Albergue terrígeno cementado de Entrecanales y Távora en la cumbre de Gran Canaria

1
299
  • Albergue terrígeno cementado Entrecanales y Távora cumbre Gran Canaria

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Registro, documentación e historia del diseño y construcción de Grandes Presas de embalse (Gran Canaria / Islas Canarias) Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías
299

Dicen que la percepción del territorio por parte del hombre no parece cuestionable ni ofrece dificultad; todo el mundo [propios y extraños] es capaz de percibir aspectos o componentes ostensibles que se presentan ante nosotros aislados y con entidad propia. Por consiguiente, todos los que alguna vez han circulado por la carretera GC-130 [Cruz de los Llanos - Telde], descendiendo desde la cumbre insular a la costa, han podido observar a la derecha de la vía el albergue que fue construido en el año 1939 por Entrecanales y Távora S.A., adjudicataria de las obras de construcción de la Presa de Cuevas Blancas.  


Presa de Cuevas Blancas (1945)

La percepción de otros aspectos de otra cosa extraordinaria de Gran Canaria [el albergue principal de las obras de la Presa de Cuevas Blancas], no son tan patentes para las tribus nómadas de moteros, senderistas, turistas o ciclistas que descienden desde la cumbre hasta la costa por el flanco Este del viejo edificio insular. Por lo tanto, esta nueva entrada de blog es para aquellos internautas curiosos que tengan interés por saber algunas cosas muy interesantes de otra manifestación de interés cultural que tiene la isla de los escombros históricos: el albergue terrígeno cementado de la cumbre central de la #GranCanaria.



Tal y como se aprecia en este viejo croquis dibujado durante la ejecución de la presa, los dos albergues se ubicaron junto al camino de servicio [carretera actual] que se construyó para acceder a la cerrada de la presa. En la actualidad, el tramo final del camino de servicio que desciende desde la carretera GC-130 hasta el bello, sólido y útil muro de Cuevas Blancas permanece en su estado original, aunque el matorral haya colonizado parte de su rodadura natural. Los dos albergues fueron construidos en lo alto según la línea de máximo embalse de la presa proyectada en 1936 con 24 m de altura sobre cauce, junto al camino de servicio y cerca de la galería que aportaba el agua para poder beber y para poder construir: estanque coladero de la presa, hormigoneras y para el depósito de apagamiento de la cal. A la salida de la galería se construyó una tanqueta de 6 metros cúbicos para recoger y medir el agua para beber y que luego se derivaba hasta los albergues.


El monumento cultural histórico desde el Sur

Este antiguo albergue, de casi 80 años, tuvo una concepción singular. Tal y como se recogió en los informes de los ingenieros del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, al llevarse a cabo la apertura de la caja de cimientos de la presa se encontraron sucesivamente una capa de materiales de acarreos, una capa, de potencia máxima de 7,5 metros en el centro, constituida por una arenisca de regular dureza que tallada en sillares se empleó en la construcción de los pabellones para personal y oficinas, y finalmente, la masa traquítica prevista por el geólogo Lucas Fernández Navarro en 1927. 


Detalle de los sillares de arenisca del pabellón principal

Dicen que la belleza de un material de construcción existe realmente cuando el transcurso del tiempo es capaz de acrecentarla, así que soy de la opinión de que el albergue terrígeno cementado de Cuevas Blancas es bello porque sus sillares, que tienen una antigüedad de casi 80 años, están conformados casi por completo por sedimentos procedentes de los depósitos piroclásticos de oleada de La Calderilla [caldera de origen freatomagmático]. El resto del material, en una proporción de hasta un 15 %, procede de la erosión de las lavas fonolíticas del volcán Roque Nublo. A modo de película, el agua arrastró en el tiempo materiales datados en 85 mil años que fueron captados y almacenados por una presa natural. En 1939 la zanja de cimientos de la actual Presa de Cuevas Blancas puso al descubierto un embalse terrígeno volcánico que fue rápidamente aprovechado para construir dos albergues o pabellones. El albergue principal permanece en el paisaje y en el tiempo porque ahí están los sillares de Entrecanales y Távora, sus dos artistas.  


Detalle de los bellos, sólidos y útiles sillares 

El ejercicio ha consistido en poner de manifiesto que este albergue tiene valor cultural porque tiene una historia que pertenece al tiempo [80 años, o bien, 85 mil] y al agua [lo mejor]; que es bello porque sus sillares son bellos, e independientemente de su uso y estado de conservación; y que es otra manifestación cultural interesante y misteriosa que tiene la isla de Gran Canaria. Ahora le toca a los internautas nómadas pasar por delante, contemplarlo y percibir su alma, otro aspecto que tiene esta creación para que sea cuidada y respetada por las malas bestias que tiene la Naturaleza de gabinete. Expresión personal.


Este albergue histórico sigue en uso: ver pasar a los moteros y a otros extraños

Otra cosa extraordinaria de Gran Canaria.


Localización del albergue terrígeno de la cumbre 

Mi agradecimiento al geólogo Francisco José Pérez Torrado por su compañía al lugar y su informe sobre la composición y textura, y lo demás, de los sillares de la cerrada de la Presa de Cuevas Blancas.

Comentarios