el foco en temas que no generan clics pero si que interesan a muchas personas, temas importantes para la gente, y más en una región como esta, donde la gente necesita conocer cómo sus ríos y sus animales se están contaminando y cómo ellos mismos están consumiendo esos animales contaminados por agentes químicos muy tóxicos. La idea siempre fue esa, llevar la contaminación al plato de cada mesa de los colombianos, pues todos consumen peces de La Mojana, una región rica en peces y ganado.

Repercusión del reportaje

Tuvo repercusión en cuanto se anunció el premio. En ese momento el presidente Santos hizo unas declaraciones con respecto al uso del mercurio. Ahora se está atacando mucho en Colombia la minería ilegal, se cierran entables mineros, se queman retroexcavadoras y se golpea a las abndas criminales y guerrilla que se nutren de esto. Hace unos meses que se volvió anunciar otro premio (este reportaje ha obtenido varios) llamó mucho la atención que entonces empezaron a salir funcionarios a hablar sobre la importancia de combatir el mercurio, la necesidad de cambiar la minería. También hace poco se dio un paso gigantezco y es el del Registro Único Nacional de Importadores y Comercializadores de mercurio, que logra que este químico se controle en su venta y distribución una herramienta para seguirle la ruta. Hace poco recibí también una carta del presidente donde resalta la investigación, el premio Rey de España y la importancia de esta clase de trabajos.

Son pasos muy importantes y ojalá que sigan, porque es una problemática muy grande que a veces no se ve pero que afecta a toda América Latina y otras partes del mundo. Según investigaciones en revistas científicas, el mar sigue estando muy contaminado, tiene millones moles de mercurio que llegan al mar por actividades como la combustión de carbón, las extracciones de oro, la producción de cemento y la incineración de basura.

Ahora, con el acuerdo de paz el Gobierno se ha comprometido en invertir en temas medioambientales y de minería para formalizarla y cambiar estas técnicas ancestrales que contaminan por otras más limpias, además de controlar la minería para que no se salga de control y acabe con tantas hectáreas de bosque y naturaleza.

Agradecemos a la Agencia EFE y a Fundación Aquae este reconocimiento.

Lee aquí el reportaje.

Comentarios

La redacción recomienda