Patrimonio documental del agua en peligro en la Isla de Gran Canaria (Islas Canarias)

1
718
  • Patrimonio documental agua peligro Isla Gran Canaria (Islas Canarias)

Sobre el blog

Jaime J. González Gonzálvez
Geógrafo contemplativo de presas. Registro, documentación e historia del diseño y construcción de Grandes Presas de embalse (Gran Canaria / Islas Canarias) Información al público, educación y crítica creadora. © textos y fotografías
718

Según la LEY 3/1990, de 22 de febrero, de Patrimonio Documental y Archivos de Canarias (BOC Nº 027. Viernes 2 de Marzo de 1990), los Archivos Generales Insulares serán creados por los Cabildos Insulares de cada isla y tendrán ámbito insular y carácter administrativo e histórico. El Cabildo de Gran Canaria tiene su Archivo General Insular desde 2009.


Cada plano es un tesoro de nuestro patrimonio del agua: la red radial de los barrancos principales son trazas de arte en movimiento

Si se entiende por archivos los centros que institucionalmente recogen, organizan, conservan y sirven los conjuntos orgánicos de documentos para los fines de gestión administrativa, información o investigación histórica, científica o cultural, la pregunta es sencilla: ¿por qué el Cabildo de Gran Canaria no ha trasladado desde marzo de 2011 el patrimonio documental del agua que tiene el Consejo Insular de Aguas (CIAGC) en depósito? Un patrimonio documental del agua que el CIAGC heredó de las antiguas instituciones de los siglos XIX y XX: Obras Públicas, Comisaría de Aguas, Servicio Hidráulico. 


Viejo plano de planta de lo diseñado donde se trazó a lápiz la modificación ejecutada desde la excavación de la zanja de cimientos  

La realidad en Gran Canaria es que su Corporación Insular no traslada los documentos del agua [patrimonio histórico] a los archivos ya creados y en funcionamiento. Así, las solicitudes de traslado del Proyecto de la Presa de San Lorenzo (1902) del ingeniero Juan León y Castillo al archivo de la Casa – Museo León y Castillo y la del traslado de todo el patrimonio documental del agua al Archivo General Insular, tienen fecha de marzo de 2011. Incluso para la Presa de San Lorenzo se presentó otra al propio Servicio de Patrimonio Histórico en septiembre de 2011, pero no se ha trasladado nada a ninguno de los dos archivos desde el Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria [Cabildo de Gran Canaria].  


Las fotos antiguas también forman parte del patrimonio documental del agua: Barranco de Cazadores con la cerrada marcada por la línea negra de coronación

El riesgo o contingencia inminente de que le suceda algún mal al patrimonio documental del agua que tiene en su haber el CIAGC [p.e., contiene más de 200 Proyectos de grandes presas, 75 de ellas en explotación] es muy elevado si dicho patrimonio se localiza en un conjunto de habitaciones de un edificio cualquiera que en un archivo con todas las medidas de seguridad. Con su traslado se lograría una mayor seguridad de los documentos históricos, un menor coste por su centralización, un mejor servicio a los ciudadanos, a los investigadores y a las actividades culturales expansivas, etc. El Archivo General Insular de Gran Canaria dispone de una amplia y luminosa sala de consulta, tienen capacidad de digitalización de planos, personal cualificado, seguridad y lo demás, pero el Cabildo de Gran Canaria no ha trasladado desde 2011 los documentos para su mejor custodia, conservación, inventario, protección y difusión. 

A pesar de las ideas sin palabras que han sido trasmitidas al nuevo Presidente de la Corporación Insular y a sus consejeros de aguas y patrimonio histórico, todo apunta a que en los próximos cuatro años todo permanezca igual: el Cabildo no trasladará el patrimonio histórico documental del agua a los archivos. Tampoco subsanará lo siguiente: 


Mapa de emplazamiento de la vieja Presa de los Hornos en la cumbre central de Gran Canaria

Soy de los que postulan [y creo que no soy el único técnico y ciudadano] de que al Cabildo de Gran Canaria sólo le interesa el patrimonio arqueológico, de ahí los numerosos museos y centros de interpretación que tiene repartidos por todo el ámbito insular, y por estricto orden, los restantes patrimonios: el arquitectónico, las artes y oficios (según el propio Cabildo, lo más importante del patrimonio etnográfico) y el patrimonio artístico. Así pues, lo que menos le ha interesado al Cabildo de Gran Canaria en los últimos 25 años ha sido el patrimonio hidráulico, situado por los arqueólogos isloteñistas en el fondo del cajón de lo etnográfico. 


Uno de los viejos planos de planta de alguna de las muchas presas que se quisieron construir en el Barranco de Cuba 

La defensa de lo que postulamos es que en la isla de Gran Canaria no hay ninguna obra hidráulica de almacenamiento, captación y trasvase de agua que haya sido declarada desde 1992 como Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento de ingeniería. Tenemos más de 7.000 obras hidráulicas entre estanques, presas, pozos, galerías, canales y tuberías construidas hasta la década de 1970 y no hay ninguna sola obra que haya sido declarada BIC porque nuestro Cabildo Insular considera que no tienen notorios valores históricos. El propio Cabildo de Gran Canaria ha dejado por escrito en el expediente BIC 03/2011 de que toda obra hidráulica con filtraciones no puede ser considerada un monumento de ingeniería si desde el punto de vista funcional siempre presentó problemas de pérdidas, que mermaron su correcto funcionamiento.


Cada documento histórico tiene un valor cultural único e incalculable, porque todos tienen notorios valores históricos y técnicos [La Siberia]

Esta cuestión de las filtraciones es una más de las ocurrencias y garambainas de los arqueólogos de la Corporación Insular, pero que fue recientemente ratificada por el actual Presidente de la Corporación don Antonio Morales al firmar el Decreto CPH 128/15 bajo la revisión y conformidad de la Jefa del Servicio de Cultura y Patrimonio Histórico Raquel Artíles Viera. Por tanto, y aunque el agua sea lo mejor, en la isla de Gran Canaria ninguna obra hidráulica de almacenamiento, captación y trasvase de agua con filtraciones podrá ser declarada Bien de Interés Cultural. Tampoco aquellas que tengan un problema que mermara su funcionamiento, como por ejemplo la Mina de Tejeda, cuya acequia de entrada al túnel tenía muchas perdidas de agua hasta que se puso una tubería y el túnel se construyó con una pendiente muy irregular y en algunos casos incluso con pendiente en sentido contrario. Si aplicamos las reglas escritas del Cabildo de Gran Canaria la Mina de Tejeda nunca podrá ser BIC porque desde un punto de vista funcional siempre presentó problemas de perdidas en la acequia de entrada al túnel desde el nacimiento de las aguas y el túnel se construyó con tramos con pendiente en sentido contrario [un problema que mermaba su funcionamiento]. 

Hasta la fecha, los grandes estadistas en la Gran Canaria han sido los arqueólogos y antropólogos del Cabildo, al obrar inmediatamente y bajo el signo de su jefa para sacar adelante un Recurso Extraordinario de un ciudadano que fundamentaba por completo su defensa en el valor de nuestro patrimonio documental del agua: el perfil tipo de la Presa de Cuevas Blancas dibujado por Entrecanales y Távora en 1939 que demostraba la cimentación ejecutada [BIC 03/2011].


La isla de Gran Canaria constituye en si un monumento de la ingeniería del agua, aunque su Cabildo Insular mienta descaradamente en los expedientes, no traslade el patrimonio documental del agua a los archivos y siga invirtiendo descaradamente en la "ideología y negocio" del patrimonio arqueológico [y los otros] a costa de los patrimonios marginados, estos últimos también nos interesan a los grancanarios: el militar [Segunda Guerra Mundial], el industrial, el de bancales [fincas construidas] y el hidráulico. Presumen de evitar los desequilibrios y el Cabildo de Gran Canaria es la institución más alejada de los ciudadanos y la que más desequilibrios genera con su prepotencia, soberbia y acción. 

Si el agua es lo mejor, el patrimonio documental del agua también es uno de los tesoros que tiene la Gran Canaria del siglo XXI. 

Expresión personal.

Comentarios