Filosofando y meando

241

Sobre el blog

Guille Mend
Licenciatura en Quimica farmacobiologa, especialista en microbiologia e ingeniería ambiental, mas de 20 años de experiencia en agua. Y siempre sedienta del conocimiento del agua.
241

Temas

  • Filosofando y meando

Hace algunas semanas tuve la oportunidad de salir de mi rutina laboral, me invitaron de intercambio con otro departamento a visitar pozos de agua en las áreas rurales de mi Ciudad de Saltillo, fue bastante agradable estar en el campo, ver los perritos de la pradera que son tan tiernos, oler las plantas aromáticas, ver los cactus de zonas desérticas y hasta cuidarme de arañas, mosquitos y víboras.

Como ya sabía sería un recorrido de cuando menos 8 horas por el campo me fui provisionada con suficiente comida, agua y hasta chicles por lo del mareo ya que subiríamos a cerros.

Todo estaba perfecto hasta que llego lo inevitable, la primera (o segunda) necesidad básica humana ir al baño "a hacer del 1" o "hacer pipí" o tirar las aguas o mear.

Con más necesidad que vergüenza le dije al compañero mis requerimientos y aprovechando que pasamos por un ejido y vi una letrina al parecer publica ya que no se veía que estuviera en propiedad de nadie, de hecho no se veía ninguna persona para pedir prestado un baño. Así que decidida me dirigí a desahogar mi necesidad.

Ahora viene lo difícil, primero me asegure que la estructura de madera por cierto muy deteriorada soportara mis 63 kg al entrar, segundo revise no se encontraran a simple vista arañas u otros animales ponzoños, lo que si había muchas telarañas que me hacían dudar quedarme o no quedarme, después ajustar mi bolsa ya que la cargue conmigo ahora no sabía cómo hacerle, agarrar mi bolsa o agarrar la puerta por si pasaba alguien o por si la estructura se llegara a colapsar con mi peso.

Fue una experiencia difícil al final logre mi objetivo y Salí del apuro.

Ya en mi casa fui a mi baño y fue el momento para pensar lo afortunada que soy al contar con saneamiento en mi hogar, ya que hay más de 2500 millones de personas que no lo cuentan, de hecho es un lujo. En internet ha corrido la noticia que las jóvenes de la India en edad casadera no quieren contraer nupcias con algún galán que no posea en sus bienes un sanitario de ahí la famosa frase “Sin letrina no hay novia” perfectamente comprendo a esas mujeres.

Tampoco hace falta ir tan lejos a la India, en nuestro País existen áreas que no cuentan con saneamiento básico por lo tanto la defecación al aire libre trae consigo muchas consecuencias insalubres.

Miles de personas enferman cada día por no contar con medidas de higiene consecuencia de un deficiente saneamiento, muchos niños no asisten a la escuela.

En mi infancia viví en otra Ciudad y teníamos letrina, era normal para nosotros, lo único que nadie quería ir al baño cuando hacia frio ya que estaba hasta el final del patio de mi casa. Y cuando la estaban instalando la letrina nueva mi hermano menor cayó dentro del agujero, cosa que le produjo miedo ir al baño y se hacía pipi en la cama.

Cuando el municipio entro con el drenaje recuerdo era un trámite costo, al final mis padres lo pagaron y construyeron un sanitario muy grande y bonito, era todo un lujo contar con eso.

De hecho los vecinos y compañeros de la escuela nos consideraban “Gente de dinero” por tener drenaje en casa.

Y a estas alturas de mi vida soy afortunada de tener drenaje en casa.

Comentarios

La redacción recomienda