¿Por qué desperdiciar las aguas residuales?

6
1.999

Sobre el blog

J. Alberto García Martínez
J. Alberto García es el Jefe de Relaciones con los Medios de Comunicación en FCC Aqualia.

Cada 22 de marzo Naciones Unidas nos invita a reflexionar sobre por qué es tan importante gestionar de manera eficiente el ciclo integral del agua. Este año la reflexión gira en torno a las Aguas Residuales y la obligación y responsabilidad que supone tratarlas de manera adecuada para garantizar la higiene y salud de las poblaciones, cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y aprovechar al máximo las posibilidades de un recurso como el agua, limitado y finito.

Aprovechando este día, la ONU está dando a conocer una serie de datos que nos recuerdan cuál es la situación en el mundo:

  • 2.500 millones de personas no gozan de buenas instalaciones de saneamiento como retretes o letrinas
  • 1.000 millones de personas aún practican la defecación al aire libre
  • 800.000 niños mueren en el mundo por diarreas provocadas por el uso de agua contaminada por heces
  • 1.800 millones de personas utilizan una fuente de agua potable contaminada con bacterias fecales

Algunas de estas cifras nos dan idea de lo afortunados que somos al vivir en un país donde disponemos de agua potable y red de saneamiento a nuestro alcance. España cuenta con una infraestructura de saneamiento integrada por redes, estaciones depuradoras y sistemas avanzados para la reutilización de las aguas residuales. Los últimos estudios sitúan a nuestro país en la vanguardia de la reutilización de aguas residuales, pero aún queda camino por recorrer.

Mejorar la gestión de las aguas residuales tiene un impacto positivo en el desarrollo del territorio, la seguridad alimentaria y energética, la salud y el medio ambiente, entonces, ¿Por qué desperdiciar las aguas residuales? Las oportunidades de explotarlas como recurso son enormes.

En este sentido, es importante destacar la labor de I+D que están impulsando las empresas expertas desarrollando, en colaboración con universidades, centros de investigación y otras entidades, tecnologías que permitan, de una manera eficaz y sostenible, convertir el proceso de tratamiento en una herramienta para la reutilización, el aprovechamiento de sustancias, subproductos y residuos, y la valorización energética de los residuos generados.

El avance en la reutilización del agua depurada en España sería imposible por tanto sin la constante investigación, desarrollo e innovación de las empresas, en estrecha colaboración con las Administraciones Públicas. Este es el camino para seguir avanzando en la mejora de los procesos dentro del ciclo integral del agua, optimizando los recursos, mejorando la calidad de vida de los ciudadanos, bajo unas premisas esenciales de desarrollo sostenible.

Comentarios

La redacción recomienda